¿Por qué los niños trabajan en las calles de Cali?

Junio 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Estudio indica que menores suplen las necesidades que no cubren los padres. La actividad económica principal de los niños es la venta de productos que incluye comestibles como dulces, chicles y frutas.

Razones como que las madres son cabeza de hogar abandonadas por sus parejas, la muerte o el fallecimiento del padre generan que los menores tengan que salir a trabajar para poder completar los ingresos del hogar.

Esta es la principal conclusión para el caso de Cali del estudio ‘Características, condicionantes y dinámicas de relación en familias de niños trabajadores’ contratado por la Fundación Telefónica y realizado por la Fundación Centro de Estudios de Economía Sistémica (de Medellín) y la Universidad del Rosario (de Bogotá), que fue dado a conocer ayer, un día antes de conmemorar el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

La investigación también se realizó con niños y padres de familia de  Medellín (para conocer el entorno del trabajo infantil en las urbes) y en Muzo (Boyacá) y Cajamarca (Tolima), que evaluó el entorno rural.

En la capital del Valle se tomó la información de niños y padres de familia residentes en el barrio Mojica (Comuna 15) y Calimío-Desepaz (Comuna 21), que pertenecen al programa Proniño, que se financia con recursos de la Alcaldía de Cali y la Fundación Telefónica.

Lo arrojado en la investigación dice que los niños asumen el trabajo como una responsabilidad. Y aunque perciben la injusticia, lo toman con una actitud adulta porque entienden las limitaciones en el hogar.

La actividad económica principal de los niños  es la venta de productos que incluye comestibles como dulces, chicles y frutas, que generalmente lo hacen solos, sin la presencia de los padres.

Los que se  dedican a actividades relacionadas con el reciclaje, la jardinería y los acarreos, lo hacen acompañando a su mamá o papá.

Jorge Giraldo, investigador de la Fundación Centro de Estudios de Economía Sistémica, dice que es más común que los niños que viven en las ciudades asistan al colegio y que alcancen a cursar algunos grados del bachillerato. “Pero son niños que tienen problemas de comprensión en las clases porque están cansados. No basta solo con ir, sino con estar realmente dispuestos a aprender”, comentó.

Para los niños que devengan algún tipo de ingreso y son ellos los que lo reciben, parte de este lo destinan para financiar algunas necesidades personales (que pueden ser primarias, como el vestuario; o suntuarias, como la compra de celulares).

Lea también: En Cali hay por lo menos 2753 menores laborando, dice Ministerio del Trabajo

Giraldo indicó que existen muchas creencias de que los niños que trabajan se alejan de los vicios y de las bandas criminales. “Pero en el caso del menor que se desempeña en labores informales, están más expuestos a esos peligros”.

En algunos casos, en menores proporciones, se detectó explotación de padres o familiares (que no trabajan y dejan toda la responsabilidad a los hijos),así como abandono de los padres, que dejan a los niños a cargo de la abuelas o tíos y no vuelven a hacerse responsables.

Luis Alfredo Gómez, secretario de Bienestar Social, dijo que se siguen haciendo labores de socialización y operativos con el ICBF para erradicar el trabajo infantil.

De interésLa tasa de trabajo infantil en Cali,  según el Dane  es de  5,3 % y la del trabajo infantil ampliado es de 8,3 %. El trabajo infantil ampliado es el que se relaciona a oficios domésticos,  que según el estudio, también se encontró en Cali, con labores de hasta 15 horas diarias. En el programa Proniño  atiende hoy 1031 menores en Cali.   El año pasado aplicaron a esta atención 2267 niños y gracias a ello, el 44 % se retiraron de sus trabajos, el 17 % redujeron las horas de trabajo y el 39 % siguieron laborando, según informó Albirian Moreno, jefe de proyectos sociales de la Fundación Telefónica.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad