¿Qué tipo de familia es la suya?, la psicóloga Lucía Náder se lo explica

¿Qué tipo de familia es la suya?, la psicóloga Lucía Náder se lo explica

Agosto 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Qué tipo de familia es la suya?, la psicóloga Lucía Náder se lo explica

Familias multiproblemáticas.

La psicóloga y sexóloga Lucía Náder dictará una conferencia para padres de familia. Este martes, en la Plazoleta de Comfenalco Valle.

La presencia de la psicóloga y sexóloga Lucía Náder en Cali tiene en expectativa a sus seguidores. 

Nadie se quiere perder la conferencia que dictará  hoy a las 6:30 p.m., en Comfenalco, titulada ‘Entre el amor y la norma’ y dirigida a los padres de familia. Inicialmente se iba a realizar en el Auditorio, pero ante la gran acogida se optó por la Plazoleta.

Y aunque la entrada será gratuita hay que inscribirse, por cuestiones de logística. Le entregó a El País un abrebocas con  los temas que tratará. 

¿Qué son las familias nutridoras y las multiproblemáticas?

Las familias nutridoras son aquellas  donde el afecto prima sobre la autoridad. No es que no haya normas ni límites, pero los papás reconocen a sus hijos como su mejor patrimonio. Son papás generosos, honestos, vitales, sienten que su labor como papás es maravillosa. Sus hijos no son un problema, son lo mejor que les ha pasado en la vida.  

En cambio, en  las familias multiproblemáticas (o  disfuncionales, como se llamaban antes),  los papás ya son problemáticos en sus condiciones y en sus características de personalidad, y eso no les permite desarrollar relaciones vinculares más sanas y sólidas.

Tal vez ellos fueron niños heridos  y muchas de esas cosas las proyectan en sus hijos.  Por ello en la conferencia les hacemos un ejercicio a los padres en donde cada uno va a pensar cómo fue la relación con sus papás, porque hay que tener conciencia de qué es lo que se necesita cambiar. En las  familias multiproblemáticas hay demasiado autoritarismo, se descalifica a las personas y no a las conductas. También hay  humor negro o amargo.

¿Qué no deben hacer los padres?

No deben juzgar a sus hijos, compararlos, descalificarlos, hacer cosas que vayan en contra de su dignidad.

¿Hay una diferencia en cómoabordan los  problemas las familias nutridoras y las problemáticas?

Sí. En las familias multiproblemáticas el problema se vuelve una torre de Babel. Una queja, por sencilla que sea, se convierte en un problema más grande. No se angustie si siente que en su familia hay muchos conflictos, mejor preocúpese si no tiene conciencia de sus conflictos. Busque salir de ellos.

¿Cómo influyen las ‘relaciones vinculares’ en la salud mental?

Las relaciones vinculares son las relaciones de pertenencia. Los neurofisiólogos  hablan de un neurotransmisor que se produce cuando la madre  está embarazada, la oxitocina se eleva y esta sustancia genera apego entre la madre y el hijo. Los apegos están dados por procesos bioquímicos y afectivos.  Si usted se siente amado y reconocido por alguien, eso garantizará su  salud mental.

Tendrá  buen concepto de su valor personal, porque  tiene reconocimiento, tiene  caricia, tiene apoyo, tiene afecto.   Esto, además de una nutrición adecuada, hace que un individuo tenga buenos sueños, metas y sea  miembro de una sociedad a la que contribuye, no a la que destruye.

¿Cómo se educa sexualmente a un niño desde la primera infancia?

Hoy en día, debido a la tecnología, nuestros niños y adolescentes están sometidos a una cantidad de estímulos absolutamente  eróticos para los cuales los adultos no estamos teniendo respuestas. Le estamos dejando esa tarea a la escuela o al azar.

Los papás nos tenemos que preparar viviendo una sexualidad sana, rica, armónica, placentera, amable. Debemos  romper muchos mitos, como que la sexualidad de los hombres es muy distinta a la de las mujeres, o que ellos tienen todos los permisos del mundo y las mujeres no, o que si una mujer tiene conductas explícitas sexuales es una sinvergüenza. Uno debe estar contento con lo que uno vive íntimamente para poder dar una buena educación sexual.

El sexo no es lo que hacemos sino lo  que somos, y los niños nacen y mueren como seres sexuales. Ahí estamos los papás para responder

 las dudas de ellos respecto a la sexualidad. A los niños debemos enseñarles comportamientos privados, estar pendientes de su conducta sexual  pero  no para reprimir sino,  más bien, para guiar. Muchos niños no recurren en primera instancia a sus papás por físico miedo.

Y cuando los papás no tienen las respuestas, ¿qué deben hacer?

Ser sinceros y decir: “No lo sé,  vamos a investigar juntos”, pero nunca dejar de responderles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad