¿Quién debe controlar el tránsito en Cali? ¿Guardas o Policías?

Febrero 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El País realizó una mesa redonda sobre la posibilidad de que el control del tránsito sea mixto. Los participantes insistieron en la cultura ciudadana como una prioridad para mejorar la movilidad.

General Fabio Castañeda, comandante Policía CaliTodos los esfuerzos que podamos hacer por el bien de la ciudad se harán, previo diálogo con la Alcaldía. Para que se convierta en realidad la propuesta de que la Policía preste servicios de tránsito esa solicitud la debe elevar el Municipio de Cali a nuestra Dirección Nacional, la cual se encargaría de hacer los trámites y pedir más personal para esta misión. Esto, claro está, no se haría gratis sino con una compensación. Creo que sí podemos aportar al mejoramiento de la movilidad, como se está haciendo en ciudades como Medellín o Cartagena, donde el modelo mixto ha funcionado bien. Los policías que se encargan de esta labor son capacitados para ello en una escuela de Bogotá que cuenta con especialistas de Chile.Hay que entender que lo que se necesita es cooperación y coordinación por el bien de la ciudad y para mejorar su funcionamiento. En ese sentido la Policía está presta a ponerse de acuerdo con la Alcaldía en lo que sea necesario y seguir apoyando los operativos de movilidad y las tareas en las que sea necesaria nuestra presencia. Los resultados de nuestro trabajo conjunto hasta ahora ya se han visto y han sido muy alentadores. Ante las dudas sobre si al destinar policías para esta labor afectaría la prestación de la seguridad en la ciudad respondo que no es así, pues los uniformados prestan en este caso una doble función: atienden movilidad y seguridad. Si un policía que está cumpliendo labores de tránsito en un semáforo está ante un hecho de inseguridad debe reaccionar y atender la situación. Alberto Hadad, secretario de TránsitoEl problema en Cali no es de movilidad sino de cultura ciudadana y si uno revive la cultura ciudadana en forma inmediata vamos a percibir reflejos en forma inmediata sobre la seguridad. En el último Consejo de Gobierno justo se habló de cómo han disminuido los atracos en semáforos y los homicidios, en lo que han influido medidas como la ola verde. Yo les pido paciencia para que se vean los efectos de todo este trabajo que se está haciendo. No soy enemigo de interactuar con la Policía, que me merece respeto y cariño. Y creo que las dependencias deben actuar sin celos, tanto las secretarías, como Bomberos, Policía, etc. Lo que buscamos con mejorar la movilidad es la recuperación de la cultura ciudadana. Denme la oportunidad de mejorar estos aspectos. Si me demuestran que en seis meses la movilidad y la cultura ciudadana no han mejorado, así como la seguridad, no me disgusta que entre la Policía. Es más, la interacción ya la hemos hecho, como cuando recientemente anunciaron que venía un grupo de 50 de ellos a apoyarnos, como cuando nos hemos articulado en forma armónica en corredores específicos como la Carrera 15 o han ocurrido agresiones a los guardas. Hay buena articulación con la Policía. Un tema es la seguridad y otro el proceso de la Secretaría de Tránsito. El modelo de Bogotá lo conozco y no ha surtido efectos.Rodrigo Guerrero, alcaldeEn campaña dije que Cali tenía dos problemas, uno urgente y uno importante. El urgente, la seguridad; el importante, la educación. También sostuve que la seguridad en las ciudades es compleja y que las soluciones no son sencillas. Hace 20 años la solución para la inseguridad era la Policía, lo que le daba un papel mágico a esta institución. La Policía es fundamental en el ordenamiento ciudadano y ha evolucionado muy bien en los últimos años, la gente ha adquirido respeto por ellos. Pero hay un tema de cultura ciudadana que es fundamental.Analizando los homicidios, la mitad son por intolerancia y problemas donde la Policía no puede hacer nada. La Policía está haciendo una labor extraordinaria, en las comunas donde se está aplicando el toque de queda los resultados son de un 20% de reducción en los homicidios.Pero hay una cultura de la ilegalidad. Sostengo que la Secretaría de Tránsito es muy importante porque puede de manera directa actuar para cambiar la cultura ciudadana. No creo que sea necesario poner este tema de la policía y el tránsito en términos de “y-o”, sino de “con”. Hay que combinar todas las formas de trabajo. Hay que trabajar duramente en el reestablecimiento de la cultura de la legalidad. Vamos a contratar más guardas y a conseguir más policías. La idea es que funcionen armónicamente. La Secretaría de Tránsito no existía jurídica ni económicamente, era un cero a la izquierda y hay que recuperarle los recursos. En lo que tiene que ver con el convenio del Centro de Diagnóstico Automotor aplicaremos las ‘terapias’ correspondientes en beneficio de la ciudad.Roy Barreras, concejalCali necesita medidas de choque en materia de seguridad ciudadana. Y una de ellas sería darle funciones de tránsito a la Policía. No se trata de una decisión para mejorar la movilidad, ni de que armemos a la autoridad de tránsito para que la gente respete más, que ha sido el temor del Secretario de Tránsito. Se trata de que ese convenio nos puede dar 450 uniformados más en la calle, en los semáforos y esquinas, donde los hurtos son más alarmantes. Además, sería una nómina que pagaría el Gobierno nacional. Hay que reconocer que los guardas de tránsito han recuperado la moral y están trabajando con más intensidad, por ello hay que ser claros en que no se pretende reemplazar a este cuerpo de trabajo. Me alegra ver que Alcalde y Secretario de Tránsito no dicen que no a este tema y que podemos dar el debate. En Bogotá el modelo sí funcionó, pero tuvo un retroceso, y hay que decir que la medida sí tuvo impacto en la reducción de los homicidios. El agente de tránsito no tiene la potestad de requisar y reseñar, eso sólo lo puede hacer el policía de tránsito, ese es mi punto. Y no se trata sólo de la represión activa sino de la acción persuasiva. Sólo de ver al policía en la esquina, el delincuente lo piensa dos veces. Un policía pone tres o cuatro veces mas multas que los guardas de tránsito. Ellos están formados para eso, la Policía creó una dirección nacional de tránsito para operar en las ciudades, que tiene un comandante y una escuela de seguridad vial en Bogotá, muchos de ellos se especializan en tránsito. El argumento para decir que no a que la Policía asuma también esta tarea no es decir “zapatero a tus zapatos”, porque ellos tienen competencias para eso. En resumen lo que argumento es que este convenio lo que le traería a la ciudad son beneficios en materia de seguridad.Cenover Montoya y Diego Robles, sindicato de guardasSí hemos trabajado con la Policía, lo que ha faltado es interactuar. Ellos tienen unas formas de trabajar diferentes, de presentar positivos y están presionados. Pero ha faltado que el comandante de nosotros haga una interlocución con la Policía, nos unamos y lleguemos a un solo fin. Ahora vemos que por fin se está haciendo eso. El trabajo que venimos haciendo desde comienzos de enero es diferente y estamos orgullosos de eso, estamos trabajando con más ánimo. Constitucionalmente al ciudadano no le importa quién sea el que controle el tránsito. Pero hay delitos y contravenciones. El policía está para los delincuentes y el guarda para los contraventores. En Bogotá el Policía de tránsito sólo se encarga de las multas, no de regular el tráfico, para eso debieron contratar otro personal. También hay que considerar que si un policía de tránsito está en un semáforo atendiendo una situación de movilidad y en su entorno ocurre un hurto entra en la disyuntiva. Invitamos al concejal Roy Barreras a que conozca cómo funciona el cuerpo de guardas de tránsito de la ciudad, donde hay gente buena y valiosa. Hay muchas zonas, incluso peligrosas, como Santa Elena, donde entramos sin problemas. No podemos ser hipócritas, esto también es un problema de estómago y no queremos que los guardas de tránsito se acaben, es nuestro trabajo.Armando Escobar, veedor de tránsitoEs complejo articular seguridad con movilidad, y no es prudente. No tengo nada en contra de la Policía, pero en la labor institucional que le corresponde, la de proteger la vida y honra de los ciudadanos. Después de la primera administración de Rodrigo Guerrero el modelo de ciudad se volvió un desastre y el origen no está en la Policía ni en los agentes de tránsito. El problema tiene nombre y se llama convenio interadministrativo con el Centro de Diagnóstico Automotor, CDA. Cuando la Secretaría de Tránsito era autónoma venían comisiones de otros países a mirar su modelo para aplicarlo. Ese convenio fue una decisión maquiavélica para solucionar un problema que no existía. Ahí empezaron a saquear la Secretaría de Tránsito.El mismo Secretario de Tránsito actual lo ha dicho: el número de agentes debe ser proporcional al de vehículos y a la población, pero para todo buen proyecto se requieren recursos. Lo ideal es tener al menos mil agentes, pero si se permite que el contratista se lleve los recursos, administrar pobreza es muy complicado. Al contratista no le interesa la ciudadanía sino la producción de multas. En Bogotá el modelo mixto (con Policía) no ha funcionado y aquí tampoco. Ellos no lo ven con el compromiso ciudadano, sino como la producción de comparendos, un policía de tránsito regula el tráfico sólo excepcionalmente, por eso a la Secretaría le tocaría contratar quién haga esa función. Cuando un Secretario de Tránsito tiene policías ese personal es una isla, que no atiende a sus órdenes sino a las de su comandante.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad