¿Por qué los lixiviados de Navarro están contaminando las aguas del río Cauca?

Mayo 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa
¿Por qué los lixiviados de Navarro están contaminando las aguas del río Cauca?

Esta es la piscina cinco, mejor conocida como la de la ‘Ballena’ entre los operarios de CVC, pues tiene una bomba llena de gas.

Aunque la Alcaldía y Emsirva lo niegan, los lixiviados llegan al afluente del que se surte el 75% de los caleños. Lea el informe completo sobre los daños ambientales generados por estas sustancias tóxicas.

El País revela una serie de fotografías tomadas el 28 de febrero del 2011 por técnicos de la Corporación Autónoma Regional, CVC, y repetidas el jueves pasado, que demuestran cómo los lixiviados (líquido venenoso que produce la basura en descomposición del antiguo botadero de Navarro) están contaminando los canales Ingenio y Suroriental, los cuales vierten la sustancia tóxica al río Cauca, que proporciona el 75% del agua que consumen los caleños.La contundencia de las imágenes desmiente los argumentos esgrimidos la semana pasada por Emsirva en liquidación y el Municipio, en el sentido de que en “Navarro no pasa nada”.Esas entidades son las responsables de sellar y cuidar el vertedero, una vergüenza ambiental que, a pesar de estar cubierta con pasto y maleza, sigue y seguirá destilando líquidos putrefactos y gases tóxicos durante los próximos 28 años.El País también conoció que la CVC notificó los hallazgos en marzo pasado a la Alcaldía y a Emsirva en sendas cartas donde les advierte el peligro por los “focos de contaminación que se encuentran sin control en Navarro”.“Se están contaminando directamente dos corrientes superficiales (canal Suroriental y canal del Ingenio), la madrevieja e indirectamente el río Cauca, con afloramientos de lixiviados no controlados”, señalan las misivas.Además, la CVC detalla los sitios por donde esto sucede: “Hay una filtración sobre el canal Sur en la zona donde se presentó el derrumbe en el año 2001; otras dos que afectan el canal del Ingenio, una cerca a la entrada del sitio de disposición, el cual recoge los lixiviados que se filtran del tanque fracturado y del rebose de una caja de almacenamiento ubicada cerca al tanque, así como la filtración del cerro antiguo y otra por el sector de las bandas abandonadas, donde se hacía el reciclaje”.Otros dos lugares donde se presenta contaminación están ubicados sobre la madrevieja del río Cauca, que se prolonga dos kilómetros después del basurero: uno de ellos, entre el cerro antiguo y el vaso donde se depositaban residuos hospitalarios y el otro frente a los vasos 4, 5 y 6.La autoridad ambiental de la región también menciona que “las chimeneas y los quemadores de gas funcionan eventualmente. Además, el sistema de recolección de gases es insuficiente y, aunque son altamente contaminantes del aire, no se ha implementado ningún tratamiento, conociendo que a menos de un kilómetro existen asentamientos urbanos”.La deuda ambiental del MunicipioTal como sucedió con la minería ilegal en Los Farallones, sólo hasta que la Procuraduría Ambiental y Agraria del Valle instauró una acción de tutela ante las evidencias fotográficas de la contaminación fue que se abrió el debate público por lo que está ocurriendo con el sellado del basurero de Navarro.En la acción judicial se pide al Juzgado Segundo Administrativo de Cali que obligue al Municipio, a Emsirva y a la Superintendencia de Servicios Públicos (porque está liquidando la empresa de aseo), a tomar las medidas inmediatas y urgentes para que se detenga la contaminación y se implemente un sistema de tratamiento de los líquidos tóxicos.Sin embargo, el debate desatado la semana anterior por el anuncio de la tutela se desvió hacía la probabilidad de que el fuerte invierno desborde las siete piscinas que hoy contienen unos 500.000 metros cúbicos de lixiviados, según un reporte de Ministerio del Medio Ambiente. La situación es mucho más complicada que esa posible inundación, pues, pese a que ninguna entidad lo quiere aceptar, “esa contaminación lleva más de tres años ocurriendo y no es por el aumento de las lluvias, sino por la inoperancia del Municipio”, explicó un miembro de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, que prefiere el anonimato para evitar represalias.A lo que se refiere el experto es a la falta de acciones por parte del alcalde Jorge Iván Ospina, en los ya casi tres años que han corrido después de que la CVC ordenara, el 25 de junio del 2008, “la cesación de la disposición de residuos sólidos domésticos, industriales y hospitalarios; el cierre definitivo del antiguo vertedero, del relleno sanitario transitorio y de la celda transitoria (Vaso 7) y prohibiera la disposición final de residuos sólidos en Navarro”.Según la CVC, ni el alcalde Ospina ni la gerente liquidadora de Emsirva, como directos responsables, han dado cumplimiento a los requerimientos contemplados dentro del Plan de Manejo para la Clausura y Sellado definitivo del vertedero, ni al Conpes del río Cauca.Un vocero de la entidad ambiental le dijo a El País que “la situación es crítica, no sólo por el aumento de las lluvias, que en menos de cuatro meses coparán la capacidad de almacenamiento de la laguna siete (que es la única disponible, pues las demás están llenas al 90% de sus posibilidades) sino porque Emsirva está recirculando parcialmente los lixiviados entre las lagunas sin tratarlos; además, le hace mantenimiento a las torrenteras y los canales perimetrales de aguas lluvias, desmaleza los vasos, arregla las vías de acceso, algunas de las cuales no cumplen las condiciones mínimas de transitabilidad y enciende de vez en cuando las chimeneas para la quema de los gases”.De acuerdo con los informes de CVC, lo que no está haciendo Emsirva, ni el Municipio, es atender temas más complejos y estructurales como el control de las filtraciones de los lixiviados ni la liberación de gases almacenados dentro de los vasos, lo cual se evidencia por el ‘embombamiento’ de la geomembrana de impermeabilización, debido a la presión ejercida en la laguna cinco, así como la contaminación al aire que generan estos gases, además del hecho de que se está desaprovechando energéticamente el metano generado.Debido a la falta de acción, la CVC, como autoridad ambiental, le exigió el pasado 3 de marzo a Emsirva, y el 31 del mismo mes al alcalde Ospina, que presenten un plan de contingencia ante la progresiva e inminente pérdida de capacidad de almacenamiento de los lixiviados, así como un cronograma de las obras para controlar las filtraciones actuales.También pide un informe sobre qué solución se le va a dar al ‘embombamiento’ de la geomembrana en la piscina cinco y cómo piensa Emsirva asegurar el encendido permanente de las chimeneas para quemar gases, así como el plan de contingencia para el control de incendios o explosiones, al considerar la línea de alta tensión que cruza por el vertedero.Por último, la corporación ambiental ordena corregir los problemas de empalmes entre geomembranas y torrenteras, sellándolos con calor para garantizar que no se filtre el agua lluvia y aumente el volumen de lixiviados; realizar mantenimiento continuo a los canales para evitar que se taponen con tierra y residuos vegetales y terminar de instalar la malla que cierra el perímetro (aún faltan 466 metros) antes del 15 de junio del 2011.Emsirva respondeEl 18 de abril pasado, el ingeniero Jaime Artunduaga, en nombre de Emsirva en liquidación, le contestó a la CVC que “aún no se ha iniciado el proceso de contratación del sistema de tratamiento de lixiviados, que está en curso la contratación del cerramiento perimetral del basurero y la reparación de la cámara de lixiviados fracturada”.Sobre el ‘embombamiento’ de la geomembrana de la laguna cinco, dijo que “se está solucionando a través de una reclamación a los constructores, aprovechando que la respectiva póliza de garantía de la obra está vigente”.Artunduaga también informó que Emsirva, “con la asesoría de Consultoría y Dirección de Proyectos, Cydep Ltda., extendió invitación a varias empresas especializadas para que presenten propuestas de manejo y aprovechamiento de los gases generados en el basurero de Navarro”. Se ha planteado un negocio de concesión, con un horizonte a doce años, de los cuales los dos primeros serían para diseños y los diez siguientes para la explotación del recurso.Sellar técnicamente Navarro debe ser una prioridad para el próximo Alcalde, pues es la única forma de asegurar que Cali pueda ‘correr su cerca’ hacia esa zona.¿Burla al Conpes del río Cauca?El Ministerio de Ambiente espera que la Alcaldía de Cali y Emsirva se pongan las pilas y cumplan con los compromisos pactados en el Conpes 3624 firmado el 20 de noviembre del 2009, mejor conocido como el Conpes del río Cauca , pues allí se acordó la manera de recuperar la cuenca alta de este importante afluente.Es que ya en una reunión de febrero del año pasado se determinó un período no mayor a seis meses desde su firma para impulsar un esquema de coordinación interinstitucional, pero no ha funcionado y a la fecha es notorio el atraso en las acciones de mitigación en favor del Cauca.Las diferencias entre el Municipio y Emsirva arrancaron por la polémica licitación en la que intervino hasta la Procuraduría y que le otorgó hace un año a la firma Hidrosuelos EU (el único proponente) la realización de los estudios y diseños del sistema de tratamiento de los lixiviados.Dichos estudios, que llevan por título ‘Informe del prediseño fase I y diseños fase II del sistema de tratamiento de lixiviados en el sitio de disposición final de Navarro en la ciudad de Santiago de Cali’, apenas están siendo revisados por la CVC.“Lo que causó la molestia fue que Emsirva no le dejó manejar el presupuesto a la Alcaldía”, aseguró un veedor ciudadano. David Millán, vocero de la Alcaldía, dijo en su momento que “la Administración no autorizará ni invertirá dineros en nuevas piscinas, porque se debe hacer un manejo adecuado y una disposición final, técnica y ambientalmente sostenible de todos los lixiviados”.Más allá del disgusto, la Alcaldía está en deuda con el sellado del basurero, de acuerdo con lo que le dice la CVC en una carta a la Procuraduría Ambiental y Agraria .“Hasta donde sabemos, a la fecha (abril 19 del 2011) tampoco han sido aprobados los recursos de cofinanciación del Municipio de Cali, $25.000 millones a razón de $2.500 millones anuales por diez años, exigidos por el Ministerio de Ambiente para desembolsar los recursos contemplados en el Conpes 3624 del 2009 correspondientes al Proceso de Clausura y Sellado Definitivo del Basurero de Navarro”, señala la misiva.Según el Gobierno Nacional, la inversión total en las acciones para frenar la contaminación que está provocando Navarro sobre el Cauca será de $44.800 millones en un lapso de diez años.La Alcaldía deberá aportar $25.000 millones, el Fondo Nacional de Regalías otros $13.800 millones y el Ministerio de Ambiente los $6.000 millones restantes. El Gobierno aclara, incluso, en el mismo Conpes, que “los recursos de la Nación, a través del Fondo Nacional de Regalías, están condicionados a los aportes del Municipio de Cali”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad