¿Qué se esconde detrás de los incendios forestales que consumen las lomas de Cali?

¿Qué se esconde detrás de los incendios forestales que consumen las lomas de Cali?

Septiembre 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Detrás de voraces incendios está el loteo de predios para ocupar de manera ilegal. Líderes comunitarios revelan el secreto a voces de la tragedia ambiental que está viviendo la capital del Valle.

La loma no se está prendiendo sola. Ese es el rumor que corre por las comunas 1, 18 y 20, en zona de ladera de Cali, epicentro de los incendios forestales de los últimos meses.“Aquí se sabe que están quemando para traer más gente”, dice una líder comunitaria del Barrio Terrón Colorado que por miedo pide que se omita su nombre.Es que por estos días hablar de la relación entre conflagraciones e instalación de asentamientos subnormales está igual o más caliente que las llamas que en más de 700 ocasiones han combatido los Bomberos de Cali en lo corrido del 2012.Nada de vidrios por los que pasan los rayos solares y prenden la capa vegetal, ni de temperaturas infernales que ocasionan igniciones espontáneas en la tierra. Los expertos tienen claro que el 99% de las conflagraciones son causadas por la mano del hombre.A los pirómanos, los que realizan quemas de residuos de manera inadecuada y los que con fuego expanden sus terrenos agrícolas sin medir las consecuencias, se suma el accionar de las llamadas “mafias de invasiones”, tal como las llaman, en voz baja, en los sectores de ladera de Cali.El accionar de aquellos que prenden fuego por intereses particulares ha quedado al descubierto con una serie de hallazgos por parte de autoridades y organismos de socorro, una vez terminan los incendios. Cercos, piolas y alambres de púas que delimitan terrenos planos indican que la actividad del loteo está latente.En las últimas semanas, y durante las visitas que se realizaron a las zonas afectadas para medir las áreas consumidas por las llamas, el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres encontró este tipo de elementos en sectores como Montebello, zona rural de Cali y Bataclán, al oeste de la ciudad.“En un sector de Golondrinas encontramos que se está presentando este fenómeno. Hay unas casas que se nota que son invasiones y son las mismas personas que están loteando allí para seguir invadiendo”, aseguró un vocero del Observatorio Colombiano de Incendios Forestales de la Universidad Autónoma de Occidente.En esa zona, según los reportes, se hizo una quema de terreno en el mes de julio que, posteriormente, se salió de control. Doce hectáreas de terreno resultaron afectadas.“Cogen una parte plana, la dividen en lotes de 10 x 10 y queman de a poquitos. Miden el viento para hacerlo, pero después se les sale de control”, aseguró uno de los testigos de este fenómeno que se repite, según él, en sitios como Cristo Rey, La Cajita (corregimiento de Pichindé) y las partes altas del barrio Meléndez y la zona de Pance.El hombre, que como casi todos en esta historia prefirió esconder su rostro como garantía para hablar de este secreto a voces, dice que “ofrecen desde $150.000 hasta $2 millones o $3 millones. Uno no pregunta porque hasta lo pueden matar por eso.”“Los depredadores”Estaba en un lote ubicado en el kilómetro dos de la Vía a Cristo Rey, recogiendo ramas secas y material vegetal para prender una fogata sobre el piso del lote ya cubierto de ceniza por quemas anteriores.Tiene acento paisa y dice trabajar para una constructora. Al ser abordado por El País, durante un recorrido realizado por la zona, el hombre, de unos 40 años y aspecto campesino, manifestó, sin decir su nombre, que su objetivo era limpiar esa área porque, supuestamente, allí se hará un proyecto habitacional.“Es mentira. Esa gente le metió candela a ese lote y por culpa de ellos se quemó un poco de montaña”, se atrevió a confesar don Guido, trabajador del lote vecino. Dicho incendio ocurrió hace quince días, según Bomberos Cali, quienes tardaron siete horas en apagar las llamas. El resultado: seis hectáreas de vegetación perdidas en el Cerro de Cristo Rey.Dice don Guido que “esos son unos depredadores. Al otro día del incendio, llegaron con machetes y motosierras para limpiar los palos que quedaron secos. Alcanzaron a montar lona verde y un rancho, pero lo quitaron hace poquito”.En La Buitrera, comuneros denunciaron que varias hectáreas de bosque fueron consumidas hace 45 días por un incendio provocado por tramitadores que intentan invadir un predio en el sector de La Carolina, aprovechando la ausencia de su dueño. “Estamos tratando de juntar las pruebas para ir ante la Fiscalía y denunciarlos”, dijo el líder, reservando su identidad. “Detrás del Batallón también hicieron un incendio y se metieron. Eso lo están moviendo unos abogados, con oficinas elegantes y todo, que conocen de quién es cada predio y asesoran a la gente para invadir, pidiendo comisión”, denunció un líder de la Comuna 18, que no da su nombre porque, dice, esa “mafia tiene mucho poder”.Por eso no sería extraño, según Jhon Fitzgerald Rodad, coordinador de Telemática de los Bomberos de Cali, que el gigantesco incendio registrado el pasado viernes en El Cabuyal, haya sido por esta causa. Este año, según los reportes, se han registrado cinco incendios de grandes proporciones en esta zona.“Uno va a El Cabuyal y ve que las casitas siguen aumentando. Es lo mismo que pasaba hace diez años, cuando comenzaron los incendios para invadir Menga, Vista Hermosa y Terrón Colorado. Ya le dijimos a la Secretaría de Gobierno y hacen oídos sordos”, explicó.Dice Fabio Calero, experto en incendios forestales de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, que “es evidente que es la mano humana la que causa los incendios. Esto es una bomba de tiempo porque la escasez de agua y los vientos de esta temporada aumenta los riesgos”. La entidad ya emitió una alerta por el aumento de incendios, al parecer, asociados por el urbanismo subnormal.La Secretaría de Gobierno tiene otra visión de este panorama.“No creo que alguien que quiera invadir genere un incendio para llamar la atención”, dijo Carlos José Holguín, titular de esa dependencia, afirmando que “los incendios reportados hasta ahora son por otras causas distintas, como botellas que dejan tiradas, quemas de basura que se salen de control, entre otras”.La Policía Metropolitana de Cali tampoco reporta casos de este tipo, según voceros consultados por este diario.Así las cosas, con una temporada de verano aún por agudizarse, con una especie de ‘código de silencio’ frente al tema y con las dudas que manifiestan expertos sobre el control que la Administración local en las zonas de ladera de Cali, el tema de los incendios forestales relacionados con invasiones parece que apenas comienza a subir de temperatura.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad