Por amenaza de ruina realizan polémico desalojo en edificio Columbus, centro de Cali

Agosto 31, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Por amenaza de ruina realizan polémico desalojo en edificio Columbus, centro de Cali

La propietaria del local, ubicado sobre la Calle 11 con 9, no asistió a la diligencia de desalojo. El local fue abierto por un cerrajero en compañía de miembros de la Policía y funcionarios públicos.

Según los encargados del procedimiento, el lugar amenaza ruina. Comerciantes dicen que el concepto es falso.

Por presentar afectaciones en sus infraestructuras y amenazar ruina fue desalojado un local comercial en el edificio Columbus, en el centro de Cali, al lado del antiguo Hotel Aristi.

 Este el primero de seis locales que serán desocupados mediante un fallo judicial. La diligencia, que estuvo a cargo de la Inspección de Policía, se realizó  el martes en la mañana.

Sin embargo, y a pesar de la orden, la salida de los comerciantes ha generado polémica.   Teresita López,  propietaria del local desalojado, dijo que “con esto acabaron con mi vida, yo aquí llevo vendiendo productos de icopor y porcelanas por siete años. Invertí todos mis ahorros aquí y ahora me sacan sin darme un peso”.

  La inspectora urbana Patricia Corina Rojas señaló que “el desalojo debe hacerse porque una acción judicial expresa que la edificación amenaza ruina”.  Agregó que este inmueble requiere reforzamiento estructural y por eso no debe estar ocupado.

 No obstante, Otoniel González, abogado de los comerciantes del sector, señaló que el procedimiento fue ilegal porque el fallo ya estaba anulado. 

“Estamos sorprendidos de la manera como se realizó la Inspección de Policía. Esto es un  desacato a una orden judicial, proferida por un juez de tutela en primera instancia, que había dado como nula la querella que impuso el grupo G50 para pretender declarar el inmueble como amenaza  de ruina”. 

Esta no es la primera vez que por el uso de este edificio se suscitan polémicas. En meses pasados, el grupo empresarial G50, propietario de este inmueble y del hotel Aristi, inició un proceso de reestructuración en estos predios, que posteriormente fue suspendido porque estas edificaciones hacen parte del  inventario de bienes culturales del centro de la ciudad. 

“Esto claramente es una violación a nuestros derechos y a la norma, porque este edificio, por ser bien patrimonial no puede ser reestructurado. Aquí con falsos estudios nos quieren quitar todo. Hoy fue ese negocio,  después serán los de nosotros”, argumentó María Estela Contreras, comerciante del Columbus. 

   De igual manera, Luis Carlos López, comerciante del sector, indica que “ellos (G50) lo que quieren es declarar la ruina del edificio con falsos estudios, para poder hacer un centro comercial. De esa manera, nos sacan sin darnos un peso. No les importa acabar con una vida de trabajo”. 

Nathaly Acosta, gerente del grupo empresarial G50, dijo que, “si bien es cierto la construcción de un centro comercial en la zona, esta decisión fue proferida por el juzgado porque el edificio está en un grado alto de vulnerabilidad y puede venirse abajo”. 

Se hacen estudios para centro comercial El Hotel Aristi, el Teatro Colón y el Edificio Columbus podrían convertirse en un centro comercial el próximo año. Así lo manifestó Nathaly Rueda, gerente del grupo empresarial G50, que es el propietario de estas edificaciones.  “Estamos a la espera de que Planeación Municipal y el Ministerio de Cultura nos otorguen los permisos para empezar a construir”, dijo Rueda.  Este grupo, ya había iniciado con las intervenciones estructurales en el interior del Hotel Aristi, pero debieron parar las obras por requerimientos de entes municipales y gubernamentales, ya que estas edificiones por ser patrimonio cultural no pueden ser modificados.  “Ellos han hecho unos requerimientos especiales para poder presentar el proyecto, estamos terminando esta semana de hacer los últimos detalles que nos solicitaron para hacer la posterior radicación” señaló la gerente.   Una vez sean presentados estos requerimientos, el Ministerio de Cultura emitirá la resolución en un periodo de 15 días,  de acuerdo al cronograma estipulado en esa cartera.  “Los puntos que nos han llevado más tiempo son toda la parte hidrosanitaria e hidráulica, y en estos momentos estamos realizando los ajustes finales para poder hacer la entrega, la cual pretendemos que no pase de la próxima semana”, recalcó Nathaly Acosta.    De ser aprobado, las obras iniciarían inmediatamente.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad