“Quisiera ver a la Secretaría de Tránsito como un relojito”: José Nicolás Urdinola

“Quisiera ver a la Secretaría de Tránsito como un relojito”: José Nicolás Urdinola

Junio 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Entorno
“Quisiera ver a la Secretaría de  Tránsito como un relojito”: José Nicolás Urdinola

José Nicolás Urdinola, exgerente del Cdav.

Urdinola, quien toma posesión como titular de este despacho después del 15 de junio, dice que va ‘meterle mano’ a las denuncias de corrupción dentro de esta dependencia.

Después del 15 de junio, las riendas de la Secretaría de Tránsito de Cali estarán en manos de José Nicolás Urdinola, un ingeniero agrónomo de 62 años que desde hace 26 meses se desempeña como gerente del Centro de Diagnóstico Automotor del Valle, Cdav.Dice que no solo tendrá entre sus tareas ayudar en la consolidación del MÍO y lidiar con los asuntos del tráfico, sino que viene a ‘meterle mano’ a los procesos internos de esta dependencia, incluidos los rumores de corrupción. “No vengo a hacer milagros, ni tengo fórmulas mágicas”, sentencia quien entra a reemplazar a Alberto Hadad.Para muchos, la Secretaría de Tránsito es tremendo ‘chicharrón’: tiene pendiente la salida de los buses tradicionales, la piratería, entre muchas otras cosas. ¿Por qué aceptar este cargo?Por la misma razón que le acepté a Rodrigo Guerrero ser el gerente del Cdav: un deseo de colaboración. En el Cdav me involucré con las cosas de tránsito, entiendo bastante bien la problemática y aunque no domino todos los temas he tenido bastante interacción con ellos. Espero que en este año y medio que resta podamos terminar la labor que se está haciendo en materia de tránsito y transporte. ¿Qué visión tiene de la Secretaría?Mi visión general está obviamente en cumplir la tarea dentro del proceso de consolidación del MÍO, no solamente sacando los buses que quedan. Tenemos que seguir actuando de la mano con el Ministerio, la Superintendencia, Metrocali, los operadores y con quienes están siendo sacados. Tengo ánimo de dialogar y entender. Y me voy a dedicar mucho a los procesos internos de la Secretaría, a tratar que la gente trabaje eficientemente, que no haya derechos de petición que se vuelvan tutelas, que las inquietudes de los ciudadanos sean tenidas en cuenta.La salida de los buses tradicionales se ha convertido en un tire y afloje que termina siempre en roces y fricciones. ¿Cómo actuará en este tema?Todavía no me he posesionado y no tengo todos los elementos de juicio. El tema del MÍO sin resolver es un polvorín que no puede seguirse dando en Cali. Confío en que entre todos busquemos una solución que ponga fin al problema, ya estoy en conversaciones con la gente de Metrocali. Haré cumplir la ley en lo que a mí me corresponde. Creo que en esto todos tenemos que dar un poco porque estamos como en un nudo gordiano: los operadores piden más pasajeros por su situación financiera, por esa misma razón no pueden atender los compromisos, no salen los buses, la gente se queja del servicio, toma transporte pirata… ese es un ciclo que hay que cerrar. El talante mío es cumplir las normas, pero siempre buscando soluciones y no todo es blanco o negro, hay grises, tiene que haberlos, no solo en esto sino en todas las situaciones de la vida.Usted hace un énfasis en que va a trabajar en los asuntos internos de la Secretaría. ¿Va a reformarla?La planta de cargos de la Secretaría es sencilla, casi que tengo a mi cargo los agentes, los ejecutivos dependen del Municipio, así que la reforma dependerá de la voluntad del Municipio. Haré lo posible porque la gente que trabaje conmigo esté absolutamente comprometida, sea honesta y tenga la más absoluta lealtad. ¿Y qué es lo que más le preocupa de esos asuntos internos?Los probables inconvenientes que hayan podido dificultar los procesos en los que está involucrada la Secretaría. Creo que parte de la demora en el tema de los buses del transporte público tal vez viene como consecuencia de probables problemas en los procesos de la Secretaría de Tránsito, donde quizá no se ha actuado con toda la claridad y la lealtad hacia la Secretaría… esa es mi visión, ojalá esté equivocado.Es decir, que había personas que desde dentro de la Secretaría estaban obstaculizando estas tareas...Es muy probable que eso pueda estar pasando y lo voy a mirar con todo el detalle del caso desde el punto de vista jurídico y operativo. Necesito que todos los que estemos allá trabajemos en la misma dirección. Quisiera ver a la Secretaría de Tránsito como un relojito.¿Qué hará frente a las recurrentes quejas de corrupción dentro del cuerpo de guardas de tránsito? Al igual que mi antecesor, voy a apoyar a los guardas para que tengan todas la condiciones para ejecutar bien su trabajo. Pero también exigiré resultados y honestidad. Permanentemente se escuchan esas denuncias, estoy pensando en la posibilidad de abrir un espacio para que la gente denuncie los casos de corrupción, dentro de mi estilo está el escuchar al agente. No puedo trabajar con nadie que dé visos de corrupción.Actualmente hay más de 500 guardas, más o menos la mitad en provisionalidad. Lo que se dice es que muchos de esos cargos responden a cuotas políticas...No sé qué tan real sea eso, también se menciona en la calle. En el Cdav esto también apareció y después de estar con la gente me di cuenta de que muchos de los empleados habían sido colocados a instancias de los concejales, sin embargo pudimos trabajar bien. Es claro que si se pudiera hacer una selección sin intereses políticos, de acuerdo a su profesionalismo, es probable que los resultados fueran mejores. Me voy a meter en ese tema y en junio se vencen esos provisionales. Le he pedido al Alcalde que continuemos. No me va a quedar tiempo para mirar quién colocó cada guarda, sino que si está colocado, que cumpla con sus funciones y tenga lealtad, resultados y honestidad. Muy especialmente, porque hay quejas de trato con la gente, el ciudadano es el jefe de nosotros.Usted viene del Cdav, desde donde se ha impulsado el uso de ayudas tecnológicas para el tránsito (cámaras). ¿Qué le espera a la ciudad en esta materia? En eso Cali es pionera y ejemplo. Hay que mejorar el parqueo, delimitar las zonas y trabajar con el parqueo regulado. A la gente no le da duro pagar una multa de velocidad porque sabe que cometió un error, pero le da rabia la multa de parqueo porque a veces no hay claridad, las zonas no están demarcadas. Hay que meterle muy duro a la educación. La gente se queja de los motociclistas y de que ellos son indisciplinados, mi visión es que somos indisciplinados todos: seguimos cruzándonos, pasamos la cámara y a los cinco segundos estamos a otra velocidad, nos falta mucho de cultura ciudadana. Qué contesta usted a quienes dicen que Tránsito se convirtió es en una gran caja registradora de poner multas y cobrar…Efectivamente se han mejorado los recaudos, pues antes no había cámaras y las multas eran prácticamente irrisorias. Pero al tiempo, que es lo más importante, la accidentalidad en esos sitios ha bajado casi en 45 %, esos son menos muertos. En la medida en que los caleños aprendamos a respetar las normas, esos recaudos deben caer. El modelo financiero de esta unión Tránsito-Cdav está calculado para que los recaudos no siempre sean ascendentes, se asume que los ciudadanos empiezan a respetar las normas. En el 2012 que empezamos había entre 30 y 40 violaciones de semáforo en rojo, actualmente si hay dos en el día es mucho. La gente se está aconductando.¿Está preparado para las batallas jurídicas y eventuales ‘carcelazos’ que le esperan? Porque esta Secretaría es campeona en esos líos...Espero que con la gente que me acompañe hagamos un equipo para evitar eso. Ninguna dependencia del Gobierno tiene por qué no contestar derechos de petición. Eso se vuelven tutelas y luego ‘carcelazos’. La estructura actual de la Secretaría de Tránsito no le da para contestar los derechos de petición ni para cobrar lo que le adeudan.Cuando comenzamos esta conversación le escuché que usted no venía a hacer milagros...Soy una persona con mucho deseo de trabajo, tengo conocimiento que traigo del Cdav y eso es una ventaja. A todo le pongo mucho entusiasmo y espero que la gente que trabaja conmigo también. Ni tengo milagros, ni soy mago ni especialista, soy un buen administrador, una persona con ganas de acertar, sin interés político ni económico. Lo único que quiero es que la ciudad mejore, no me puedo comprometer ni a solucionar el tema del MÍO, porque no es un tema de la Secretaría de Tránsito solamente, ni me puedo comprometer a eliminar todos los problemas operativos de esta dependencia, pero sí voy a trabajar para mejorar eso. En fin, no tengo fórmulas mágicas, solo deseo de trabajo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad