Predios del Municipio en el sur de Cali están perdidos, denuncian habitantes

Predios del Municipio en el sur de Cali están perdidos, denuncian habitantes

Diciembre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Predios del Municipio en el sur de Cali están perdidos, denuncian habitantes

Este predio donde se haría el Parque de la Umbría, en Pance, fue cercado por un particular hace más de un año que lo reclamó como suyo, pese a que el Municipio tiene títulos sobre él. Un juez lo cedió al presunto dueño, pero el estado local pide su restitución.

De 92.000 metros cuadrados de zonas verdes en el sur de Cali sólo aparecen 71.000. ocasionando perdidas al Municipio por 120.000 millones de pesos.

La tierra del Estado en el sur de Cali se está perdiendo. Muchos predios no aparecen. Con mapa en mano, los habitantes de la Comuna 22 (Ciudad Jardín, La Buitrera, Pance y la salida a Jamundí) le dieron la sorprendente noticia al alcalde Rodrigo Guerrero, en un consejo comunitario.Sí, 71.000 metros cuadrados de zonas verdes que habían sido cedidas al Municipio por constructores privados durante ocho años en esa parte de Cali no aparecen. Físicamente no existen aunque figuren en documentos. ¿Se las robaron? ¿No las cedieron en verdad?Ese día, 4 de diciembre, por primera vez el alcalde Guerrero iba con su gabinete de gobierno a ese sector exclusivo de Cali, donde están casi todas las universidades, los grandes colegios privados, el Parque de la Salud de Pance, los clubes y la mayor reserva natural de la ciudad. Allí y sólo allí hay 45 metros cuadrados (m2) de área verde por habitante (tres veces más que lo exigido por la Organización Mundial de la Salud), mientras en otros lugares como el centro o Aguablanca no hay ni un metro de área verde por persona. Sólo cemento.Tal vez por eso, el Sur es atractivo para los constructores. Hay mucho espacio libre, una zona de expansión por desarrollar y un entorno atractivo para vivir. Los proyectos urbanísticos proliferan.Pero por cada lote que se urbanice el constructor debe ceder entre el 18% y el 21% del predio como espacio público, que se utiliza como zona de recreación, esparcimiento y reserva ambiental.Así, entre los años 2000 y 2007 en el sur de Cali (Comuna 22) fueron cedidos 91.460 m2 como zona verde para el Municipio. Sin embargo, una verificación del Comité Técnico de la Junta Administradora del sector sólo pudo encontrar que, de esas cesiones, efectivamente sólo hay 21.000 m2 en zonas verdes.“No sabemos dónde están los 71.000 m2 restantes, no aparecen en las direcciones señaladas en escrituras de cesión, hay direcciones trocadas y algunos predios están urbanizados”, indicó Hugo Salazar Jaramillo, líder de esa comuna.Abogados, arquitectos y una universidad hicieron el estudio ambiental, de predios y títulos y lo entregaron a Planeación Municipal. Es el ‘Estudio Dagma-Icesi’ sobre la Comuna 22, al que, según Salazar, “no se le ha puesto cuidado”.Un ejemplo del ‘raponazo’ al patrimonio público -dice Carlos Humberto Madriñán, vecino del sector-, es el predio en el que el Dagma proyectaba hacer el Parque Ambiental Umbría, de 34.000 m2, de propiedad del Municipio y registrado con escritura pública 2010 de 1979 en la Notaría Segunda de Cali. El predio fue arrebatado por un particular y sigue cercado con alambre de púa desde el primero de octubre de 2011, afirma. Un juez le dio la razón al particular y le entregó el predio, pero el Municipio apeló la decisión y está pendiente de su restitución. Lo que hacen los avivatos, según una fuente del CTI, es que tras ubicar el lote y con la complicidad de funcionarios de algunas notarías, se roban la escritura del predio. Con ese documento abren una nueva escritura de compraventa en otra notaría y la registran en la Oficina de Instrumentos Públicos. Obtienen una matrícula inmobiliaria, generan certificados de tradición del predio y proceden a venderlo en el mercado inmobiliario.De esta manera, se estima que unos 80.000 metros cuadrados de zonas verdes de uso público han sido utilizados para estafar a personas y empresas en Cali, de acuerdo a las denuncias instauradas ante la Fiscalía por parte de la Subdirección de Bienes Inmuebles del Municipio hasta el año 2011.Las autoridades calculan que con este tipo de maniobras los estafadores han logrado captar unos $120.000 millones durante los últimos años. Pance, El Ingenio, La Buitrera, La Viga y Chipichape, están entre los sitios más afectados.Por estos casos, el entonces director de Bienes Inmuebles, Freyber Bernal instauró doce denuncias ante la Fiscalía en el año 2011. No obstante, la actual directora de Bienes Inmuebles, María Fernanda Penilla, dice que en cuanto a zonas verdes cedidas por particulares en los dos últimos años “no hay problema”, ya que su inventario está debidamente registrado.Penilla reportó que entre 2011 y 2012 el Municipio recibió 25 cesiones de tierra en toda la ciudad, sobre todo en el Sur, con un total de 130.161 metros cuadrados de área, de las cuales 57.857 m2 fueron adecuadas a un costo de $775,4 millones por los mismos particulares.Sin embargo, resaltó que el Municipio sí está pidiendo la restitución del polémico lote de Ciudad Jardín mencionado por Madriñán, al que le aparecieron dueños particulares y que está destinado para un parque de ciudad.El problema de fondo es que hoy el Municipio de Cali no tiene un inventario completo y consolidado sobre sus bienes inmuebles. Hay siete inventarios, entre ellos uno que hizo la Emru en 2007, pero la información no coincide plenamente.Así que Penilla se propone cruzar la información existente y consolidar un nuevo inventario de bienes del Municipio.El exdirector de esa dependencia Claudio Borrero, dijo que hace más de diez años él dejó consolidado ese archivo con toda la información y las escrituras de la propiedad del Municipio. Pero que luego el archivo fue saqueado por funcionarios y contratistas que en complicidad con abogados, constructores, funcionarios de notarías y de la Oficina de Registro Público levantaron nuevos títulos a favor de terceros y negociaron parte del patrimonio público.El temor es que, pese a las denuncias y alertas encendidas, esas mismas bandas sigan haciendo negocio con los bienes del Municipio y estafando a particulares.Eso es lo que temen los vecinos de la Comuna 22. Por eso están pidiendo la pronta acción del Gobierno para que las áreas verdes públicas no se pierdan más en manos de los avivatos.También en Altos de Santa Elena

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad