¿Por qué el Miocable todavía está en el aire? Conozca las causas

Febrero 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Al proyecto aún le faltan $27.000 millones, predios, diseños y el operador. La estación de Brisas de Mayo tiene un avance del 2%.

El sueño de juntar el cielo de Siloé con el suelo de la Calle 5, a través de una especie de teleférico, se está convirtiendo en pesadilla. Ese anhelo llamado Miocable, que debió despertar en diciembre pasado, seguiría durmiendo el sueño de los ‘injustos’ al menos por otro año más.La pasada administración le vendió a la ciudad la idea de que el proyecto, que integrará el sistema de Transporte Masivo, MIO, con la zona de ladera, estaba casi listo y se entregaría a finales del 2011.Sin embargo, la verdad es que el Miocable aún está crudo. De las cuatro estaciones que tendrá sólo hay una construida, la de Cañaveralejo. De las restantes, la estación de Brisas de Mayo apenas va en el 2% de construcción, es decir, sólo se ha hecho la cimentación de la obra. Y las estaciones de Tierra Blanca y Lleras Camargo no arrancan porque tienen líos de predios, aún faltan 3 de 70 por adquirir. “El tema de gestión predial fue demorado, imagino que hubo una estimación inicial del tiempo que se tardaría adquirir esos predios que fue subestimada, porque la gestión predial es algo demorado, sobre todo en un área como esa donde hay muchas invasiones y muchos problemas de titularidad de predios”, dijo María del Pilar Rodríguez presidenta de Metrocali desde enero pasado.También faltan diseños. Hay que realizar diseños específicos porque no están los predios definitivos de dos estaciones que permitan hacer los estudios de suelos para definir las cimentaciones. Sin embargo, los técnicos sostienen que se pudo avanzar en esos estudios a partir de las muestras de predios aledaños.Entre las cuatro estaciones habrá 14 pilones o postes inmensos que sostienen las cuerdas por donde ruedan las cabinas del Miocable a lo largo de 2,2 kilómetros. De estos pilones ya están construidos los primeros cuatro. Hay tres más parcialmente hechos y siete que no tienen nada construido todavía.Pero el gran problema del Miocable es que está desfinanciado. Hoy le hacen falta $27.000 millones para ejecutar las obras y la consecución de esos recursos está enredada por ahora.El presupuesto se quedó corto porque de los cinco componentes que tiene el proyecto, el relacionado con la obra civil fue subestimado. Se tasó en $12.000 millones cuando en realidad su costo es de $39.000 millones. Según el Consorcio Integración Modal, la firma interventora del proyecto, el presupuesto del Mioable se disparó por las mayores áreas en las estaciones de parada que suponen también una mayor cantidad de obra civil. A ello se agrega que las exigencias de sismorresistencia de la estructura hoy son mayores, porque el proyecto fue diseñado con la norma del 2008 y en 2010 salió una norma nueva que exige otros refuerzos. Este sólo hecho incrementó en un 30% el volumen de las estructuras y el costo del proyecto, advirtió la interventoría.A Metrocali le toca conseguir esos dineros adicionales, pero allí tiene otro tropiezo. Para poder recurrir a un crédito tiene que resolver primero el lío de las vigencias futuras que en este momento están suspendidas porque no se podían comprometer otros años por fuera del periodo del Alcalde que lo hace. Entonces Metrocali debe volver al Concejo con otro proyecto de acuerdo para clarificar esa situación. “Necesitamos que quede claro que los recursos de la sobretasa a la gasolina que son para Metrocali no tienen la estructura de una vigencia futura, sino que es un recurso de destinación específica y, como tal, Metrocali puede hacer uso de esos recursos para acceder a un crédito de los bancos, amparado en esos ingresos de sobretasa a la gasolina de años siguientes”, indicó María del Pilar Rodríguez. El presidente del Concejo, Fernando Tamayo, indicó que está dispuesto a contribuir a subsanar esa situación, pero lamentó que hasta diciembre pasado el entonces presidente de Metrocali le dijo al Cabildo que no tenía problemas presupuestales ni retrasos en su cronograma. Por eso pidió a los órganos de control investigar esta situación.Todo lo anterior obligará a replantear el cronograma de ejecución del proyecto. La entrega del mismo fue anunciada para diciembre del 2011, pero no estará listo ni siquiera para diciembre de 2012. “Desde el momento en que consigamos los recursos para continuar nos demoraremos doce meses, un año más, para entregar el proyecto”, observó la presidenta de Metrocali.Otro problema que queda por definir para implementar el Miocable es escoger su operador. “Es cuestión de gestión, yo creería que si la (pasada) administración pensaba iniciar la operación del Miocable, para este momento ya tendrían que tener un operador, pero la realidad es que no existe”, anotó Rodríguez. Esta es otra deuda del proyecto. Para pagarla existen varias alternativas. Una, abrir una licitación para buscar nuevo operador. Dos, que sea una operación directa de Metrocali. Y, tres, que lo haga alguno de los operadores del MÍO. Pero la realidad es que hoy no hay un estudio, ni una propuesta clara con relación a eso. “No es un problema sino trabajo que hay que hacer y hay que arrancar pronto”, sentenció la presidenta de Metrocali. Por lo pronto el sueño Miocable de la Comuna 20 seguirá en el aire.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad