¿Qué está minando el optimismo de los caleños?

Septiembre 08, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La última encuesta de la firma Invamer-Gallup de Colombia demostró que apenas el 36% de los caleños considera que las cosas en la ciudad están mejorando. Analistas creen que caída en el ánimo de los ciudadanos se debe a la violencia.

La oleada de violencia que enfrenta actualmente la ciudad y el panorama complicado que promete la ejecución de la primera fase de megaobras serían algunas de las causas que incidieron en que el optimismo de los caleños se fuera a pique en el último trimestre.A esa conclusión llegaron algunos líderes gremiales, políticos y analistas consultados por El País, quienes indicaron que aunque Cali ha mostrado avances significativos en lo últimos años, “todavía falta mucho por hacer”.La última encuesta de la firma Invamer-Gallup de Colombia, revelada el lunes por este diario, demostró que apenas el 36% de los caleños considera que las cosas en la ciudad están mejorando. Dos meses atrás, cuando se hizo la anterior medición, el porcentaje de ciudanos que era optimista frente a la situación de la ciudad llegaba al 57%. Mientras tanto, el grupo de personas que considera que las cosas están empeorando pasó del 30% al 55%.Gustavo De Roux, director del Informe de Desarrollo Humano para el Valle del Cauca, se mostró preocupado con la caída del optimismo de los caleños. Para el investigador, en esa percepción negativa puede estar incidiendo la falta de empleo y la inseguridad urbana, que en vez de mostrar avances ha presentado una tendencia al incremento.De Roux indicó que otro factor que deteriora el optimismo colectivo “es que hay mucho desconcierto con el inicio de las megaobras porque la gente relaciona ese proceso con caos vehicular y desorden”.Los concejales Clara Luz Roldán y Orlando Chicango coincidieron al señalar que la percepción de que “las cosas están empeorando” se debe a la ola de violencia. Roldán recordó que Cali ocupa los primeros puestos entre las ciudades más inseguras del país y “aunque la Administración Municipal ha avanzado en obras, la comunidad siente que no hay lineamientos para combatir la violencia”.Mientras que el Presidente del Concejo, Orlando Chicango, señaló que la ola de asesinatos y criminalidad dan como resultado una percepción pesimista. “Qué nos ganamos con tener una ciudad bonita si no podemos caminar tranquilamente en ella”.Al respecto, Rosita de Jaluf, presidenta de la Federación Nacional de Comerciantes capítulo Valle, Fenalco, consideró que “en Cali la situación sí ha mejorado, lo que pasa es que a pesar de los buenos resultados, la gente es muy pesimista”.Dijo que una muestra del buen momento que atraviesa la ciudad es la presencia de inversionistas extranjeros.Sí, pero noCarlos Rojas, alcalde encargado de Cali, admitió que en la ciudad se dispararon delitos como el microtráfico de estupefacientes, la implicación de menores de edad en hechos delictivos, debido a lo cual la percepción de inseguridad esté elevada, pero advirtió que Cali no es la ciudad más violenta del país.“Este periodo tiene los índices más bajos de homicidios de los últimos cuatro años”, precisó Rojas.Manifestó que sí hay preocupación entre la gente por lo que puede pasar con la movilidad cuando estén en marcha las megaobras, pero aseguró que esos frentes de obra durarán máximo un año, luego el escenario mejorará.“Me parece que aunque se ha ganado en esperanza y en civismo, hay sectores que todavía tienen dudas del trabajo que hace la Administración. Tenemos que mejorar el estima de los caleños”, agregó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad