Programa Fifa 11, un golazo de hábitos saludables

Mayo 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
Programa Fifa 11, un golazo de  hábitos saludables

El profesor Andrés Aguado dicta clases de deporte a grupos de hasta 40 alumnos en este estrecho patio de la sede Santiago Rengifo, de la IE Eustaquio Palacios, de Siloé.

El programa, dirigido a niños entre 9 y 12 años, busca interiorizar mensajes básicos de salud y deporte a través del fútbol.

Andrés Aguado Angulo es uno de los cientos de docentes de educación física que intenta replicar el programa Fifa 11 en el colegio Santiago Rengifo, de la Institución Educativa (IE) Eustaquio Palacios, en lo alto de Siloé.Fifa 11 para la Salud busca interiorizar 11 mensajes básicos de salud a través del fútbol en estudiantes entre los 9 y 12 años. Incluido el del ejercicio y el deporte, como hábito saludable.Su estrategia se enfoca en los niños, proyectando a futuro, a través del deporte masivo de mayor práctica en el mundo, el fútbol, y en resolver problemas de salud, explica Jorge Enrique Correa, director del Centro de Estudios en Medición de la Actividad Física (Cema), de la Universidad del Rosario, entidad que implementa el programa en todo el país por convenio con el Ministerio de Salud.Abelardo Sanclemente, coordinador de los programas Fifa 11 y del Eje Tiempo Libre y Estilos de Vida Saludables de la Secretaría de Educación Municipal, destaca que en Cali se capacitaron 52 docentes, 44 de centros educativos públicos y siete privados que atienden población estudiantil de estratos 1, 2 y 3. La capacitación dura una semana y es certificado por el equipo médico internacional de la Fifa. La entidad les da un material con el cual el docente trabaja con niños durante 11 semanas. En cada semana a través del fútbol enseñan un mensaje diferente.El niño aprende así a identificar aspectos positivos para su salud, desde las enfermedades y cómo prevenirlas, hasta la importancia de lavarse las manos, de comer sano, de hidratarse y de hacer deporte. “Con esto se logra construir capacidad de autocuidado y el niño se va a convertir en un agente de cambio para su familia porque va a decir, ‘mire papá, hay que comprar más frutas y verduras’, ‘mamá, hay que hacer deporte’, indica Correa. “Ya 2000 niños han aprendido la importancia del control de peso, respeto con el género femenino, del no consumo de sustancias sicoactivas, la vacunación y del deporte”, añade Sanclemente.El programa es así un agente de transformación social, de construcción de valores ciudadanos y de relaciones interpersonales y sociales, no solo para el niño, sino para su familia y su comunidad. “Los estamos empoderando con conocimiento e información y el niño va a tomar decisiones más asertivas para su calidad de vida”, argumenta Correa.Es lo que hace el profesor Aguado pese a que el colegio no tiene canchas. Así es desde hace 50 años, dice la mujer que atiende el kiosco y que hizo allí su primaria. Solo hay un patio de diez por diez metros, donde juegan microfútbol como en un picado de barriada, con banquitas.Aguado, egresado de la Universidad del Valle, enseña a sus alumnos la fundamentación del basquetbol, como driblar y pasar, pero no hay canastas para encestar. El atletismo se reduce a darle la vuelta a las aulas y arriba del barrio hay una piscina, pero es prohibido sacar los niños del claustro educativo por las condiciones de seguridad del sector.Correa reconoce que, aunque el programa Fifa 11 solo requiere de un espacio abierto para llevarlo a cabo, en Colombia muchos de los colegios no cumplen con los requerimientos mínimos de espacio para la promoción de la actividad física y el desarrollo de las cualidades motoras de un niño. “Allí hay un vacío en la normativa y no se está siendo juicioso al respecto”.Sanclemente expone otro gran problema: en la educación básica primaria no se contrata personal idóneo para fomentar la actividad física desde la niñez. “Hay profesores de educación física en bachillerato, pero no en primaria, que es cuando se forman los hábitos tan importantes para la salud. El profesor de deporte es el mismo que dicta otras asignaturas y que no tiene la formación, ni la actitud ni el espíritu para ello. Es política del Ministerio, que no ha nombrado profesores de educación física titulados en la primaria”, dice el funcionario.Por ello, dice, desde el Valle del Cauca se está liderando una iniciativa que busca modificar la Ley 181 del Deporte, la Educación Física y la Recreación, para que la actividad física sea obligatoria en la educación básica primaria y el Estado se comprometa a contratar personal idóneo en educación física para atender la población infantil como política básica de salud pública. “Eso reduciría costos en salud y permitiría tener una población más sana y más alegre en todas las funciones productivas y sociales que requiere la sociedad”, afirma Sanclemente.En ese sentido, Correa aclara que el Gobierno está tratando de contratar 24.000 maestros en educación física. “En Cali tenemos un ejército de educadores físicos desempleados. Hay de la Escuela Nacional del Deporte, de la Universidad del Valle, de la Central de Tuluá y de otras instituciones de educación superior, que esperan una oportunidad para aportar en la promoción de una vida saludable”, dice Sanclemente.Así, si no hay calidad educativa en matemáticas, en comprensión de lectura o en bilingüismo, también estamos perdiendo el año en salud, porque abunda el sedentarismo y escasean los hábitos saludables. El 55 % de los caleños tiene problemas de sobrepeso y/u obesidad, porque desde la escuela misma no se promueve el estilo de vida saludable, que incluye la actividad física.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad