Preocupación en Cali por consumo de drogas en colegios

Preocupación en Cali por consumo de drogas en colegios

Agosto 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Preocupación en Cali por consumo de drogas en colegios

Preocupa el aumento en el consumo de sicoactivos en instituciones privadas y oficiales, según Secretaría de Educación de Cali.

En la ciudad no se han presentado casos como el de la intoxicación masiva en Bogotá, pero hay alerta por drogas sintéticas y marihuana.

Preocupación generó entre autoridades y padres de familia el hecho que 23 estudiantes de una institución educativa en Bogotá resultaran intoxicados y uno muerto después de mezclar marihuana,  chirrinchi (alcohol con dulce) y polvo de extintor.

El caso se registró en el colegio Marco Fidel Suárez, cuando un grupo de jóvenes entre los 12 y 16 años inhalara el ‘coctel’. Según explicó una de las jóvenes del plantel, el estudiante que falleció habría consumido marihuana antes de  la mezcla. 

Los 22 menores fueron dados de alta ayer en la tarde y esta semana Medicina Legal se encargará de determinar las causas de la muerte del  joven de 14 años.

El toxicólogo Jorge Quiñónez explicó que “los polvos del extintor son sustancias neutras que son diseñadas para no lesionar a los seres humanos, aún siendo inhalados; por eso no es posible que produzca la muerte. En este caso lo que pudo inducir la muerte fue una posible adición de popper, que genera un trastorno en la hemoglobina, la sangre no aporta oxígeno y la persona se asfixia. Es como un cianuro”.  

El secretario de Educación, Édgar Polanco, aseguró que ni en su dependencia ni en el Comité Municipal de Convivencia Escolar se tiene conocimiento de casos similares al registrado en Bogotá, en el colegio Marco Fidel Suárez. Sin embargo, el funcionario expresó preocupación por el aumento en el consumo de sicoactivos en instituciones privadas y oficiales.

“Los jóvenes están consumiendo en mayor cantidad marihuana y drogas sintéticas. Lo grave es que los jíbaros establecen la venta en los alrededores de las instituciones educativas e, incluso, hemos identificado redes de microtráfico que se valen de estudiantes para adelantar operaciones dentro de las instituciones”, afirmó Polanco.

El funcionario indicó que en las instituciones educativas de la ciudad se abre paso el consumo de medicamentos siquiátricos, el cual se identificó en mayo, cuando siete estudiantes de un colegio del Oriente se intoxicaran tras consumir un fármaco.

“El consumo de estos elementos se presenta  por la información que los jóvenes encuentran en redes sociales, depresión y ansiedad y casos de violencia intrafamiliar y patrones de consumo que ven en sus casas”.

El sicólogo de la Personería, Edward Hernández, explicó que la experimentación es uno de los procesos claves en la formación de la personalidad de los jóvenes. “El tema es quién viene orientando, cuáles son esos mecanismos de aprendizaje y cómo debe aprender. Este tipo de comportamientos generan cierto estatus y reconocimiento dentro de los grupos de jóvenes y hace que muchos chicos quieran esos elementos en su vida y traten imitarlos”.

Para Carlos Ballesteros, presidente de la Confederación Nacional de Padres de Familia, “el consumo de sustancias estimulantes ha incrementado en los colegios, porque hay permisividad de los padres de familia, no hay acompañamiento ni orientación por parte de las instituciones educativas, porque no hay una política estructurada de prevención y estamos actuando de forma reactiva”.

De otra parte, Elsy Jordán de Córdoba, presidenta de la Asociación de Colegios Privados del Valle, expresó que las 25 instituciones educativas que integran la alianza adelantan charlas y campañas internas de prevención de consumo de drogas y adicciones.

“El trabajo tiene que ser permanente en las instituciones y se articula con los padres de familia. Lastimosamente, aunque los padres son conscientes del peligro,  solo el 50% o 60% atiende las charlas de formación y ayuda, lo que hace que combatir el problema sea más complejo”.

Jordán de Córdoba indicó que entre los jóvenes lo que más se consume es marihuana, cocaína y drogas sintéticas “que cada vez son más potentes y los chicos todos los días se inventan nuevas formas para potenciarlas, lo que es aún más preocupante”.

El secretario de Salud, Harold Suárez, indicó que esa dependencia adelanta campañas de promoción y prevención de consumo de alucinógenos para estudiantes y profesores de instituciones educativas oficiales de la ciudad, “pero el resto del trabajo se debe hacer en la casa y se deben trabajar los valores y principios para inculcar sobre la peligrosidad que tiene el consumo de estas sustancias. El uso por vía endovenosa, hay probabilidad de desarrollar enfermedades como la Hepatitis B y C y el VIH; si el joven consume sustancias por vía oral o las aspira, con el tiempo se pueden presentar lesiones en tabique y destrucción de neuronas”.

Kit para adictos

La Secretaría de Salud Municipal presentó ayer en el Hotel Mudejar el programa ‘Cambie’, que busca prevenir el uso de jeringas recicladas y contaminadas para la inyección de drogas endovenosas.

Según lo explicado por el titular del despacho de Salud, Harold Suárez, con el programa de acceso a material higiénico de inyección se busca que las personas en  condición de calle no reutilicen elementos invasivos a la hora de consumir alucinógenos.

Los kits contienen una jeringa, un quemador, un preservativo, elástico, algodón, curita y agua esterilizada, además de información de promoción y prevención del uso de drogas. 

“Con esta campaña buscamos reducir los índices de VIH, Hepatitis B y C y otras patologías. Además, este es un intento por controlar la amenaza tan fuerte que es la drogadicción”, indicó Suárez, quien agregó que en la campaña se invirtieron más de $200 millones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad