¿Qué es lo que más ama de su ciudad?, lo invitamos a hablar bien de Cali

Junio 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El País presenta una campaña que busca rescatar el orgullo caleño. Vincúlese dejando un mensaje de amor a la ciudad. Los resultados de la iniciativa, un regalo para Cali.

[[nid:426699;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/05/arcoiris-cali-panoramica.jpg;full;{El País presenta una campaña que busca rescatar el orgullo caleño.Video: El País}]]

¿Y si fuera posible? ¿Si un día decidiéramos cambiar el discurso? ¿Si dejáramos a un lado el pesimismo y enfocáramos la mirada lejos de ahí? ¿Y si nos dedicáramos a hablar bien de nuestra ciudad, de nuestra casa, de nuestra gente? No a negar la otra realidad que también nos circunda, sino a apreciar mejor la que tantas veces olvidamos entre el paisaje.

¿Por qué no? ¿Qué pasaría si por un tiempo nos ocupamos de hablar bien de Cali? La respuesta, de una u otra forma, está en sus manos.

En conmemoración de los 65 años de  El País, esta casa editorial, en unión con once aliados estratégicos y representativos de la región, quiere regalarle a la ciudad una campaña que convoque al orgullo caleño para que  todos lo que sintamos amor y agradecimiento por Cali, lo manifestemos. 

Aunque sea imposible prever el resultado, tenemos una sospecha: “Todo lo que estamos viviendo, viendo o percibiendo, es porque  fue pensado o imaginado por alguien. Esto quiere decir que para que las cosas se manifiesten en la realidad, primero tienen que ser una idea. Por eso es de vital importancia, pensar hoy, lo que queremos vivir o presenciar en un nuevo presente, eso que llamamos futuro”, dice la entrenadora en realización personal Ximena Duque.

Y para canalizar esas proyecciones afectuosas de ciudad, todas las plataformas de El País -impreso, web, móvil, medios sociales-  estarán unidas, junto al paeriódico Q’hubo, retomando una consigna que el pasado mes de diciembre logró una importantísima convocatoria en el mismo sentido: 'De Cali se habla bien'. 

La forma de vincularse a la campaña es muy fácil: a partir de hoy podrá ingresar a nuestro sitio web y hacer click en el enlace del especial 'De Cali se habla bien' o ingresar directamente a www.decalisehablabien.com y expresar allí su sentimiento. El único requisito es que sea un mensaje positivo y se vale de cualquier clase: en tono de rima, un poema, una canción, un piropo, un refrán, una frase que recoja el recuerdo olfativo de un lugar, la añoranza de una calle, aquel sabor imborrable... Amor, puro amor. Para que su mensaje sea publicado solo debe añadir la etiqueta #DeCaliSeHablaBien. Pero también podrá hacerlo desde su cuenta de Twitter o Instagram. O desde el correo electrónico, escribiendo a la dirección decalisehablabien@elpais.com.co.

La idea es que la mayoría de mensajes vayan asociados a una imagen, una foto, una selfie, una panorámica que ayude a reforzar su expresión por Cali. La campaña, en todo caso, no está concebida como la estantería de nuestros paraísos perdidos sino como un espacio integrador de la caleñidad que invita a mirarnos de nuevo sin complejos, sin etiquetas. 

Y aunque está generada a partir de aquí, la iniciativa desde ahora queda en manos de todos y es por eso que el efecto, aunque imprevisto aún, será una ganancia colectiva. Hasta el cumpleaños de Cali, los foto-mensajes más representativos del sentimiento por la ciudad que lleguen desde este lunes concursarán cada quince días (solo los foto-mensajes) por el sorteo de un iPhone 6. El domingo 26 de julio, los resultados de la convocatoria y el impacto de la campaña, se darán a conocer en la edición de El País.

Mientras tanto, todos los días en el  periódico impreso y en el sitio www.decalisehablabien.com, se publicará un compendio de los mensajes más emotivos, al igual que  las mejores fotos. En las páginas de El País, además, cada edición contendrá la historia de caleños que con su labor en distintos campos ejemplifique lo que somos.  No es que vayamos a abandonar nuestra misión informativa, esta no es una negación de los problemas y retos que como ciudad tenemos; ejercer el periodismo de la forma en que lo hemos intentado en los últimos 65 años es  la vía que estamos convencidos de seguir recorriendo. Lo que pasa es que igualmente creemos que justo ahora,  unirnos en torno a la caleñidad servirá para continuar empujando el cambio que todos anhelamos. Las manos, los ojos, los corazones de ustedes, nuestros lectores, seguro estarán haciendo fuerza en el mismo sentido. Esa es la idea. 

[[nid:426678;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/05/ermita.jpg;full;{Al fondo, la capilla La Ermita, sobre el Bulevar del Río.Foto: El País}]]

Desde su primera edición, publicada el 23 de abril de 1950, el diario El País ha sido un testigo de primera línea de los progresos, dolores, milagros y desafíos de la humanidad, poniendo el foco  en el acontecer del suroccidente colombiano. Entre los primeros retos informativos del El País estuvo el registro de los confusos hechos que antecedieron y se desarrollaron durante el golpe de estado del general Gustavo Rojas Pinilla, en 1953. 

Pero al igual que el cubrimiento de los hechos más destacados de la política nacional, las noticias locales y el sentir de los caleños estuvieron desde un comienzo bien arriba en el orden de prioridades informativas. El mismo año del golpe de estado, por ejemplo, se dedicó espacio a la llegada a Cali de Daniel Santos, para ese entonces una suerte  deElvis Presley suramericano. 

El 7 de agosto del 56, cuando Cali despertó horrorizada a la 1:05 de la madrugada por la explosión de seis camiones cargados con mil toneladas de dinamita que partieron en dos su historia, El País publicó cuatro ediciones extraordinarias  y desde sus páginas despertó la solidaridad de los caleños. Sin duda hasta aquel momento, ese fue el gran desafío periodístico del diario, que no solo se limitó a registrar el desastre y a proyectar las necesidades más urgentes de la ciudad sino a abanderar la unidad en la región. Desde el día siguiente al desastre, de hecho, lideró una campaña de recolección de recursos que fue apoyada por centenares de empresas.

Así, año tras año, Colombia y el mundo entero fueron apareciendo reflejados en sus páginas: en el 57, seguimiento al proceso de instauración del Frente Nacional. En el 59, el triunfo de la Revolución Cubana. Las primeras Ferias de Cali. La muerte de Kennedy, en el 62. El primer título del Deportivo Cali en 1965. Las protestas de los estudiantes en la Francia del 68. La construcción del Museo La Tertulia. La llegada del hombre a la luna en el 69. El título mundial de Pambelé en el 72. La caída de Nixon. En el 75, el fin de Vietnam. América, ‘la mechita’, campeón por fin en el 79, aquel 19. El nacimiento de Aguablanca, la crisis financiera de los 80, el nobel de Gabo en el 82, los 200 muertos que dejó el terremoto de Popayán ese mismo año, Lucho Herrera rey de la Vuelta España en el 87, la barbarie histórica de las Farc, la entrega de armas del M19, la lucha contra el narcotráfico, la muerte de Galán, Pablo Escobar, Los Rodríguez, el secuestro de los 11 diputados,  la música del  Grupo Niche,  el MÍO. Tantas cosas, tanta vida, la muerte, la persistencia del ser humano. El tesón de la ciudad. 

Uno de los anuncios publicitarios que se solían incluir en las primera ediciones de El País era una diminuta ilustración de los edificios más representativos de la capital del Valle bajo el título ‘Cali: 2.000.000 hab’ y una promesa que en todo este tiempo, gracias a los lectores -y sobre todo por ellos- sehemos podido cumplir: “Cuando Cali tenga 2.000.000 de habitantes El País seguirá siendo su primer periódico”. Promesa, incluso, cumplida de sobra  pues  los caleños ya  somos dos millones y medio y El País sigue siendo el medio preferido para informarnos.

En el micrositio www.decalisehablabien.com usted podrá encontrar diariamente una selección de las mejores 12 fotos y mensajes que hablen bien de nuestra ciudad, además de una recopilación de todos los mensajes positivos que los caleños hayan enviado a través de Instagram y Twitter con el #DeCalisehablabien.

Como su opinión es tan valiosa para nosotros, cada dos semanas activaremos un módulo en el que podrá apreciar los 10 mejores foto-mensajes y votar por su favorito. ¡Esté  pendiente porque usted  podría estar en el listado de finalistas!  

 Si quiere seguir viendo información positiva, en la parte inferior del micrositio  encontrará noticias, videos y fotografías relacionadas con aquello que nos hace sentir orgullosos de nuestra ciudad, nos permite y nos motiva a hablar bien de ella.

Y para los profundos enamorados de Cali,  en www.decalisehablabien.com habrá siempre diez postales digitales  para que adorne su casa, su oficina o  el lugar que escoja con fotos profesionales que destacan paisajes y momentos solo nuestros. Estarán  al final de nuestro micrositio y para descargarlas habrá una única condición: que le regale un mensaje positivo, inspirador y bonito a ‘la sucursal del cielo’.  

De la misma manera, en nuestra  web también podrá encontrar un listado de las empresas y organizaciones que, como aliados estratégicos, se unieron a esta campaña motivacional para hablar bien de la ciudad y de la forma en que ellos siembran positivismo desde sus distintos campos de acción.

Haga clic, disfrute  conociendo  los piropos  que  le envían a Cali y anímese a compartir el suyo. Recuerde que para participar en nuestro concurso no debe ser un fotógrafo profesional sino un admirador de Cali. Tampoco importa que no sea caleño, sabemos que hay muchas personas de otras partes de Colombia y del mundo que también se enamoraron de la ciudad.

Al finalizar la campaña esperamos que nuestro  micrositio esté lleno de mensajes  que resalten todo lo que hable bien de Cali. Los motivos sobran.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad