¿Por qué los caleños están inconformes con la gestión del alcalde Rodrigo Guerrero?

Noviembre 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Analistas dicen que los problemas de imagen que tiene el Alcalde de Cali se deben a que no muestra la labor que hace.

Aunque los caleños decidieron de forma contundente darle una segunda oportunidad a Rodrigo Guerrero para dirigir otra vez los destinos de la ciudad, a diez meses de su posesión, no en todos los sectores parece valorarse de la misma forma su gestión.Entre la llamada opinión calificada, la la labor de Guerrero es respaldada, como lo demostró el IV Panel de Opinión realizado entre líderes caleños, según el cual el 54 % de los consultados da una referencia positiva del alcalde. Sin embargo, entre muchos ciudadanos de a pie esa gestión no es dimensionada de la misma forma, tal como lo refleja la encuesta de Gallup divulgada la semana anterior, en la cual solo el 28 % de los consultados aprobó esa labor.¿Por qué está golpeada la imagen de un alcalde que durante su mandato ha invertido $24.381 millones en la reparación de escuelas, ha recuperado un trayecto de andenes tan largo que podría llevar y traer de Palmira, ha tapado 25.000 metros cuadrados de huecos, ha iluminado y mejorado quince parques que antes le pertenecían a la delincuencia...? ¿Por qué sí hay confianza para pagar impuestos y megaobras, pero no para reconocer lo que está haciendo el Gobierno?El ‘desencanto’ de muchos caleños es consecuencia de un caldo de cultivo que tiene ingredientes como medidas impopulares, desarrollo de proyectos que arrojan resultados a mediano plazo y sobre todo, aseguran analistas, las decisiones relevantes y las que están directamente relacionadas con las clases populares se guardan en un cajón o se dicen ‘en voz baja’ en lugar de contarlas.Germán Jaramillo, expresidente del Comité Intergremial del Valle, sostiene que es “muy preocupante” que aunque la ciudad esté mejorando, la población no lo perciba. “Si esa situación no se corrige se pueden generar problemas de gobernabilidad. Hay que volverse a poner el pañuelo, ir a la calle y explicarle a la gente lo que se está haciendo”, asegura.Los efectos de esa “falta de explicación” ya se han visto: por ejemplo, las protestas protagonizadas por los propietarios y conductores del sistema colectivo de transporte que alegan que el alcalde les está quitando el trabajo. Mauricio Vásquez, coordinador del programa Cali Cómo Vamos, indica que el de la movilidad es un tema sensible e impacta de manera contundente la opinión de la gente. Pero, recuerda, la transición del sistema tradicional al masivo era una decisión tomada desde hace más de diez años y fue a Guerrero a quien le tocó su implementación.Vásquez recomendó seguir difundiendo el uso del MÍO, socializar las rutas, conseguir los buses que hacen falta para mejorar las frecuencias y los tiempos de viaje. Y tratar de lograr una decisión concertada entre los operadores del MÍO y propietarios de buses antiguos de modo que se les garantice un valor justo por sus carros a los propietarios, sin lesionar las finanzas del Municipio.Cuestión de imagenNo solo retirar los buses viejos de las calles, sino imponer sanciones a quienes estacionan donde no se debe, reducir costos en el alumbrado navideño y cobrar con presión la contribución por valorización para que se mejore el recaudo y se puedan terminar las obras prometidas por la pasada administración, resultan decisiones impopulares que le deterioran la imagen al Alcalde.La exsenadora Yolima Espinosa, dirigente del Partido Verde, asegura que Guerrero está haciendo un gobierno serio que no se basa en estar bien o mal en las encuestas. “Está tocando puntos álgidos que ningún alcalde tocó y eso lo está pagando con su popularidad”.Asegura que la única manera de mejorar esa relación con los caleños es contar la importancia de lo que se está haciendo. “Una gallina pone un huevo y lo cacarea y el alcalde y su gabinete se están quedando callados. Ellos deben salir a los medios, estar en contacto con la gente, sin dejar de la lado la seriedad y la labor importante, porque por subir en una encuesta no se puede caer en la banalidad”.El empresario Germán Jaramillo comenta que en ese sector el Alcalde “está bien parado” y explica que ello se debe a que el Mandatario está actuando frente a problemas fundamentales que impedían el desarrollo de la ciudad. Lo que pasa, según él, es que la gente del común no lo entiende. “Muy pocas personas entienden lo importancia de haber terminado el contrato con Sicali y que sea el Municipio que recaude sus impuestos”. El líder comunal, Hugo Salazar, considera que el responsable del deterioro de la imagen de Guerrero es solo suya. Señala que durante la pasada administración se cometieron muchos errores y él en vez de contarle a la comunidad lo que pasó, ha tratado de resolver situaciones sin que nadie se entere “y ahora, cuando pasan cosas como los problemas del MÍO, todos creen que es por su culpa”.El politólogo Óscar Duque es claro y asegura que los problemas de imagen de Guerrero son “porque todavía no se ve nada de lo que esté haciendo y la percepción de la gente es que no ha hecho nada”. A renglón seguido expresa que la ciudad se acostumbró, en cuatro años pasados, a un alcalde que le gustaba la propaganda y hacer bulla por cada cosa que hacía. “Los resultados del trabajo de Guerrero no se van a ver hoy ni mañana sino a mediano y hasta a largo plazo”.Roberto Arango, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, considera que es “desobligante juzgar una gestión por sus primeros diez meses después de tantos años de malas administraciones y de malas actuaciones que hemos padecido”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad