Por la contaminación, Cali es testigo de la lenta agonía del río Cauca

Julio 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz Girón | Reportera de El País
Por la contaminación, Cali es testigo de la lenta agonía del río Cauca

A su paso por Juanchito, la altura del río Cauca es de 1,24 metros, casi un metro menos que el promedio histórico del mes de junio.

Expertos aseguran que exceso de contaminación afectará abastecimiento de agua para Cali. Buscan soluciones.

Nivel de oxígeno en cero. Caudal por debajo de sus niveles históricos. Incluso, cientos de peces muertos. El río Cauca esta semana entregó señales que, para los expertos, significan un llamado de alerta por su grave estado de salud.Las causas de la enfermedad, según Ángela Salazar, directora de proyectos de la Fundación Río Cauca, están sobrediagnosticadas. El vertimiento de aguas residuales, la invasión del jarillón y las conexiones erróneas de sus ranchos, los efectos de la deforestación, la minería ilegal y la agricultura en la cuenca alta, son sus principales males.Sin embargo, esta vez los conocedores, como Salazar, consideran que el deterioro histórico de las aguas del Cauca ocasionará mayores emergencias de manera frecuente, afectando especialmente el suministro de agua potable para la ciudad.Así parecen demostrarlo los reportes de las Empresas Municipales de Cali, Emcali. En los primeros seis meses del 2012, se registraron 19 suspensiones del servicio. En todo el 2011, fueron 27 emergencias.De esos 19 eventos, doce fueron por altas cargas contaminantes, es decir, porque el agua del río Cauca se quedó sin oxígeno y, en esas condiciones, se vuelve imposible de potabilizar para el consumo humano.El jueves pasado, una gigantesca descarga de aguas residuales del Canal Interceptor Sur cayó al río Cauca, ocasionando dicho problema. Además de los peces muertos a la altura del sector de Juanchito, las compuertas de las plantas Puerto Mallarino y Río Cauca se cerraron. Varios barrios del oriente y sur de Cali sufrieron baja presión de agua.“No se justifica el mal manejo de las aguas residuales en Cali”, afirmó Ángela Salazar, al tiempo que José Cerón, director de aguas residuales de Emcali, aseguró que los trabajos por evitar daños al Cauca son permanentes. “Es que es inevitable e intempestivo que el río Cauca presente cambios repentinos”, explica el jefe de producción de agua potable de Emcali, Roberto Pomar, al indicar que se ha notado un aumento mínimo y no dañino en la presencia de algunos metales y elementos en las aguas del Cauca que indicarían que mayores cargas contaminantes estarían cayendo al río.Algunos expertos, como Jorge de la Torre, docente y miembro del Instituto Cinara, de la Universidad del Valle, plantean escenarios sobre lo que estaría generando cambios tan abruptos en el Cauca.“Podría estarse presentando contaminación difusa a lo largo de su trayecto, generado por químicos de los procesos de fumigación o de fertilización en parcelas agrícolas. También el recibo de aguas contaminadas provenientes de minería a través de los ríos tributarios del Cauca”, explicó.Sin embargo, hasta ahora no se ha determinado si además de los siete vertimientos autorizados y los ilegales (no hay un censo actualizado sobre estos, según CVC y Dagma), algo más está cayendo al río y afectando su calidad. Construir una segunda planta de tratamiento, más obras de infraestructura y hasta la búsqueda de nuevas fuentes de abastecimiento para acabar con la “Caucadependencia” de Cali, están sobre la mesa. Los expertos dicen que no hay soluciones de fondo. Tampoco pueden predecirse las nuevas sorpresas que traigan consigo las contaminadas aguas del río.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad