“Que la Policía controle el tránsito no debe dar miedo”: coronel Nelson Rincón

“Que la Policía controle el tránsito no debe dar miedo”: coronel Nelson Rincón

Diciembre 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Diana Ruiz y Zulma Cuervo | Reporteras de El País
“Que la Policía controle el tránsito no debe dar miedo”: coronel Nelson Rincón

El coronel Nelson Rincón, próximo secretario de Tránsito de Cali.

El coronel Nelson Rincón, próximo secretario de Tránsito, habla de su llegada al cargo. Dice que no se acabarán los guardas de tránsito.

Lleva 29 años y 7 meses como oficial activo de la Policía Nacional. Sabe de Administración de Empresas, Edumática, ha sido comandante de distritos y departamentos y hasta ha participado en extradiciones en operaciones conjuntas con la Interpol y gobiernos de otros países. La también: Polémica por llegada de la Policía a la Secretaría de Tránsito de Cali

El coronel Nelson Rincón, que hace dos años fue comandante operativo de la Policía Cali, dejará su cargo en el Inpec para tomar las riendas del tránsito local. Lo hará en medio de una avalancha de críticas que señalan que no tiene el perfil y que con su llegada se acabarán los agentes de tránsito.

El oficial, en entrevista con El País, dijo que no hay que tenerle miedo a que llega la Policía a hacer control vial y habló sobre  sus planes al  frente de la cartera de Tránsito.

¿Por qué decide asumir la Secretaría de Tránsito de Cali?

Es todo  un desafío. Valoro la confianza del Director Nacional de la Policía que es la persona que me asignó este encargo. Dentro del ejercicio de las funciones que he desempeñado como comandante de departamento, operativo, de distrito, está lo relacionado con el control de la movilidad, esto hace parte de la misión institucional  de la Policía, que es integral. Se tiene que ver  con el control de las vías, con los planes operativos y el diseño de planes integrales y estrategias de movilidad y seguridad.

Le cuestionan que no tenga títulos académicos en áreas relacionadas con movilidad...

Yo tengo varias especializaciones, una en gerencia estratégica de la Universidad de la Sabana, otra en Edumática para la docencia.

Sí, pero ninguna está relacionada con temas de tránsito...

Dentro de los procesos de capacitación del oficial están esas asignaturas,  el Tránsito y Transporte es una especialidad de la Policía, a tal punto que contamos con la Dirección de Tránsito y Transporte, que tiene una responsabilidad nacional de consolidar a nivel nacional planes y programas de prevención en movilidad. Eso es misional de la Policía, de esa escuela se gradúan como técnicos profesionales, hay funcionarios en Policía Judicial de Tránsito, tenemos unidades móviles. Que en Cali no aplique porque la movilidad la manejan los agentes de tránsito es otra cosa, pero eso no quiere decir que la Policía es ajena a estos temas.

¿Ha desempeñado el cargo de Director de Transporte en alguna ciudad o departamento?

Cuando uno es comandante de un departamento, por supuesto que se tiene una responsabilidad directa sobre todo lo que acontece por las vías de ese departamento, y hay Policía de Tránsito que depende del comandante.

Cuando fue comandante operativo de la Policía en Cali, ¿qué tanto acercamiento tuvo con la movilidad de la ciudad?

La convivencia y seguridad ciudadana tiene un componente esencial que es la movilidad. En los focos donde hay delincuencia, hay problemas de semaforización, de falta de señalización, accidentalidad, estos factores y la inseguridad van de la mano. Para controlar una ciudad como Cali, por ejemplo, que fue la responsabilidad que tuve, hubo una coordinación directa con Tránsito, se desarrollaron planes operativos. Voy a darle un ejemplo: Allá en ese sector donde reiteradamente se hacían ‘piques’ (kilómetro 18), los planes operativos se hicieron con Policía porque la integridad y la vida de los guardas corría riesgo. 

¿Cree que la ciudad necesita una figura de autoridad en las vías más fuerte que la que tiene el cuerpo de agentes de tránsito?

 Los guardas de tránsito han prestado un servicio importante, hay que valorarlos y admirarlos. No se trata de desplazar a nadie, el propósito es fortalecer de manera interinstitucional el control a la movilidad, porque no solo podemos recargarles la obligación a ellos, también hay corresponsabilidad con la Policía. Hay estrategias que habrá que fortalecer, por ejemplo la articulación entre Metrocali, Infraestructura, Planeación,  Tránsito y Policía, no puede haber divorcio entre las entidades. Es importante focalizar los sitios de mayores problemas de movilidad para implementar grupos de reacción, como los cuadrantes, enfocados a mejorar la movilidad.

Y esos grupos  ¿quién los va a manejar? ¿La Policía o los agentes?

Independientemente de que sea la Policía o los agentes, estamos hablando de soluciones para el ciudadano. Antes de desgastarnos en si es uno u otro hay que concentrarse en lo que necesita la comunidad para mejorar la movilidad.

Los caleños podrían sentirse confundidos sobre cuál es el actor que ejerce el control,  si es el agente o el policía el que pone el comparendo. Lo otro, es que la ley dice que no pueden existir dos autoridades de tránsito en un municipio...

El comportamiento del ciudadano tiene que estar enfocado en cumplir las normas. Si el agente de tránsito le hace un comparendo, pues tendrá que respetar y cumplir la sanción. Lo mismo con la Policía. Aquí lo que hay que exigir es respeto por la autoridad,  quien quiera que sea.

Pero entonces ¿la Policía va a tener comparendera?

Hace parte de los proyectos y estrategias para fortalecer la regulación del tránsito. Pero yo no quiero anticiparme, apenas estoy llegando y hay que estructurar muchas cosas. 

Hay resistencia entre los agentes de tránsito. Lo que se cree es que usted llega para acabar con  los guardas...

Quiero reiterar y ser claro: aquí no se trata de desplazar a nadie. Los guardas de tránsito han cumplido una labor importante, lo que hay que hacer es fortalecer y coordinar el apoyo entre ambas instituciones. Ningún guarda tiene que preocuparse, sabemos que su labor es admirable pero no es fácil, precisamente por eso se quiere apoyar y fortalecer a través de un convenio.

¿Cómo romper con ese estigma de corrupción que recae sobre la  Policía? Se sabe de casos de  sobornos y abusos de autoridad en retenes de control que montan sin tener aún potestad para ello...

Hay que fortalecer la integridad, pero  más la cultura ciudadana, de transparencia. Desafortunadamente, en el histórico del comportamiento humano, sobre todo en Cali, sobornar, ofrecer algo para que le solucionen algo, ha hecho cultura y eso tenemos que erradicarlo. Si fortalecemos la educación y cultura ciudadana, esas cosas podemos cambiarlas. Hay que resaltar el interés del señor Alcalde (Maurice Armitage) de implementar campañas pedagógicas. Es muy triste que todo sea corrupción.

Pero también es triste que existan policías que se dejen sobornar. Uno de los temores de la llegada de la Policía a las calles, según algunos,  es que la corrupción sea mayor...

Por supuesto. Y para eso se han establecido unas líneas directas para que se hagan denuncias no solo de corrupción sino también de abuso de autoridad. Aquí no se trata de esconder, hay que ser transparente, todo funcionario público debe serlo. Pero insisto que la cultura ciudadana es clave.

¿Hay ejemplos en el país donde Policía y agentes funcionen juntos?

Está Medellín y Villavicencio. La Policía coadyuva con los agentes, no riñe una cosa con la otra. Que la policía controle el  tránsito no debe dar miedo, es que esto no es nuevo, siempre hemos estado en las vías.

El alcalde electo Maurice Armitage ha planteado quitar la restricción al parrillero hombre en moto. ¿Le suena esa idea?

Yo primero prefiero hacer un análisis del tema. Estas son medidas que ayudan a minimizar el riesgo y mejorar la seguridad. Cuando estuve como comandante operativo en Cali vimos fundamental mantener esta medida porque está comprobado que la comisión de homicidios baja. 

¿Cómo analiza el creciente fenómeno de la ‘piratería’ y el mototaxismo en Cali?

Hay que decir que en este transporte informal hay gente buena, gente humilde, que necesita el trabajo, y es entendible. Aquí lo importante es regular y organizar, que funcionen dentro de ciertos parámetros. En su momento, esto se va a estructurar.

¿Qué tanto sabe sobre la operación del MÍO y las dificultades del sistema por la continuidad del transporte colectivo en las calles?

El MÍO ha sido esencial para la movilidad en Cali y tenemos que articularnos para crear más rutas, pero sobre todo para mejorar las frecuencias de las que ya existen, en eso hay una necesidad sentida del usuario. Si esto no se soluciona, se incentiva el uso del transporte informal.  Tránsito tiene que articularse con el resto de dependencias para mejorar esto, hay que unirse con Infraestructura, Metrocali, Planeación y Policía.

¿Qué propone para mejorar la movilidad del Sur?

Es un tema muy sensible. De entrada, el problema número uno es que faltan vías y eso no se soluciona de la noche a la mañana, ni porque llegue un coronel al Tránsito. Pero  hay que plantear unas estrategias que necesitan coadyuva de la Policía, planes preventivos y de control. Esto es una mirada muy general, no quiero anticiparme a abordar este tema.

El número de motos en las vías crece a gran velocidad. ¿Será usted el Secretario de Tránsito que les ponga  pico y placa?

Para esto ya existe un plan del Ministerio de Transporte que establece la regularización de la circulación de las motos a nivel nacional. Lo que nosotros tenemos que hacer es acogernos a ello. El doctor Alberto Hadad (actual secretario de Tránsito) hizo una labor importante al demarcar carriles preferenciales para motos y eso hay que fortalecerlo. Pero necesariamente hay que organizarlos, de tal manera que no se afecte ni la movilidad ni la seguridad.

¿Le apostará a la idea de más cámaras fotomultas?

Yo creo que ahora hay que pensar en cultura ciudadana, así lo han demostrado las estadísticas. El número de homicidios viales ocurridos este año ya superó los del año pasado, y el 99 % de esos accidentes es por imprudencia, por conducir en embriaguez, por no respetar las señales, por no tener revisión técnico-mecánica. Nos hemos dado cuenta que están las cámaras, pero se sigue presentando un incremento en homicidios. Tenemos que revaluar y analizar para minimizar esa accidentalidad.

¿Va a ser secretario con o sin uniforme?

Yo soy policía las 24 horas. Estaré en comisión de servicio, seguiré perteneciendo a la Policía Nacional, de la cual me siento muy orgulloso. Mi sueldo me lo paga la Policía y no la Alcaldía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad