Premian labor de padres con hijos especiales

Octubre 24, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Premian  labor de padres con hijos especiales

Niños y adultos se reúnen en la sede de Asopanid para realizar manualidades, talleres y trabajos terapéuticos con el equipo de trabajo de la Fundación.

La fundación Asopanid, liderada por padres, trabaja con personas que padecen síndrome de Down.

David de 7 años, Sebastián de 22 y Ricardo de 40 padecen retraso psicomotor y síndrome de Down. Ellos hacen parte de las 60 personas que se benefician de la Asociación de Padres y Amigos de Niños con Síndrome de Down, Asopanid, que este mes alcanzó el primer lugar del programa ‘Por una Cali Mejor’.Esta labor, que lleva 13 años en la ciudad, nació de la preocupación de varias personas que asistían a unos talleres de estimulación para tratar las enfermedades de sus hijos. Después de conversar diariamente se dieron cuenta de la necesidad que tenían de crear una fundación que fuera liderada por padres y para padres con hijos especiales.Fue así que la fundación se encontró con su verdadera misión de vida, difícil pero que no ha sido imposible de lograr gracias a la ayuda de amigos y familiares.María Eucaris Ramírez, directora de Asopanid, explicó que “la comunidad donde más han hecho presencia es en la comuna dos, en el barrio Altos de Menga”. Allí han encontrado un espacio en el colegio San Francisco Javier, donde trabajan con los voluntarios, los padres y las personas especiales en varias actividades como talleres y terapias.Ramírez afirmó que “el trabajo que realizan es de mucha entrega a la comunidad y que una cosa importante es que en ningún momento se discrimina a las personas por la edad; al contrario, todas son bienvenidas”.El proyecto ‘Ángeles Enclaustrados’ de Asopanid, fue el ganador del programa ‘Por una Cali Mejor’ que patrocinan varias instituciones y empresas, entre ellas el diario El País.Según la Directora de Asopanid, la propuesta consistió en un trabajo de rehabilitación con la comunidad de Alto Menga, Normandía y Nápoles donde se realizaron trabajos terapéuticos y visitas domiciliarias. “Tuvimos un contrato con la Bienestar Social que duro tres meses y de ahí en adelante todo corrió por cuenta de la fundación”, añade Ramírez.María del Carmen Mejía, gestora social de Asopanid, expresó que “las personas especiales se han beneficiado porque se sienten útiles y aceptados ante la sociedad, además que dejaron los miedos atrás y las familias se sienten tranquilas por el trabajo realizado”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad