¿Quién inventó la historia de Frida Sofía, la niña que nunca existió en la tragedia de México?

¿Quién inventó la historia de Frida Sofía, la niña que nunca existió en la tragedia de México?

Septiembre 22, 2017 - 11:40 p.m. Por:
Paola Andrea Gómez - Jefe de Redacción de El País 
Colegio Enrique Rebsamen

Rescatistas y voluntarios trabajan en las tareas de rescate en el Colegio Enrique Rébsamen en Ciudad de México.

Agencia EFE

Una acción deliberada para concentrar la atención en un solo punto de la tragedia. Un rumor de un brigadista que se esparció por el mundo. Una grave falla de protocolo, de los organismos de socorro. Ligereza de los medios de comunicación. Una novela irresponsable para conseguir rating, de la manera más miserable posible, por parte de la principal cadena de televisión mexicana: Televisa.

Estas y muchas otras interpretaciones y análisis se hacen hoy en los medios sobre lo que hubo detrás del caso de la niña a la que el mundo conoció como Frida Sofía y que supuestamente estaba atrapada entre los escombros del colegio Enrique Rébsamen, del D.F.

Paola Andrea Gómez, jefe de Información de El País.

Paola Andrea Gómez, jefe de Información de El País.

El País

Durante 48 horas, la niña y su posibilidad de ser rescatada fue el centro de la noticia en México. Se dijo que tenía 8 años, luego 12; que tenía cinco niños al lado, luego que dos; que habían conversado con ella, que le dieron líquido, que estaba debajo del segundo, luego del tercero, luego del primer piso del colegio...

En la mañana del jueves empezaron a correr rumores fuertes de que quizás la niña no existía. Y al mediodía, la Marina de México confirmó la noticia, agregando que no sabían de dónde salió esa información y que quizás habría con vida entre los escombros una persona adulta, pero no una niña.

La periodista Carmen Aristegui, en su transmisión continua en vivo por youtube, hizo un profundo análisis de lo ocurrido en el que sobresalen frases como esta: “muy lamentable el manejo que hizo pasar de la angustia, la preocupación, la solidaridad, el humanismo profundo a lo que hoy tenemos en frente: el enojo, la indginación por haber usado un tema doloroso y hacer una construcción artificiosa para establecer una narrativa con una cobertura inmensa de la principal televisora y otros medios y donde la fuente original procedía de la autoridad. ¿Hubo maquinación, realidad, se redireccionó la atención de forma masiva a la historia de una niña que no existió?”.

En reacción a los hashtag en redes sociales que dicen #ApagaTelevisa, la cadena responsabilizó de lo ocurrido a la Marina de México y la Marina salió de nuevo a disculparse e inculpó a los brigadistas civiles. Como siempre, la cuerda se revienta por el lado más débil.

Lea también: ¿Nunca existió Frida Sofía? La confusa historia de la niña atrapada en la escuela derrumbada en México

En mi opinión, la responsabilidad fue de todos. De un Presidente, muy cercano a Televisa, que permitió el desborde de atención sobre una historia sin muchas pruebas, para que nadie vigilara el proceder oficial en la tragedia. De una Marina laxa, incapaz de parar la bola de nieve sobre la historia inventada. De Televisa que creyó que la historia de Frida era una más de sus novelas y desplegó todo un operativo para aprovechar las lágrimas de un país aturdido por la tragedia. De los medios que repetimos como loros la historia y ahora salimos sin vergüenza a echarle la culpa al otro.

Cuándo acabaremos por entender que la inmediatez sin reflexión, el afán por el rating y la explotación del dolor humano son los peores enemigos del periodismo.

Cuan necesarios los protocolos para cubrir tragedias, para hablar con las víctimas, para entender que las historias humanas no son equivalentes a novelas lacrimógenas de tv. Y que el respeto por la vida, por la dignidad y la verdad deben estar siempre por encima de nuestros inmensos afanes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad