“Queremos bajar las pérdidas de agua en cinco puntos”, gerente encargado de Emcali

Abril 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | El País
“Queremos bajar  las pérdidas de agua en cinco puntos”, gerente encargado de Emcali

Germán Marín Zafra, gerente encargado de Emcali.

El gerente (e) de Emcali, Germán Marín Zafra, dice que la meta es bajar este indicador, del 54 % al 49%. Decisión sobre alumbrado público se sabrá en mayo.

Emcali, dice Germán Marín Zafra, es una empresa  que sabe para dónde va, gracias a la planeación en varias áreas estratégicas que adelantó Óscar Pardo, primer gerente que tuvo las Empresas Municipales de Cali en su nueva etapa de retorno al Municipio, tras trece años de intervención por la Superintendencia de Servicios Públicos.

Lea también: Concejo cuestiona a Emcali por aumento en pérdidas de agua potable.

Su labor,  asegura Marín Zafra, quien ejerce como gerente encargado, será concentrarse en la ejecución y especialmente en reducir las pérdidas de agua y energía, que siguen siendo indicadores muy altos, mayores que el promedio nacional.

¿Cómo recibió a Emcali?

Emcali tiene una gran fortaleza ahora y es la planeación, la visión que se tiene de la empresa respecto de las unidades de negocios con metas a corto, mediano y largo plazo. Aquí existe un plan estratégico que es uno de los legados del doctor (Óscar) Pardo. Igualmente permite vislumbrar un nuevo portafolio de servicios, que se va a ampliar.  Si a Emcali le va bien, dejando rendimientos y utilidades, es claro que el Municipio tendrá mayor inversión social porque efectivamente se podrá aportar más en ese propósito. E igualmente ganan los usuarios y  la comunidad porque se mejora la prestación de los servicios, con mejores coberturas a mejores precios.

Creo que se ha construido confianza en el manejo de lo público, hoy por hoy podemos hablar de un modelo de abastecimiento que permite procesos más transparentes con mejores oferentes, más propuestas para escoger y en ese sentido se presentan ahorros para Emcali.

De las metas de corto plazo definidas, ¿en cuáles concentrará su trabajo?

Emcali tiene que superar la ejecución de sus procesos en más de un 80 %. Fíjese que aquí hacemos gestión buscando recursos, se ha encontrado dinero de mucha naturaleza, del orden nacional, pero desafortunadamente el nivel de ejecución no es el ideal. Tenemos que mejorar los indicadores de gestión. Mi gran tarea es ejecutar, pero priorizando en unas necesidades, especialmente en la reducción de pérdidas de agua y energía. La idea es entregar la empresa en mejores condiciones en la que se recibió por parte de la Superintendencia (de Servicios Públicos), con unas pérdidas del 54 % en agua. Nosotros queremos bajarlas cinco puntos y llegar al 49 %. Un punto de pérdidas puede representar entre $70.000 millones y $80.000 millones que la empresa no percibe tanto en temas de energía como de acueducto. 

¿Por qué están tan rezagados con la ejecución de los recursos?

Porque toca fortalecer la planeación contractual, mirar que los programas cumplan los tiempos de ejecución.

Pero hemos venido superando esos temas, por ejemplo el año pasado hicimos vigencias futuras para evitar que la empresa parara con el cambio de año. Ahora lo que toca hacer es darle arranque a lo que se pueda ejecutar rápido y aunque cada gerencia tiene unas actividades misionales, tenemos que  darles un cronograma para que ejecuten todo en esta vigencia (2015), especialmente enfocado a  reducir las pérdidas de energía y agua.

¿Qué es lo más urgente por atender?

Tenemos que garantizar una correcta prestación del servicio. De hecho, ya se viene haciendo. Hace pocos días inauguramos la subestación Alférez, con ello vamos a tener más cobertura al sur de Cali, ese es un punto de partida satisfactorio.

Por el otro lado estamos mirando el tema de los reservorios y el mantenimiento de las plantas de tratamiento para que no sigamos sufriendo por el agua. También tenemos que fortalecer el presupuesto para reparar la red de acueducto y alcantarillado.

Nosotros tenemos un inconveniente, la infraestructura estuvo sin inversión mientras duró la intervención de la Superintendencia porque la prioridad era pagar unas deudas.

Hoy vemos las dificultades de no hacer mantenimiento preventivo o correctivo a una infraestructura que lo requería, de cara a tener una mejor prestación del servicio. Cali tiene un acueducto y alcantarillado con tuberías de más de 40 años, que ya cumplió de su vida útil, que requiere en un tiempo prudente comenzar a hacer el cambio. Por eso nos vemos abocados a que la gente tenga problemas en la prestación del servicio. Sin embargo,  hemos hecho planes de choque para que cuando  aparezcan esas circunstancias, las resolvamos en tiempo real.  

Pero hay zonas  como Pampalinda con problemas críticos de corte de agua, llevan meses y nada que les solucionan...

Al cambiar el punto de suministro, de la red baja (plantas de Puerto Mallarino y Cauca) a la red alta (río Cali y La Reforma) se generó presión y se estallaron las tuberías.

Queríamos mejorar el servicio porque con la red baja les llegaba muy poca agua, pero la infraestructura no respondió. Ahora lo que nos corresponde hacer, de entrada, son mantenimientos correctivos, y comenzar a proyectar el cambio total de toda la tubería, que sabemos que lo tenemos que hacer. Pero eso tomará su tiempo, porque hay que adjudicar contratos y después viene la ejecución. Sabemos que es prioritario tanto ese sector como otros con necesidades similares. 

¿Y para cuándo van a atender estas necesidades?

A acueducto se le dio prioridad desde el punto de vista presupuestal, con $230.000 millones de Emcali, más dineros de la gestión con el Gobierno Nacional por una suma similar de $220.000 millones.

Pero lo que debe tener en cuenta la comunidad caleña es que el problema es estructural, que requiere de varios años para poder superarse. Tenemos más de 3000 kilómetros de redes y se requieren intervenir más de 1240 kilómetros.

Eso se podría cambiar en cuatro o cinco años, la solución no es inmediata, pero lo que sí podemos hacer son mantenimientos preventivos para garantizar la continuidad del servicio. El proceso de reparación, de rastreo de fugas y mantenimiento de redes va a durar un tiempo.

Lo que se requiere es un plan estratégico para que sin importar quién esté, se continúe con la inversión en obras de reposición de redes. Pero lo que sí está claro es que estos problemas han disminuido y cuando se han presentado se han resuelto lo más rápido posible, incluso en menos de dos horas. Estamos apagando incendios con un tema que viene de tiempo atrás.

Lo que siente el usuario es que hay demoras para atenderlos, todo lo contrario a lo que usted dice sobre mejorías en el tiempo de las reparaciones... 

No, el servicio de Emcali es bueno, hemos implementado una política de calidad para reducir los tiempos de atención de contingencias. La continuidad en los servicios está garantizada y estamos trabajando en la modernización, que no será labor de un año sino que será en el tiempo. Las quejas han mermado, tenemos menos cortes, y las eventualidades que se han presentado las estamos atendiendo con oportunidad. Claro que uno quisiera estar mejor, hoy nos están llegando recursos para ejecutar. 

Usted dice que es el año de la ejecución, ¿en qué van a trabajar?

En bajar las pérdidas, en especial en el tema de acueducto. La recibimos en 54 %, queremos bajarlas al 49 %, eso implica una inversión considerable de dinero. También tenemos que modernizar la infraestructura de Emcali en energía y acueducto. En energía debemos proyectarnos para comprar activos de generación, por ejemplo el equivalente a una planta de 600 megavatios. Lógicamente a largo plazo tenemos que pensar en volver a ser generadores. Y en Telco tenemos unos productos que no tienen la competencia y ahí toca hacer esfuerzos para posicionarlos en Cali y el área metropolitana. 

La Alcaldía insiste en que el contrato de operación de alumbrado público entre Emcali y Megaproyectos se acaba este año, mientras que el concesionario asegura que este finaliza en diciembre del 2017. ¿Emcali, como entidad contratante, qué dice, cuándo se acaba realmente esa concesión?

En estos momentos existe un concepto jurídico respetable de la Dirección Jurídica de la Alcaldía y nos corresponde ahondar en él. En estos momentos Emcali está haciendo un estudio íntegro, de manera acelerada, para poder tomar la decisión.

Una vez se tenga ese estudio, la empresa se pronunciará de fondo. Pero es una gran oportunidad la que tiene Emcali y el Municipio para valorar en qué condiciones se está prestando el servicio de alumbrado público y sobre qué valores.

Hay una postura muy clara que es defender el interés público y el propósito de Emcali es salvaguardar su patrimonio. Creo que tenemos que mirar el tema de la modernización, los caleños pagan un buen alumbrado, entonces requieren un excelente servicio. Además la empresa se ha venido preparando para prestar ese servicio, eso hace parte del fortalecimiento del portafolio y esa es una alternativa que se podrá explorar.

¿Pero cuándo se sabrá si Megaproyectos se va o sigue?

A mayo tenemos que tener una claridad sobre el tema y vamos a informar a la opinión pública sobre el futuro del alumbrado. 

Emcali se sigue sintiendo lejana para los caleños, a diferencia de EPM, de la que los paisas hablan de su buen servicio, pero además, de las grandes utilidades que les deja para que la Alcaldía de Medellín pueda invertir en su gente. ¿Cuándo Emcali le dejará utilidades al Municipio? 

Yo creo que antes de terminar este año ya estaremos dando utilidades significativas que se puedan trasladar al Municipio para invertir en lo social. Yo quiero dejar claro que esta administración lo que ha hecho es organizar la casa y robustecer la empresa para hacerla competitiva. Emcali dejó utilidades de $141.000 millones en el 2014, que se están reinvirtiendo en la misma empresa.

Óscar Pardo estaba haciendo gestión para que le adelantaran recursos del Conpes del billón de pesos que tiene que pagarle Emcali a la Nación. ¿Sí habrá inversiones rápidas con esos recursos?

Estamos a la espera, las gestiones se han hecho. Tenemos la buena noticia de que tanto el Ministerio de Vivienda como el de Hacienda nos van a dar paz y salvo trimestrales cuando empecemos a pagar, lo que agiliza el retorno de los dineros a la ciudad. El Gobierno había contemplado darlos anualmente, pero ahora que serán trimestrales, se podrá contratar en el 2016.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad