¿Por qué se sigue 'evaporando' la mitad del agua de Emcali?

Abril 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Germán Alonso González Barco | Reportero de El País
¿Por qué se sigue 'evaporando' la mitad del agua de Emcali?

Tan solo en el año 2014, Emcali dejó de facturar 152 millones de metros cúbicos de agua, lo que significa que $131 mil millones no llegaron a sus arcas.

Conexiones fraudulentas, invasiones, y daños en la red de acueducto generan las mayores pérdidas. Acciones que adelanta hoy la empresa apuntan al diagnóstico del problema.

En los últimos quince años el sistema de acueducto de Cali se ha convertido en una ‘vena rota’ para Emcali. Mientras en el año 2000, fecha en que fue intervenida la empresa, el porcentaje de pérdidas de agua era del 33 %, en este momento ese índice es 55,2 %.

Y es que a pesar de que los motivos de este desangre han sido identificados: daños y fugas en la red de acueducto; conexiones fraudulentas; lavaderos ilegales de carros; y asentamientos subnormales; en ninguna de las cinco administraciones que pasaron por la empresa en ese lapso se logró  disminuir ese índice. ¿Por qué no se ha podido cerrar esa llave?

Para intentar reducir este elevado porcentaje, en el año 2006, fecha en que se recuperaron los primeros dineros para inversión durante la crisis, Emcali diseño un plan estratégico compuesto por tres componentes: la sectorización hidráulica, el Centro de Control Maestro de Acueducto y Alcantarillado, y la Operación Integral. 

Sin embargo, solo fue hasta el año 2013 que los dos primeros iniciaron su implementación.

Dos años han pasado desde ese momento sin que la mejoría sea notoria. Incluso, el índice aumentó en un 4% y las críticas al plan cada vez son más fuertes.

Tan solo en el año 2014, Emcali dejó de facturar 152 millones de metros cúbicos de agua, lo que significa que $131 mil millones no llegaron a sus arcas.

Entrevista: “Queremos bajar las pérdidas de agua en cinco puntos”, gerente encargado de Emcali.

Para el exgerente de Acueducto de Emcali, Hugo Salazar, lo que se debe hacer es organizar un plan integral atendiendo cada uno de los problemas que están influyendo en  las pérdidas, para así tomar las medidas que les den solución, así como definir un presupuesto amplio para desarrollarlas.

“Las soluciones vienen de la mano de la inversión. Emcali le debe a la ciudad la reposición de las redes que ya cumplieron su vida útil”, afirmó.

En ese sentido, el concejal José Fernando Gil aseguró que a pesar de que los problemas ya están identificados, aún no se ha emprendido un “verdadero plan de reducción de pérdidas de manera consistente y sensato”.

Además, añadió que la gran preocupación es que “se han hecho inversiones y esto debería verse reflejado paralelamente en la reducción de pérdidas, pero sigue  en aumento”.

El gerente de acueducto de Emcali, Julián Lora, explicó que el plan diseñado es un conjunto de herramientas para diagnosticar el estado real de la red para tomar decisiones.

Pero estas no atacan directamente el problema, así que sus resultados no se evidencian de manera inmediata. 

“No hemos sido capaces de ilustrar al público que estos proyectos no bajan la pérdidas, sino que nos ayudan a crear un diagnóstico de los problemas. Estos ya se están atacando y hay una disminución, pero mientras más se vaya alargando el tiempo de evaluación, se va notar una mayor reducción”, precisó.

Además, indicó que debido a que el indicador de pérdidas se mide por medio de un promedio móvil anual, es muy difícil que baje rápidamente.

[[nid:415752;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/04/perdidas-agua-emcali.jpg;left;{Gráfico El País}]]

“Por más que se disminuya en un mes, el reflejo en el promedio es muy pequeño y lo que se logre hoy se verá en el porcentaje dentro de un año”, puntualizó.

Sin embargo, aseguró que este mes por primera vez el indicador bajó, tendencia que esperan  mantener y alcanzar al finalizar el año un índice de 49,8 %, meta que a la que se comprometió Germán Marín Zafra a su llegada a la gerencia general de Emcali hace unos días.

El presidente de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, Edgar Llanos, destacó que la sectorización hidraulica puesta en marcha por Emcali es un buen inicio.

“El manejo de presiones es una buena alternativa para disminuir daños y fugas en las tuberías antiguas de la ciudad”.

Este proceso consiste en dividir las redes de acueducto de la ciudad en 76 circuitos (zonas), lo que permitirá tener un control específico de cada uno de ellos en regulación de presiones, disminución del suministro, y ubicación de fugas o daños no visibles.

En la actualidad este proceso solo va en el 12% y en junio se entregarán 26 sectores más, con lo que Emcali espera tener un diagnóstico más amplio y mejorar el índice. 

Al destacar la importancia de la sectorización, el Gerente de Acueducto explicó que con esta estrategia se pueden evitar situaciones como la de Pampalinda, en la que al cambiar su suministro de la red baja (Planta Puerto Mallarino), a la red alta (San Antonio), se aumentó la presión de 30 a 60 columnas de agua y las tuberías  se reventaron.

En cuanto al Centro de Control Maestro, Lora afirmó que es una herramienta que facilita la programación de las reparaciones y el cierre de válvulas para evitar las fugas de agua. “Es como un gran cerebro donde tenemos toda la información de la red en tiempo real para tomar decisiones acertadas”, señaló.

El último componente, la Operación Integral, que aún no ha sido implementado, apuntará a disminuir las pérdidas comerciales.

De acuerdo con Emcali, cada mes se pierden alrededor de 1.675.300 metros cúbicos de agua porque hay quienes  realizan conexiones fraudulentas para abastecer sus predios y por los que se ingenian trampas para no pagar el valor consumido.

Lucierne Obonaga, jefe del departamento comercial de Acueducto, aseguró que las irregularidades en los clientes de Emcali se concentran en los estratos uno y dos. Tan solo en marzo se registraron 432 y 264 fraudes respectivamente, mientras que en el estrato seis se presentaron solo 2 irregularidades.

“A los infractores se les cita para un acto administrativo y se hace una resolución, si se llega a un acuerdo, se les normaliza el servicio. En el caso contrario se inicia una acción penal por defraudación de fluidos”, precisó. 

De los 5786 clientes que fueron sorprendidos cometiendo fraude, 3865 reincidieron en la irregularidad. Esta situación se presenta principalmente en barrios de las comunas 18 y 20 como Alto Nápoles, Polvorines, Alto Menga y Siloé.

Según cuenta Jhon Grijalba, supervisor uno de Acueducto, en cada visita que se realiza en uno de estos barrios, de 30 personas a las que se les ha cortado el servicio, cerca 12 han realizado una reconexión ilegal. “Ellos contratan a alguien por $20.000 que tenga conocimientos en plomería  para que haga la reconexión o lo hacen ellos mismos, de manera que toca cortarles el servicio desde la red matriz”, relató.

En cuanto a las conexiones clandestinas, numerosos moteles e industrias utilizan doble acometida;  la legal (con el medidor) es empleada por 10 días para generar consumo, mientras que los días restantes usan la alterna para no pagar.

Otro de los factores que está impactando  las pérdidas de agua de la empresa lo constituyen los asentamientos subnormales, que representan el 5% del índice de agua no contabilizada. En sectores como La Choclona, La Fortuna, y parte de alta de Terrón,  los habitantes se pegan de la red matriz y derivan hasta 200 conexiones para sus viviendas

“Ellos exploran dónde está ubicada la cola de la red, excavan y por medio de un collarín sacan una acometida de una pulgada. De ahí sacan las conexiones con mangueras de un cuarto o media pulgada para llevarlas hasta sus casas”, puntualizó Grijalba.

Emcali no puede legalizar el servicio en los asentamientos porque se encuentran por fuera del POT, por lo cual se trabaja en un proyecto para presentarlo a Planeación y lograr así poder facturar zonas que ya estén consolidadas y no estén en alto riego.

TutelasEl 2% de las pérdidas de agua de Emcali son originadas por acciones judiciales falladas en contra. En el barrio El Retiro se presentó el caso de un cliente que solicitó servicio  en un punto donde no hay redes. Emcali lo  citó para estudiar el caso y este no acudió e interpuso una tutela.  “El juez  ordenó que debemos prestar el servicio donde no hay redes y se realice la instalación violando toda la normatividad”, explicó  Lucierne Obonaga.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad