¿Qué piensan los caleños sobre la penalización de la droga?

Noviembre 25, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
¿Qué piensan los caleños sobre la penalización de la droga?

La mayoría de los niños que se inician en el mundo de las drogas provienen de familias disfuncionales o en situación de miseria.

¿Sabe cuál es el panorama del consumo de estupefacientes en la ciudad? Conozca las diferentes posiciones de los sectores de la sociedad caleña que opinan a favor y en contra de la legalización.

En Cali, cerca de 25 niños y jóvenes son remitidos cada día a hogares de paso de la ciudad por ser consumidores de alucinógenos. La escandalosa cifra hace parte del desalentador panorama que vive la ciudad en materia de consumo de sustancias ilegales, justo en el momento en el que el tema de la legalización de las drogas ha vuelto a ser parte del debate público.Aunque las autoridades reconocen que la droga pulula por todos los rincones de la ciudad, que su consumo pasó de ser exclusivo de las clases altas y ya no se reduce a sitios oscuros y escondidos, y que se consigue y se consume en parques, colegios y esquinas de los barrios a cualquier hora del día, no existe a ciencia cierta una radiografía que ilustre la realidad que actualmente vive la ciudad en cuanto al consumo de alucinógenos. Las cifras proporcionadas por la Secretaría de Salud Municipal revelan que en este momento no existe un cálculo, ni siquiera aproximado, sobre qué porcentaje de población caleña consume o es adicta a las drogas.Según el secretario de Salud Elidier Gómez, los únicos datos que podrían ilustrar esta situación provienen de 17 centros de rehabilitación. A a estos lugares ingresan, en su mayoría, personas entre los 11 y los 17 años de edad.Además, las cifras revelan que el 87% son hombres y que los lugares de donde más provienen son las comunas 6, 8, 13 y 18.Adicionalmente, la Unidad de Epidemiología de la Secretaría de Salud advierte que el promedio de edad para el inicio en las drogas de un niño caleño está entre los 9 y los 12 años de edad y casi siempre, este consumo está acompañado de alcohol o cigarrillos.“Entre los 12 y los 18 años el consumo se centra en marihuana, inhalantes y ‘pepas’, el bazuco tiene mayor demanda en los estratos 1 y 2”, explicó Johana García, psicóloga del Centro de Rehabilitación Renacer, que trabaja con niños drogadictos de la capital del Valle del Cauca.Elidier Gómez manifestó que el último estudio que se realizó a nivel nacional sobre consumo de drogas fue en el año 2008, el cual arrojó que el 10% de la población admitió haber consumido alguna sustancia ilegal.¿Y si se legalizan las drogas?Para el titular de la cartera de Salud, la polémica que se arma en torno al tema de la legalización es apresurada y sobredimensionada, pues para llegar a esta instancia se requiere de un consenso nacional y hasta mundial, aparte de la creación de nuevas leyes que regulen la venta y el consumo."No es que de un momento a otro la ciudad se vaya a convertir en un lugar de consumo descarado. Eso es un proceso social que se debe llevar a cabo para poder pasar de tratar la drogadicción como un problema de salud pública y no como un delito", manifestó Gómez.Sin embargo, no son pocos los sectores de la sociedad caleña que han puesto el grito en el cielo de tan sólo pensar que las drogas podrían adquirirse y consumirse con total libertad.Uno de los detractores de la idea es el Arzobispo de Cali, Monseñor Darío de Jesús Monsalve, quien asegura que la legalización se mira desde un punto de vista económico, al asegurar que acabaría con el tráfico, distribución y mercadeo de las drogas."La legalización debe verse como un problema cultural, que hay que repudiar. Sin duda acabaría por agudizar el problema de degradación de personas, de muchas gentes, niños, jóvenes y adultos, además del crimen y la violencia en Cali", señaló Monseñor.Por su parte el médico Jorge Quiñonez, una de las autoridades más reconocidas en materia de toxicología de la ciudad, asegura que hablar de legalizar las drogas es posar de "legislar sin sentido cuando no han podido controlar el consumo de alcohol en menores, que es ilegal"."En Cali hay tantos drogadictos que ningún ciudadano está protegido de la drogadicción. A cualquier muchacho en cualquier colegio le llega la droga. Está legalizada por la costumbre y el consumo y lo que se pretende es una formalización del tráfico internacional. Que el estado asuma el comercio y producción de las sustancia", manifestó el galeno.Quiñonez aseguró que en Cali la reina de las drogas sigue siendo la marihuana, seguida de la cocaína, el éxtasis y el bazuco. Además, declaró que el uso de drogas inhalantes y heroína preocupa por su aumento.Pero el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, se pronunció a favor de la legalización, y aseguró que son los países del primer mundo los que deben liderar el debate y las acciones que se tomen al respecto del tema."En la ciudad circulan armas que provienen del primer mundo, las mismas que suelen ser financiadas con recursos ilícitos provenientes de la droga. Si la legalización nos quita esta barbarie, bienvenida sea”, puntualizó.Ospina aseguró que “Colombia pone los muertos, pone la plata, tiene una guerra, deteriora el medio ambiente y los países del primer mundo tienen que resolver el problema del lucrativo negocio de la guerra. Si reducir ese negocio de la droga es legalizándola, pues que se abra ese proceso de legalización. Pero de la misma manera que se le demanda al primer mundo acciones frente al consumo de drogas, también hay que demandarle acciones frente al control de las armas”, argumentó el alcalde Ospina.Aunque no es en Cali donde se va a pronunciar la última palabra sobre el tema de la legalización, la ciudad sigue atenta a las medidas que se puedan tomar para menguar el impacto que producen el tráfico y el consumo de estupefacientes. El debate sigue abierto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad