Por la fuerza, los caleños comienzan a bajarle el volumen al ruido

Por la fuerza, los caleños comienzan a bajarle el volumen al ruido

Agosto 30, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Por la fuerza, los caleños comienzan a bajarle el volumen al ruido

El impacto por ruido ha disminuido en el centro de Cali, tras capacitaciones que el Dagma ha realizado con los comerciantes. Algunos aún incumplen.

El Dagma dice que este año ha bajado el número de quejas. Se mantienen los controles, especialmente a iglesias cristianas y comerciantes.

Los caleños comenzaron a bajar su nivel de ruido. Mientras que entre enero y agosto del 2013 el Dagma recibió 1093 quejas por este motivo, este año la cifra disminuyó a 1023. La directora de esta entidad, María del Mar Mozo, calificó la disminución como “significativa” y añadió que los controles han sido constantes, pues desde enero de este año hasta este jueves, el Dagma realizó 517 operativos. Como consecuencia de estos controles, la entidad ha impuesto varias penalizaciones a establecimientos ruidosos, así: 67 suspensiones de actividades con equipos de amplificación, 5 decomisos de equipos de sonido, 1 cierre temporal, 1 cierre definitivo y 10 multas expedidas.Además, explicó la Directora de la entidad, en controles posteriores se verificó que los establecimientos cumplieran las medidas impuestas. 42 de ellos no acataron las medidas, razón por la que fueron remitidos a Jurídica, solicitando que se considere como sanción el cierre temporal por 30 días del establecimiento de comercio. De los establecimientos infractores, 30 recibieron capacitaciones, lo que equivale a un total de 443 personas concientizadas sobre el ruido. “Estamos invitando a la comunidad caleña a reconocer la contaminación acústica como uno de los problemas ambientales de mayor relevancia en la actualidad, y del cual todos somos responsables”, señaló Mozo.Entre tanto, la Personería de Cali concuerda en que cada vez son menos las quejas. “Los controles se están realizando. Pero lo más importante es que, comparado con el año pasado, en este casi no hemos recibido derechos de petición ni protestas de la comunidad por esta problemática, lo que indica que ha comenzado a disminuir”, señaló Yuli Quesada Palacios, subdirectora de Participación Ciudadana de la Personería. Otra de las tareas que se vienen realizando, explicó la funcionaria del Dagma, han sido las capacitaciones a gremios, especialmente a Asmicev (Asociación de Ministros Cristianos del Valle) y Grecocentro (Asociación de Comerciantes del Centro).“Ha habido una buena respuesta por parte de los comerciantes con las capacitaciones, porque muchos de ellos no sabían que hay un límite de decibeles que deben cumplir para no generar contaminación. Después de esto, la mayoría están acatando la norma”, señaló Nathalie Rueda Acosta, gerente de Grecocentro. Añadió que lo que falta todavía es “trabajo con los vendedores informales en las calles”.Otro de los avances consiste en que los residentes de algunas zonas han logrado llegar a acuerdos con los dueños de establecimientos nocturnos que los afectan. Es el caso del barrio Juanambú, donde el próximo 16 de septiembre habrá una reunión con el objetivo de firmar un acta de compromiso entre las partes, señaló Diana Casasfranco, presidenta de la JAC del barrio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad