¿Por qué el Oeste y Siloé colapsan con cada aguacero en Cali?

¿Por qué el Oeste y Siloé colapsan con cada aguacero en Cali?

Abril 22, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País 
Oeste inundaciones

En esta fotografía de un tramo de Cristales se evidencia cómo las nuevas edificaciones de la zona están impactando los sistemas boscosos que cumplían con la tarea de retener el agua en días de lluvias. Especialistas aseguran que se requieren controles ambientales y obras de mitigación.

Especial para El País

La noticia ha sido recurrente durante los últimos años: el oeste de la ciudad y Siloé colapsan en días de lluvias intensas. Algunos, incluso, mueren en medio de los aguaceros. En 2016 fueron seis personas de la familia García Rojas. El pasado martes dos más. Doña María Hernández, 74 años, y don Laureano Chauta Gómez, de 84.

Las calles se inundan, en las redes sociales se comparten videos de bomberos rescatando conductores en autos a la deriva, mensajes que nos recuerdan que el calentamiento global no es un cuento.

Pero todo tiene una explicación. Que el Oeste de Cali y Siloé se conviertan en una especie de río enfurecido cuando llueve no es fortuito.

Ocurren, para empezar, fenómenos climáticos difícilmente controlables como el del pasado martes. En Siloé, según los reportes oficiales, cayeron en apenas dos horas 68.5 milímetros de agua. Es casi la cantidad de agua que cae en la ciudad durante todo un mes.

Vea también: los dramáticos testimonios de los afectados por el aguacero del martes en Siloé

En el río Aguacatal, al Oeste, en dos horas cayó exactamente lo que en promedio cae en 30 días: 80 milímetros de agua.

Y eso, según Rodrigo Zamorano, el Secretario de Gestión del Riesgo de Emergencias y Desastres, hace que cualquier ciudad del mundo, sea Nueva York, Londres, Boston o Cali, se inunde.

“No existen ductos ni canales de aguas lluvias que resistan una precipitación tan grande en tan corto plazo. Igual sucedió en Chipichape hace unos 4 años, cuando cayeron casi 70 milímetros de agua. Se inundó Chipichape, Carvajal, la sede administrativa del Deportivo Cali, porque son fenómenos que se resisten a cualquier infraestructura”.

Que haya llovido de esa manera en el Oeste, comunas 18 y 20 especialmente, también tiene una explicación. Según Harold González, ingeniero de la Red de Hidroclimatología de la CVC, el pasado martes se formó en el noreste del país (Antioquia y Chocó) un “sistema de baja presión”, que en palabras sencillas es un fenómeno que genera nubes que generalmente producen precipitaciones intensas, ventiscas, tormentas eléctricas, “y la influencia en la ciudad de estos sistemas fue muy alta”.

Además, la mañana de ese martes fue calurosa, lo que generó una alta evaporación y por consiguiente la formación de nubes cargadas de agua, y una cosa llevó a la otra hasta que se desató aquel aguacero bíblico, con un problema más para el Oeste y Siloé: por su ubicación, la cercanía con Los Farallones, son zonas más proclives para que en épocas de lluvias padezcan aguaceros que asustan a cualquiera.

“En estas temporadas entran vientos del Pacífico, del Norte, del Sureste. Cuando estos tres sistemas coinciden con bastante humedad en ciertos sitios ocasionan lo que pasó el martes. Y el oeste de Cali está en una zona donde confluyen estos vientos”, comentó Harold González.

Lea también: ¿Qué hacer para evitar más tragedias por invierno en la ladera de Cali?

Cali, por cierto, tiene la tecnología necesaria para determinar si mañana va a llover, pero no para determinar si duro o suave. Para ello se requerirían aparatos más sofisticados.

Los otros agravantes

Además de las lluvias intensas, el Oeste y Siloé padecen de problemáticas que hacen que todo se salga de madre con un aguacero. Uno de los principales problemas es el manejo de las basuras en la ladera.

Según Catherine Arteaga, Jefe de Comunicaciones y Relaciones Públicas de Ciudad Limpia, el operador encargado de la recolección de basuras en Siloé, se han encontrado con personas que tildan a los funcionarios de Ciudad Limpia como “abusivos” e “injustos” por cobrar por el servicio de recolección, “cuando acá tiramos las basuras a las quebradas”.


“Siloé tiene siete quebradas; está llena de agua. La quebrada Aguarruz, que desemboca en el río Cañaveralejo, (queda detrás del cementerio de Siloé), es un sitio completamente cargado de residuos que vienen desde la parte de arriba. En el sector conocido como Chorritos también hay nacimientos de agua y todos tienen la misma problemática. Son desarrollos desorganizados; la gente tira su basura a las quebradas”, dijo Arteaga.

Lea también: Emergencia en Siloé también podría repetirse en otras zonas de Cali

En los últimos años igualmente la quebrada Isabel Pérez de Siloé se ha desbordado desencadenando tragedias como la de 2016 cuando murieron seis personas. En parte la razón de esos desbordamientos es justamente el represamiento de las aguas debido a la gran cantidad de basuras que se acumulan, y eso a su vez se debe en parte a una situación que denunció un líder del sector que pidió la reserva de su nombre: en algunos puntos de Siloé los operarios encargados de recoger la basura no pueden entrar debido a las fronteras invisibles, la guerra de pandillas.

“La quebrada Isabel Pérez nace cerca de un sector llamado San Francisco, donde hay muchos problemas de seguridad. San Francisco es la frontera invisible entre la pandilla de El Hueco y la pandilla de San Francisco. Allí los que recogen la basura no pueden entrar, a no ser que se organicen recorridos con acompañamiento de la comunidad. Pero pueden pasar meses sin que se recojan basuras y escombros”.

Justamente el de los escombros es otro problema que hace que el Oeste colapse con las lluvias. En Cali, actualmente, los operadores no tienen dónde llevar estos materiales, en una ciudad en la que las nuevas construcciones proliferan.

“Hay una crisis en Cali en el tema de escombros. Los tenemos que llevar hasta Puerto Tejada, donde la escombrera cierra a las 5:00 de la tarde. Tienen horario de oficina. Es decir que máximo, podemos recoger escombros hasta las 3:00 de la tarde, porque si lo hacemos después no podemos llevarlos a ninguna parte. La ley nos obliga a ir a escombreras autorizadas y las únicas que lo están no se encuentran en Cali. Hay una en Villa Rica, otra en Candelaria y otra en Puerto Tejada. Es un tema urgente que la ciudad debe resolver”, advirtió Catherine Arteaga, de Ciudad Limpia.

Vea también: la nieta de los dos adultos que murieron tras aguacero en Siloé, narra lo sucedido

Una buena parte de esos escombros los generan las nuevas edificaciones que se vienen levantando en el suroeste, zona de Cristales.

Y el impacto de estas estructuras en la montaña, en opinión de Efraín Torres, Jefe del Departamento de Recolección de la Gerencia de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, también podría explicar por qué el Oeste y Siloé se inundaron el martes pasado.

“Algunas construcciones que se levantan en el Oeste han intervenido pequeños cauces y quebradas, en algunos casos desviándolos. Estas obras están afectando ambientalmente a este sector que anteriormente era bosque. Ese sistema boscoso retenía las aguas que ahora están llegando directamente a las vías, como se evidenció el martes con la inundación de la Avenida de los Cerros”.

A la de las nuevas construcciones también se le suma la problemática de las invasiones. Hace unos días este diario recorrió el Jardín Botánico, 800 metros después del Zoológico, y comprobó que en las montañas de los alrededores han construido casas de manera irregular, algunas en concreto incluso.

Un ciudadano que pidió no ser citado denunció además que desde 1947 un privado le cedió al municipio una extensa zona de terreno de la finca El Mameyal para consolidar allí El Bosque Municipal (en cercanías al Zoológico), pero el terreno está invadido, impactando el medio ambiente.

“Dicha adquisición se confirma a través del acuerdo 285 del 10 de septiembre del año de 1947, publicado en la Gaceta Municipal. Han pasado más de 70 años y la negligencia de todas las alcaldías hasta la fecha ha permitido todo tipo de invasiones en este sector y por lo tanto el robo continuado del patrimonio de todos los caleños. Es una vergüenza. Uno de los linderos del predio es la quebrada La Vida, frente al actual restaurante El Bosque. En dicho predio hay un invasor con una casa construida que toma de manera fraudulenta energía y ante las denuncias realizadas en Emcali, tampoco se ha tenido ningún resultado. Este puede llegar a ser el robo de tierras más grande en la historia de bienes inmuebles de Cali”, dijo la fuente.

Es claro como la lluvia: mientras todos estos embrollos persistan, la noticia de que el Oeste y Siloé colapsan en días de aguaceros miedosos seguirá repitiéndose.

Otros datos

Nueve familias de Siloé recibieron por parte de la Alcaldía albergue temporal y subsidio de arrendamiento para que evacúen de manera inmediata sus viviendas, ubicadas en zonas de alto riesgo.

Al día se retiran en promedio 111 toneladas de basuras y escombros de los canales de aguas lluvias de la ciudad: 11 volquetas repletas cada 24 horas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad