Pymes exitosas: dos caleños renuevan el ropero de los señores

Julio 26, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Valentina Echeverry y Lady Oliveros
Pymes exitosas: dos caleños renuevan el ropero de los señores

María Camila Betancourt y Carlos Cadavid.

Comenzaron vendiendo camisetas en la universidad, ya tienen su primer punto de venta en Cali y proyectan su expansión nacional. ¿Cómo lo lograron?

María Camila Betancourt y Carlos Cadavid son dos jóvenes que en su sangre llevan la motivación por el emprendimiento. Ambos son administradores de empresas, egresados de la universidad Icesi. Están próximos a casarse y, en medio de su historia de amor, apostaron por dicha carrera motivados por la trayectoria exitosa que sus familias habían logrado en el sector de los textiles y las confecciones.

María Camila, nacida en Manizales, cuenta que estudió administración no solo por gusto sino también porque soñaba con aportar y continuar el legado de la compañía que su papá creó, hace más de 24 años, dedicada a la confección de camisas para hombres.

No fueron muy distintas las motivaciones de Carlos. Eligió este camino porque su familia, que es de Medellín, lleva años trabajando en sacar adelante una empresa de ropa. “Desde niño siempre vi a mi papá haciendo negocios y yo soñaba ser como él, siempre tuve la idea era montar mi propia empresa”, cuenta el joven.

La pareja se conoció en los pasillos de la universidad cuando ella cursaba primer semestre y él tercero. “Un día conociendo la historia de cada uno, vimos que estábamos envueltos en el mismo mundo, el de los textiles. Y dijimos “bueno, si tenemos el apoyo de nuestras familias, pues ingeniémonos algo donde podamos trabajar juntos y que en un futuro nos pueda servir para vivir. Creemos nuestra empresa y la sacamos adelante”, recuerdan con orgullo.

Fue así como Carlos y María Camila crearon New Anchor, empresa caleña que se dedica al mercado de la ropa masculina. Arrancaron, hace nueve años, como un plan de negocio de la universidad. Una tarea académica. La idea era crear diseños exclusivos para hacer la diferencia.

Ambos tenían el deseo de crear una compañía diferente a las demás. “La empresa de mi familia les fabricaba a muchas marcas como Ticket, Croquet y Quest. Por eso teníamos una ventaja al comenzar en este negocio, sabíamos bien cuáles eran las fortalezas y las debilidades de esas marcas; podíamos ver hacia qué lado se iban y cómo eran sus productos”, comenta Carlos.

Empezaron a estudiar diferentes marcas de ropa masculina y en ese camino advirtieron que había un vacío en el mercado. “Comenzamos a observar qué era lo que se estaba usando en ese momento, la ropa que se ponían nuestros compañeros de universidad. A partir de ahí quisimos darle a nuestra marca un enfoque no solo para jóvenes, pero sí muy fresca y juvenil”, dice Carlos.

La apuesta fue una marca dirigida hacia “un mercado de hombres entre los 18 y 35 años, que fueran estudiantes, jóvenes ejecutivos y empresarios; que estuvieran buscando una marca que representara su estilo de vida. Además, personas apasionadas por la moda, que les gustara vestirse y sentirse bien”.

Recuerda Camila que primero crearon el logo, un ancla, porque querían utilizar el concepto náutico.

“Trabajamos mucho en el diseño del ancla porque queríamos que fuera única y que se viera bien en una camisa, y nos encantó el concepto del ancla. Primero tuvimos el logo, luego tuvimos que pensar mucho para el nombre”.

New Anchor empezó con camisetas lisas, al inicio ofrecían el producto en la universidad. “Desde la primera colección nos fue muy bien, la vendíamos nosotros mismos, llevábamos la ropa en cajas y en una maleta. Notamos una gran aceptación. Inicialmente pensamos que iba a hacer solo para jóvenes, pero los amigos de nuestros papás empezaron a preguntarnos por las camisas y las compraban fascinados”, aseguran.

Desde entonces empezaron a exhibir sus productos en algunas tiendas de multi-marca para comercializarlos.

Fue en octubre del año pasado cuando lograron abrir el primer almacén, en un local en Unicentro. “Decidimos seguir el enfoque con el que venía la marca: muy juvenil, fresca y dinámica. Nuestras colecciones son de cantidades muy pequeñas para que el cliente de New Anchor tenga prendas exclusivas. Nuestro cliente es aquel que se arriesga a tener un diseño nuevo, una persona que quiere verse bien y la marca tiene que estar supliendo esas necesidades”.

Sueños

Sí creemos que podemos posicionarnos muy bien por fuera. Cuando la gente pasa por nuestro almacén muchos creen que somos una marca internacional”

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad