Por el trabajo de esta fundación, la voz de 15 niños caleños 'brilló' en Washington

Julio 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Por el trabajo de esta fundación, la voz de 15 niños caleños 'brilló' en Washington

La Fundación Formando y Educando desde hace cuatro años viene trabajando con los chicos de las escuelas públicas de Cali formándolos en canto. Con su talento lograron sorprender a los diplomáticos de la OEA el pasado 22 de junio en Washington.

La Fundación Formando y Educando desde hace cuatro años viene trabajando con los chicos de las escuelas públicas de Cali formándolos en canto. Con su talento lograron sorprender a los diplomáticos de la OEA el pasado 22 de julio en Washington.

María Alejandra Duque jamás se imaginó que su voz iba a ser escuchada en Washington. Y mucho menos que iban a ser los altos funcionarios de la Organización de los Estados Americanos, OEA, quienes fueran cautivados por su voz y la de sus otros 14 compañeros de canto.

María Alejandra fue feliz, al igual que los otros muchachos. Todos veían una pequeña parte de su sueño hacerse realidad: que su canto les abriera puertas. Que sus voces tocaran almas más allá de Cali.

El camino que tienen que recorrer los cantantes  para que las puertas del mundo musical se abran, no es fácil. Y eso lo tiene muy claro Fernando  Abadía, cantautor caleño, quien desde hace cuatro años viene trabajando de la mano con la Fundación Formando y Educando para, precisamente, abrir las puertas de ese mundo a cientos de chicos y jóvenes de escasos recursos que tienen talento para el canto. 

Las puertas del mundo musical para los   muchachos a los que acompaña y asesora Fernando junto a la Fundación, se han ido abriendo de diferentes e insospechadas maneras. 

Una de ellas, y la más reciente, ha sido precisamente la de viajar con 15 de esos muchachos a Washington para presentar el musical Voces de Paz el pasado 22 de junio en el Salón de las Américas de la OEA, en donde María Alejandra y sus compañeros pudieron demostrar ante más de diez embajadores su potencial artístico. 

“Estar allá cantando fue una experiencia inigualable. Recién llegué a Washington mi única pregunta era: ¿qué hago yo aquí? Todo me parecía imposible”,   recuerda  María Alejandra.  

Para Fernando, esa felicidad que demuestra María Alejandra ante esa puerta que se abrió, es la misma que quiere él junto a la Fundación seguir replicando en la vida de los muchachos como ella. 

Con esa excusa fue que nació el Festival de la Canción, que este año ya llega a su tercera versión y que pretende, en la medida de lo posible, ser un trampolín para jóvenes como María Alejandra que tienen un talento que mostrar y, a veces, no tienen los recursos necesarios para formarse.   

“Con el Festival quisimos devolverle a Cali esas épocas en las que se realizaban los festivales intercolegiados. Quisimos abrir un espacio en el que los chicos de las escuelas públicas pudieran demostrar su talento para el canto” , dice Fernando Abadía.

El Festival logra involucrar a los chicos de 176 escuelas públicas de la ciudad, principalmente aquellas que están ubicadas en el oriente. 

Fernando sostiene que no ha sido fácil la realización del Festival, pues son pocas las personas y empresas que se animan a apostarle al arte como un proceso transformador. Sin embargo, su idea y la de todos en la Fundación Formando y Educando jamás cambiará, según él, porque “con este proyecto ya estamos haciendo la paz, siempre será mejor cambiar los ruidos de las balas por la música. Eso es lo que estamos intentando hacer”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad