Radiografía del caos vehicular y del deterioro de la portada al Mar

Julio 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera
Radiografía del caos vehicular y del deterioro de la portada al Mar

El improvisado terminalito en la vía al mar congestiona el sector.

Un terminalito de buses y taxis, hurtos y fleteos, descargue de materiales de construcción y frecuentes accidentes de tránsito son algunos de los factores que están acabando con este punto ubicado en el oeste de la ciudad.

La María Mulata, centro de convergencia de siete vías que conectan el Oeste con el resto de Cali, es ahora centro, pero de problemas que allí confluyen.Esa confluencia de vías a Buenaventura, al Aguacatal, a Santa Rita, Santa Teresita, Terrón Colorado, y las calzadas a ambos márgenes del río Cali, que dan entrada y salida al área, hicieron del otrora sector residencial, una zona de servicios sin ordenamiento urbanístico, con usos del suelo no permitidos, causando múltiples problemas a sus moradores. Aquí una radiografía de ellos.Terminalito en la vía La entrada y salida a Buenaventura se ha convertido en el punto crítico del sector. A la estrechez de la vía diseñada para dos carriles, hoy se improvisan cuatro carriles en doble sentido, donde se parquean camionetas cabinadas D-Max a recoger y a dejar pasajeros, a lado y lado, lo que genera congestión vehicular. Tránsito aclara que “ésto sólo se permite a los carros intermunicipales, para erradicar el transporte informal (pirata), que campeaba en la zona”. El fenómeno atrae vendedores ambulantes de agua, minutos, alimentos, chance y playeros (los que llaman los pasajeros). Para el líder cívico Farouk Kattán, “lo malo no es que haya terminalito, sino que éste no sea organizado sobre un espacio adecuado”. Y aunque el guarda de tránsito dice que el único tráfico pesado autorizado es el de una avícola situada en el Km. 18 de la vía a Buenaventura – el resto debe ir por la vía a Buga–, tractomulas, volquetas y camiones infringen la norma. Tráfico que sumado al de las ‘gualas’ o ‘yipetos’ que prestan servicio de transporte hacia Terrón Colorado y el Aguacatal, hacen de esta rotonda y sus vías anexas, el paraíso de las infracciones. 43 sanciones impartidas por dos guardas de tránsito el pasado martes entre las 7:00 y las 10:00 a.m. revelan la magnitud del problema. La comunidad aplaude los operativos de tránsito, pero mientras un agente atiende un caso o vigila un cruce, otros conductores violan las normas. Aún en presencia de ellos, las ‘gualas’ no se orillan para dejar sus pasajeros, sino que lo hacen en medio de la vía, obstruyendo el flujo vehicular.Oleada de fleteo y robos Aunque el índice de robos al comercio disminuyó de 38 a 33 casos en el primer trimestre de 2011, comparado con el del 2010, y el de personas bajó de 239 a 219, el hurto a residencias subió de 48 a 54, en la comuna 2, a la que pertenece el sector del Oeste. Aída de Estela, vicepresidenta de la Junta de Acción Comunal de Santa Rita, relata que hace mes y medio abrieron una casa de día y robaron.Otra denuncia que atracadores toman bus en la portada y al llegar al Club Shalom, asaltan a los pasajeros. Sin embargo, los policías dicen que desde que opera el Plan Cuadrante, con cinco patrullas móviles en toda la comuna, el delito se ha reducido. Un hombre dice que a él y a su esposa los esperaron más arriba de la vía al mar y les robaron un dinero que acababan de recibir.Descargue de materialesSobre la vía a Buenaventura los negocios de ferreterías y materiales para construcción se mezclan con los de calzado, restaurantes y tiendas. “Los comerciantes de materiales cargan y descargan arena, cemento o ladrillo en la calle y se han comido no sólo el andén sino la vía, por ello el sector se volvió tugurial”, denuncia Farouk Kattan, del Comité Cívico del Oeste. Juan Carlos López, director de Planeación, declaró que en la Av. 4 Oeste “el uso es mixto, lo cual permite la actividad comercial pero no el uso de la vía”. Kattan, presidente de la Junta de Acción Comunal, insiste en que “aquí hay un problema de ordenamiento urbano. Hay locales que no corresponden al uso del suelo ni a ningún ordenamiento. No sé cómo obtienen los permisos pero los tienen y cuando se pregunta a las autoridades, nadie da razón”.Accidentes a granelNo hacer el pare frente a la vía que viene de Buenaventura es casi que un pase directo al choque. Empleados de la estación de gasolina dicen ver a diario accidentes por “la imprudencia y falta de compromiso de no ceder la vía, sobre todo de motociclistas”. Otros moradores agregan que los fines de semana los jóvenes que suben al Km. 18 se toman la vía para hacer carreras y bajan a toda velocidad. “El fin de semana pasado hubo cuatro accidentes por esa razón, uno de ellos con heridos de gravedad”, dice un agente de Policía del cuadrante y añade: “Los conductores piratas recogen sus pasajeros, salen sin mirar qué viene por el carril y causan choques”.Carrera de obstáculosDemoras hasta de 40 minutos para llegar a – o salir de – sus casas denuncia una ingeniera industrial, habitante de Santa Rita. El problema radica en que el sector se moviliza con las mismas vías de hace 40 años. “Hace falta hacer la doble calzada a la vía al mar hasta el km. 15, esa era la única Megaobra qu e valía la pena y la echaron por la borda, nadie sabe por qué”, dice Farouk Kattán, considerando que una calzada de sólo 7 metros para servicio doble vía y sin andenes para conectar con el puerto más grande del país es insuficiente.Los fines de semana, cuando “hay poca presencia de la autoridad, se presentan unos trancones impresionantes porque los del transporte pirata se parquean en sitios prohibidos”, dice Elvia Marina Arango, residente de Santa Rita. Para María Teresa Arizabaleta, arquitecta y residente del sector, la mezcla de usos son los que generan los demás problemas que azotan este sector.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad