Propuesta de peaje en el sur, motivo de discordia entre Cali y Jamundí

Febrero 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País
Propuesta de peaje en el sur, motivo de discordia entre Cali y Jamundí

Habitantes de Jamundí realizaron protestas por la propuesta que estudian las autoridades caleñas de implementar un peaje en la vía que comunica estos dos municipios.

Hay 130.000 vehículos que colapsan dos vías del sur. A Cali le suena el cobro por el uso vial, pero a Jamundí no. Proponen tren de cercanías.

"Si la gente no quiere venir a Cali no tiene porqué venir, pero si viene a Cali, trabaja en Cali, gana su plata en Cali, pero paga impuestos en Jamundí, lo menos que puede hacer es pagar ese peaje”. Lea también: “Con la propuesta del peaje, Jamundí se siente atropellada”: alcalde de JamundíAsí resumió el alcalde Rodrigo Guerrero la posición de su gobierno frente a la polémica que ha desatado la iniciativa público privada de montar peajes a las entradas del sur de la ciudad para financiar las obras de ampliación de vías de acceso como la Panamericana entre Cali-Jamundí, la Cañasgordas y la Avenida Ciudad de Cali (aún sin terminar), a fin de reducir la congestión vehicular que hoy padece esa zona. El lío no es de poca monta. Por el sur de Cali se mueven diariamente alrededor de 130.000 vehículos y las dos vías existentes permanecen colapsadas por su reducida capacidad para soportar ese tráfico automotor. Solo existen dos carriles en ambos sentidos de circulación y no poseen bermas ni andenes. Hay conflictos viales a la salida de Cali: en la Carrera 100 (Calle Quinta) con las avenidas Simón Bolívar, Cañasgordas y Pasoancho. Lo mismo que en el cruce de la Panamericana con Carrera 122, a la salida hacia Puerto Tejada. En este punto los trancones son inmensos en horas pico y los conductores dicen que se demoran en las colas hasta siete cambios de semáforo antes de atravesar la intersección. En esa zona del sur de la ciudad queda el 90 % de los colegios y universidades, adonde asisten 70.000 estudiantes; la zona recreativa de Pance que acoge unas 30.000 personas los fines de semana, y la población casi que se ha duplicado en los últimos diez años con los nuevos desarrollos habitacionales. El problema es que todos usan las mismas vías y por eso el sur de Cali está colapsado.Habitantes de la Comuna 22 (Pance y Ciudad Jardín) se quejan porque se demoran hasta hora y media para salir del embotellamiento. Frente a esto, la firma Sainc presentó una Alianza Público Privada a la Administración caleña para ejecutar un proyecto de ampliación de vías, construcción de puentes peatonales y vehiculares y mejoramiento de la malla vial del sector, lo cual se financiaría con peajes (ver gráfico). Al alcalde Guerrero le suena la iniciativa y dice que los peajes “son para desestimular el uso del vehículo particular”, por lo cual sostiene que el proyecto debe ir acompañado de un sistema de transporte público masivo ágil que una a Cali con Jamundí.Además, propuso extender el ‘Corredor Verde’ que impulsa su Administración hasta el vecino municipio, aprovechando la vía férrea, a través del cual se pueda tener un sistema de transporte masivo que movilice la gente en 20 minutos entre una y otra población. Esa sería una alternativa más ágil y barata que el uso del vehículo particular, dice Guerrero.Al alcalde de Jamundí, Jhon Freddy Pimentel, en cambio, no le suena la iniciativa, porque dice que su municipio no tiene por qué pagar los platos rotos de los problemas de movilidad de Cali. Por eso convocó el pasado jueves a una concentración pública en el coliseo Alfaguara para rechazar la propuesta.Sin embargo, Víctor Raúl Martínez, presidente de la Sociedad de Arquitectos, seccional Valle, advierte que Pimentel “no puede tirar la piedra y esconder la mano, por cuanto mucha gente viene de Jamundí a Cali a trabajar y hacer sus negocios”. Además, porque Jamundí está recibiendo el predial de mucha gente del estrato 5 y 6 de Cali que se fue a vivir a Alfaguara, La Morada, El Castillo y otras urbanizaciones y aún del estrato 1 y 2 que vive en Terranova. “La pregunta es, ¿qué está haciendo con esa plata Jamundí? No está haciendo ni siquiera la renovación urbana del centro que precisa ese municipio”, señaló Martínez. “Lo que no pueden hacer es enfrentarse los alcaldes de Cali y Jamundí en esto, sino acordar soluciones”, anotó.Una solución polémicaMaría Claudia Álvarez, directora ejecutiva de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, seccional Valle, sostiene que en cualquier parte del mundo donde se ha querido mejorar la movilidad necesariamente se tiene que contar con el sector privado, porque los gobiernos no cuentan con todos los recursos para hacer las obras que necesitan. “El sur de Cali -dijo- está colapsado, el gobierno no tiene el dinero y hay unos empresarios que quieren apostar a la movilidad de Cali, ponen los recursos y la forma de hacer que el retorno de su inversión sea posible son los peajes”.Algo similar piensa Lourdes Salamanca, directora del Observatorio de la Infraestructura del Valle, y aunque cree que el proyecto aún está ‘verde’, es partidaria de explorar todas las posibilidades para hallar la mejor solución al colapso vial. strong>Lea también: “No se puede estigmatizar la idea de un peaje”: secretario de TránsitoLa comunidad directamente afectada del sur Cali no está segura, sin embargo, de que la concesión con peajes sea la solución para el desarrollo vial y la solución de la movilidad en la zona.El ingeniero Hugo Salazar Jaramillo, líder de la Comuna 22, no cree que la ubicación de peajes logre contener la cantidad de vehículos que entran y salen de la ciudad y señala que hay una cantidad de vías y callejones que hoy no están pavimentados por donde se podrían evadir los carros. Además, dice, hay un gran flujo vehicular generado por las zonas francas y empresas asentadas en el norte del Cauca: Puerto, Tejada, Villarica, Caloto, Santander de Quilichao, y los peajes encarecerían el transporte de personas y mercancías a esos sitios. A la gente también se le encarecería la movilización. El gobernador Ubéimar Delgado tampoco es partidario del peaje por el impacto que generaría en la economía de la subregión y en la movilidad y prefiere que el proyecto de ampliación vial se incluya en el Contrato Plan para ejecutarlo con recursos de regalías y que la gobernación entregue los terrenos que estén a su alcance para la obra. Lo cierto es que sobre la mesa está la propuesta de un privado para darle solución a la congestión vehicular del sur de Cali a través de peajes, la cual se complementa con otra para construir el anillo perimetral interno, también con peajes intraurbanos, para quienes quieran moverse más rápido en carro particular por la ciudad. Una iniciativa aún no bien cuantificada, pero que hay quienes estiman en U$500 millones, más de un billón de pesos. El director de Planeación de Cali, León Darío Espinosa, precisó que por ahora se está en la primera etapa y es que el privado le ofreció a la Administración un proyecto y dentro de sus esquemas de financiación contempla peajes. “Si decidimos que nos interesa, necesitamos más estudios y ahí tendrá que abordarse si es factible o no técnicamente, si podemos poner un peaje en una vía nacional, qué impactos sociales podría generar y qué especificaciones tendría. Pero eso sería una siguiente etapa en la que todavía no estamos”, concluyó.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad