¿Que dejó la intervención que por 13 años hizo el Gobierno Nacional a Emcali?

Mayo 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Que dejó la intervención que por 13 años hizo el Gobierno Nacional a Emcali?

Emcali nació a través del Acuerdo 9 del 11 de marzo de 1931 del Concejo de Cali. Se creó para prestar servicios de acueducto, alcantarillado, organización de plazas de mercado y recaudo de algunos impuestos.

Para los analistas, el mayor logro de la intervención a las Empresas Municipales de Cali, realizada en el año 2000, es que éstas no hayan sido liquidadas. Conozca las causas de la intervención y el balance de la misma.

El mayor logro de la toma de posesión de Emcali por parte de la Superintendencia de Servicios, según analistas, es que la empresa siga viva, ya que cuando se anunció la medida, esta era con fines liquidatorios.Emcali, recuerda Carlos Alfonso Potes, exagente interventor de la entidad, tenía graves problemas para pagar las obligaciones con el sistema financiero y además debía más de $70.000 millones al sistema eléctrico nacional. “Cali estaba ad portas de sufrir un racionamiento de energía porque los generadores no querían suministrarla más, debido a la falta de pago”, sostuvo Potes.El exfuncionario agregó que, con la renegociación de la deuda, la empresa volvió a hacer inversiones: “Debido a los compromisos con la banca y con la nómina, todos los ingresos de Emcali iban a sufragar esas obligaciones. La empresa no hacía inversiones desde 1994 y diez años después, gracias al acuerdo que se hizo con los acreedores, se pudo volver a hacer obras necesarias para la buena prestación del servicio”.Debido a la intervención, Emcali tuvo que iniciar el fondeo del pasivo pensional y renegociar algunas prebendas laborales. “El fondo pensional debe tener aprovisionados $2 billones y, gracias al ahorro hecho en estos años, ya hay $1,2 billones que servirán para responder por las jubilaciones de los trabajadores de Emcali”, agregó.El también exgerente de Emcali, Eduardo José Victoria, dijo que la intervención salvó a la entidad de seguir bajo los intereses malsanos de los políticos locales.Para el analista económico Mauricio Cabrera, los males de Emcali no se solucionaron con la intervención: “Los intereses cambiaron de manos: ya no eran los del sindicato y los políticos locales, para ser los del presidente Álvaro Uribe y sus amigos políticos”.Agregó que la gobernabilidad de Emcali sigue fracturada y que el reto del Alcalde será crear una gobernabilidad independiente a los intereses de turno: “El gerente de Emcali no puede responder a órdenes de políticos y los miembros de la junta directiva no deberán llegar por recomendación de concejales o congresistas”.La concejal Clementina Vélez aseguró que el tema del pago de la deuda del billón de pesos (que le debe Emcali a la Nación por el pago de las obras de la planta de tratamiento de aguas residuales) no está resuelto. “Ese es el problema de fondo porque la ciudad necesita saber cuáles serán los plazos, cuáles son los proyectos de reinversión de esos recursos y desde cuándo inicia el pago”, agregó.Julio César Alonso, director del Centro de Investigaciones en Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, Cienfi, dijo que la intervención sirvió para que la empresa siga existiendo, pero “no resolvió problemas importantes para garantizar la calidad y la permanencia en la prestación de los servicios públicos de la ciudad”. “Las inversiones se quedaron en mantenimiento y reposiciones de redes. Cali hoy no tiene resuelto las nuevas fuentes de agua y en telecomunicaciones está perdiendo mercado. La gestión de los gerentes nombrados por la Superintendencia no fue brillante y la empresa está rezagada”, afirmó. Jorge Iván Vélez y Harold Viáfara, presidentes de los sindicatos de Emcali, indicaron que la intervención no ayudó a la empresa porque la Nación no entregó recursos sino que las deudas, en su totalidad, fueron asumidas con recursos de la empresa.Razones de la intervenciónEn el año 2000, Emcali estaba ahogada por una deuda cercana al billón de pesos, con compromisos de pago vencidos y sin flujo de caja para atenderlos. En el negocio de energía, al final de 1999, había arrojado una pérdida de $37.000 millones. En Telecomunicaciones, la empresa perdió 17.000 clientes (3100 devolvieron la línea telefónica y 14.000 dejaron de pagar y se fueron para la competencia).El servicio de la deuda pasó de $159.000 millones en el 1998 a $239.000 millones en 1999. Tenía cuentas por pagar por $167.000 millones. En contraste, los recursos de capital de los que disponía Emcali eran de $120.000 millones. Esta falta de recursos llevó a la empresa a incumplir los compromisos de pago a proveedores, siendo la deuda de energía, por $77.018 millones, la que generó la intervención, según explicó el exagente interventor, Carlos Alfonso Potes, ya que el mercado mayorista de energía dejaría de vender el servicio a Emcali, lo que auguraba un racionamiento que fue impedido gracias a la medida de la Super. Los malos resultados se debieron al manejo clientelista de la empresa, cuyos cargos satisfacían cuotas de concejales y políticos locales. Adicionalmente, los trabajadores gozaban de prebendas, entre ellas el pensionarse con 20 años de trabajo sin importar la edad y el sindicato presionaba a los gerentes con tomas de la empresa y huelgas.Balance por sectoresEnergía: Cuando se intervino Emcali, en el 2000, este componente iba en decadencia. La empresa había dejado de vender 15.000 megavatios a grandes clientes, como industrias, centros comerciales y condominios, que se desplazaron a otros proveedores. De hecho, uno de los mayores embargos que tenía Emcali en ese entonces era por parte de las empresas generadoras de energía, por $70.000 millones, lo que puso en riesgo el servicio para los ciudadanos.Hoy, el componente tiene unos ingresos anuales de $777.870 millones y de 2011 a 2012 creció en 9,7 %. Para Alfredo Reyes, ex gerente de Energía de Emcali, una de las razones que ayudó al repunte de este sector fue la venta de Termoemcali (que dependía de Energía y daba pérdidas porque su operación era muy costosa). Añadió que hoy este componente es viable, pero solamente si se separa Telecomunicaciones, que es un factor negativo para él.Acueducto y Alcantarillado: Este componente se ha mantenido estable durante los trece años de la intervención. Es en uno de los que más se ha invertido en tecnología. De hecho, Cali fue catalogada en 2012 como la ciudad con la mejor agua potable de Colombia. En el año 2012 Acueducto facturó $226.108 millones y Alcantarillado, $205.687 millones. Sin embargo, las pérdidas de agua son altas, pues la mitad de los 20.000 millones de litros que produce no son facturados. Jorge Enrique Ángel, quien fue gerente de Acueducto de Emcali, piensa que los mayores logros durante estos trece años fueron la modernización de las plantas de Puerto Mallarino y Río Cauca, la regulación de la Laguna El Pondaje, la construcción del reservorio y, más recientemente, la sectorización hidráulica que está en desarrollo. Asegura que el reto está en el área comercial y en seguir dando un buen servicio a bajo costo.Telecomunicaciones: Este componente está en declive desde mediados de los 90. El agente interventor, Ramiro Tafur, ha explicado que se debe a que “la competencia es muy agresiva. Las multinacionales bajan tarifas a precios que Emcali no puede”.En 2007 Emcali tenía 510.156 suscriptores de telefonía. Hoy cuenta con 382.003 abonados en telefonía fija y 82.181 clientes de internet banda ancha (cifras a junio de 2012). Es decir, perdió 128.153 en cinco años. Las utilidades operacionales también decrecen. Mientras en 2007 fueron de $171.225 millones, en 2011 bajaron a $58.259 millones.Por ello, el Municipio presentará al Concejo una propuesta para separar Telecomunicaciones y que deje de ser un peso para Emcali. La empresa que surja será 100 % pública y será una sociedad anónima por acciones (S.A.), donde el principal socio será el Municipio, con un 95 % de participación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad