¿Por qué está dividido el Concejo de Cali?

Marzo 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
¿Por qué está dividido el Concejo de Cali?

Al iniciar su administración, el alcalde de Cali Maurice Armitage, dijo que haría equipo con todos los cabildantes. Sin embargo, tras los estudios de las facultades para la reforma administrativa, se rompieron las relaciones.

Falta de credibilidad, un pecado de la coalición que se formó a comienzos de año. Estudio de Plan de Desarrollo, a prueba de fuego en medio de la crisis.

El idilio que hubo entre los quince concejales que conformaron  la coalición de la Corporación duro poco. El mismo se rompió a los dos meses y medio de haber iniciado las sesiones de este año.

La mecha que prendió la llama   fue el primer proyecto que les presentó el alcalde de Cali, Maurice Armitage, en el que pidió facultades para adelantar una reforma administrativa y que en el transcurso de la discusión terminó por dejar profundas heridas en la coalición.

En principio, los concejales se acercaron al Mandatario para intentar intercambiar favores. Ellos daban el sí por mayoría y Armitage cumplía con una supuesta promesa hecha poco después de ser elegido:  mantener los contratos  de prestación de servicios  de los amigos de los concejales. 

Pero la estrategia utilizada en  antaño por otros gobernantes no se concretó. Este  Alcalde dijo  no de tajo.

Públicamente los impulsores de la coalición  en el Concejo dicen que esta es sólida, pero algunos de sus integrantes, que pidieron reserva,    dicen  que los voceros están sacando provecho, pero  otros creen que esa  vocería no existe porque en repetidas ocasiones ha quedado claro que  de  Armitage no obtendrán ni la respuesta a una llamada telefónica.

De las fracturas que dejó el proyecto de facultades, el más afectado ha sido el presidente del Concejo, Carlos Pinilla, que no ha logrado  cumplir con la promesa de mantener las cuotas de sus compañeros dentro de la Administración ni hacer parte de los programas del Alcalde.

Colegas suyos aseguran que perdió total credibilidad como su representante porque el Alcalde ya no le abre la puerta de su despacho, no le contesta llamadas  y  ‘bloqueó’ cualquier contacto con él y sus amigos de coalición. Al punto que  algunos de sus colegas aseguran que Pinilla ha dicho  que  el único amigo en el Concejo  es Juan Manuel Chicango.

Las dudas sobre   la vocería de Pinilla no son la única razón de la crisis en  la alianza política interna del Concejo. Los celos por  quién se le acerca primero al Mandatario también ha sido motivo de discordia.

La  concejal liberal Clementina Vélez sembró una ‘mina’  el miércoles  pasado al ventilar en plenaria que al concejal conservador  Fernando Tamayo “le está yendo muy bien con esta Administración”. Aseguró que él    tenía una representación  importante y que “en las secretarías de Vivienda, Tránsito y en el Dagma se sentía excelentemente atendido”. 

Es más, en pasillos se comenta  que Tamayo juega a dos bandas. Durante  semanas criticó el proyecto de facultades  y argumentó muchos  motivos para no aprobarlas,  pero  finalmente terminó en el grupo de 19 concejales que le dio el sí a la iniciativa.

El conservador insiste en que la coalición es “sólida”. Que lo que ocurre con Clementina es solo un juego de palabras irónicas que no menoscabará  al grupo ni tampoco las relaciones con ella.

Sin embargo, al  vocero del conservatismo en el Concejo se le atribuye que la concejal liberal esté hoy por fuera de la coalición y la Comisión de Presupuesto, a la que él entró,  situación que fue avalada por el liberal Carlos  Pinilla; Carlos Hernán Rodríguez, de Cambio Radical, y el conservador Albeiro Echeverri.

Las ‘desbancadas’

La coalición inicial fue conformada por los cuatro partidos  con más bancada. Sin embargo, los liberales, los de la U, los conservadores y Cambio Radical ya no actúan en bloque, lo que quedó en evidencia durante las discusiones de las facultades.  Cada concejal ha hecho subgrupos dependiendo de sus intereses, por lo que la alianza sigue perdiendo fuerza.

Albeiro Echeverri, de los veteranos del Concejo,  está captando la atención de    Tania Fernández y Audry Toro -pupilas de la gobernadora Dilian Francisca Toro—  quienes lo acompañan en las proposiciones, como se vio en los últimos debates del proyecto que reestructurará el Municipio.

A  eso se suma que los cuatro  concejales de Cambio Radical obedecen a sus jefes políticos. Por ejemplo,  el representante a la Cámara José Luis Pérez   acomoda sus concejales según el juego que se esté dando en el Concejo.  

Mientras Alexándra Delgado, quien hace parte de la Mesa Directiva del Concejo,  acompaña a la coalición en las decisiones que se tomen; Diego Sardi actúa como un hombre  “objetivo” que a veces es incondicional con el grupo, pero otras veces trabaja solo. Su principal tarea es mantener las relaciones con el Alcalde. Incluso, sostienen sus compañeros, que es tal vez el único de los cabildantes de  la alianza que cuenta con el respaldo del Mandatario.

El concejal Carlos Hernán Rodríguez -Cambio Radical-, primo del exgobernador Juan Carlos Abadía,   acompaña  a Pinilla, aunque, dicen compañeros suyos,  trabaja a conveniencia y nunca se sabe a tiempo el sentido de su voto.

Mientras el  cabildante Luis Enrique Gómez —también de Cambio— tiene gran identidad con los conservadores Albeiro Echeverri y Fernando Tamayo.

Ante el actual panorama, expresan en el Concejo, es incierto el futuro del Plan de Desarrollo, el proyecto más importante del Alcalde, que debe llegar a esa Corporación próximamente  y donde se medirán fuerzas  entre Gobierno y Concejo, cuya coalición sigue con heridas abiertas por cuenta de la reforma administrativa.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad