Precisiones del Alcalde Ospina

Julio 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:

"Se ha ampliado la rumba en una hora para los días viernes, sábado y en domingo cuando el lunes es festivo teniendo en cuenta las siguientes circunstancias: un proceso progresivo de la informalidad en el consumo de bebidas embriagantes y de adelantamiento de actividades nocturnas a puerta cerrada lo que impide el control; fomenta el consumo de alucinógenos y de licor en el espacio público.También por la migración de la actividad nocturna a otros territorios, con cifras de accidentalidad y deterioro de la vida humana en progresión. Y porque es una oportunidad de poder consolidar proceso de industria cultural, la gente cada vez más necesita espacios de emprendimiento.Hay un cambio claro en la política de la noche en la ciudad de Cali: debemos procesar espacios formales con la actividad nocturna hasta las 3:00 de la madrugada a partir de un control y de una construcción de responsabilidades compartidas con los empresarios y con los usuarios en materia del tipo de licor que se consume, en materia de entregar las llaves si se ha consumido alcohol excesivamente, en prohibir el consumo de alucinógenos e ingreso de menores en centros nocturnos. Mantener la actividad nocturna como habíamos venido nos iba a significar un mayor consumo a puerta cerrada y con ello mayores dificultades de control.Se mantiene la actividad nocturna de lunes a jueves hasta la 1:00 a.m. y la medida recoge que podrá haber cierres de establecimientos en horas más tempranas cuando las características del barrio así lo demande. Esta medida debe posibilitar calidad de empleo y cantidad de empleo. La calidad está dada por el tipo de vinculación que debe hacer el empresario a la seguridad social de sus trabajadores, la responsabilidad con el pago de las horas nocturnas y adicionalmente a todas las calidades y condiciones de seguridad industrial o laboral para que cada uno de los trabajadores sufra el menos daño. Y con la creación de nuevos espacios de emprendimiento a partir de la obligatoriedad de los diferentes establecimientos nocturnos de incorporar como mínimo una actividad cultural al mes en el respectivo establecimiento. La estrategia tiene unos condicionantes claros en materia de recolección de residuos, de protección de espacio público lo cual podría hacernos pensar en variarla en la medida en que no haya cumplimiento. Llevamos cerca de tres años con una hora restringida sin mayores logros en términos de seguridad, convivencia o en consumo de licor en la ciudad y no los hemos obtenido por la migración de la actividad nocturna formal a la actividad nocturna informal sin mayores capacidades de control. En la medida en que establecemos un horario más amplio tenemos las herramientas para controlar lo formal e impedir que lo informal siga creciendo como ha venido creciendo en barrios de la ciudad. Es claro que el consumo de licor adelantado en zonas suburbanas y vecinales de la ciudad de Cali pone en mayor peligro al señor conductor y al transeúnte. De tal manera que creo que estos son elementos técnicos y epidemiológicos para ser tenidos en cuenta. Las medidas (adoptadas) todas pueden ser asumidas de manera positiva o negativa. En nuestra mirada del asunto y en nuestro cambio de política de la actividad nocturna, es una oportunidad para adelantar autocontrol por parte de los propietarios de establecimientos, en fomentar una actividad nocturna que supere el consumo de licor como único eje para que incorpore mayores manifestaciones culturales como las danzas, las orquestas, los cuenteros, los grupos de teatros, entre otros, y adicionalmente nos da la oportunidad de consolidar una estrategia en diferentes áreas: el tema del espacio público, de los residuos y de los menores. Durante muchísimos años he sido un defensor de horarios limitados para la actividad nocturna, pero después de observar durante el último año que nuestros mayores tropiezos están en el espacio público y en actividades adelantadas a puerta cerrada de poca accesibilidad y de muchísimo riesgo hemos decidido un cambio de estrategia.Siempre pueden existir cambios. Vamos a hacer evaluaciones semanales, mensuales, semestrales. Vamos a tener un comité de trabajo que incluye a los propietarios de establecimientos y también a la Alcaldía, a la Secretaría de Cultura para observar y velar por el cumplimiento de los acuerdos. Si por alguna circunstancia exagerada o un incumplimiento persistente de la misma ocurre, no tendríamos ninguna dificultad en nuevamente recortar el horario. Las mamás y papás deben saber que a los establecimientos nocturnos no se permite el ingreso de los menores de edad, de tal forma que solicitamos que la responsabilidad y la atención hacia los jóvenes sea compartida. Por otro lado, vamos a hacer muchos más radicales y exigentes en cuanto al no consumo de licor en espacio público, allí hay un riesgo y esta es una circunstancia que debemos controlar y restringir permanentemente. Por otro lado, pensamos que la ciudad nocturna puede tener otro propósito, que haya actividad cultural donde esté la danza como motor de una actividad recreativa y productiva, sin que signifique dolor, tragedia y muerte. Y por último quiero decirles a los propietarios de los establecimientos: esta es una construcción de confianza, si hay un incumplimiento en los planteamientos adelantados, si no se construye una política de la noche con toda la responsabilidad requerida, nosotros no tendríamos límite en regresarnos a un horario aún más corto del que teníamos".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad