Por altos precios, comer se está convirtiendo en un 'lujo' para los caleños

default: Por altos precios, comer se está convirtiendo en un 'lujo' para los caleños

Algunos alimentos subieron hasta en 50 %. Se incrementó también, hasta en tres veces su valor, precio de los fletes del transporte. Panorama.

Por altos precios, comer se está convirtiendo en un 'lujo' para los caleños

Junio 12, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Por altos precios, comer se está convirtiendo en un 'lujo' para los caleños

La papa, en todas sus variedades, es uno de los alimentos que más ha incrementado su precio en los últimos días: subió casi un 20 %.

Algunos alimentos subieron hasta en 50 %. Se incrementó también, hasta en tres veces su valor, precio de los fletes del transporte. Panorama.

A doña Amparo ya no le cuadran las cuentas desde que comenzó a correr el 2016. En lo que va del año, cada vez que esta ama de casa sale a mercar, sabe que debe llevar más dinero en la cartera para poder comprar los alimentos que necesita para su casa.

Y lo ilustra con ejemplos: si antes necesitaba $2300 para llevarse consigo  una libra de papa amarilla, ahora debe tener por lo menos $3500. Con la habichuela es parecido: la misma libra por la que hoy debe tener disponibles $4000, antes le costaba $3000. 

“Y las frutas también andan por las nubes”, se lamenta. Porque para comprar una libra de lulo ya no le alcanzan los $1900 que antes le pedían en el supermercado. Ahora le cobran hasta $3500 por esa misma cantidad.

Las cuentas tampoco cuadran cuando se trata de mercar carnes. La libra de pechuga de pollo pasó de $3600 a $4900. Y cortes de carne de res como caderita,  por cuya libra pagaba $6000 hace poco, hoy le cuesta $9000.  

“En las noticias dicen que los precios han subido por cuenta del paro agrario y el cierre de las vías; pero la verdad es que los incrementos en la canasta familiar vienen desde enero. A este paso no va a haber plata que alcance”, sostiene esta ama de casa.

Y sus cálculos no son errados. Desde el pasado mes de enero, según el Dane, se incrementó el valor de la canasta familiar en un 1,53 %; 0,37 puntos porcentuales con relación a ese mismo periodo de 2016.

Pero el paro agrario, y en especial el bloqueo a la vía Panamericana, terminó por agravar el panorama y encarecer aún más los bolsillos de los consumidores en el Valle.

Lea aquí: Alimentos han castigado el bolsillo de los caleños en el 2016

Oliver Medina, coordinador de Mercadeo y Precios de Cavasa, la Central de Abastecimientos del Valle del Cauca, explica que el paro ha incrementado el valor de alimentos como la papa, la arracacha, el ulluco, la cebolla cabezona y larga, el tomate y la zanahoria. En cuanto a frutas, las alzas han golpeado a la curuba, el mango y el maracuyá. Las alzas oscilan entre el 20 % y el 50 % en algunos casos.  

El caso de la papa, dice, es preocupante pues la que se consume en la región proviene del sur del país y del altiplano cundiboyacense, justamente dos de las regiones más afectadas por el paro agrario.

Hoy, por ejemplo, en Cavasa, el costo del bulto de papa guata está en $105.000 cuando antes se pagaba a $70.000. Lo mismo ha pasado con la papa amarilla por cuyo bulto hay que pagar ahora $180.000 cuando antes su valor era de $130.000. 

“El incremento en los precios de los alimentos se debe a que los costos de los fletes (la puesta en circulación de los vehículos que transportan las carnes, frutas y verduras), han subido también. Los que vienen, por ejemplo, del altiplano cundi-boyacense, han incrementado hasta en un 100 %”.   

Wilmar Suárez, que  se gana la vida moviendo frutas y verduras desde el sur y el centro del país, dice que un flete desde Nariño que antes costaba $1.000.000, ahora —por cuenta del paro— tiene un valor de $4.500.000. Es decir, más de tres veces su precio. 

El panorama no es menos desalentador con los productos no perecederos. Octavio Quintero —dueño de granos La Floresta y líder de la Asociación de Comerciantes de Cali— asegura que, al comienzo del paro,  “había  inventario de este tipo de alimentos, pero ya se están agotando por lo que se espera que también sufran un incremento en su valor al consumidor en los próximos días”. 

Se trata de alimentos como el fríjol (en sus variedades calima, cargamanto, bola roja), lentejas, blanquillos y arvejas. Y que en su mayoría, tal como la papa, surten las galerías y supermercados vallecaucanos, desde el sur de Colombia.  

Advierte el comerciante que la crisis  impactó también a otros sectores como los productores de lácteos y las avícolas. “Si no se da una solución pronto, va a sufrir mucho más  el consumidor”.

Para el presidente de la Sociedad de Agricultores y Ganaderos, SAG, Francisco Lourido, además de los consumidores, los grandes afectados de estos días de paro son los agricultores. “Muchos de ellos debieron quedarse con sus cosechas listas, sin poderlas distribuir. Y se trata de productos como frutas y hortalizas que no resisten muchos días. Que si no circulan en los días de cosecha, pues se pierden definitivamente”, relata el líder gremial.

El mismo impacto se ha sentido en el sector ganadero. “Porque si la vaca no se ordeña, pues se enferma. Pero, ¿qué hacer con la leche si no hay cómo transportarla desde las zonas de producción hasta las zonas de consumo?”.

 La esperanza está puesta, dice, en el acuerdo logrado a madrugada de este viernes, entre el Gobierno y las comunidades indígenas para desbloquear la Panamericana. Pero por ahora, el consumidor deberá seguir estirando su bolsillo.

Impacto del paro

De acuerdo con el presidente de la Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Valle, se están perdiendo cosechas de alimentos como el perejil y el cilantro que llegan al Valle desde el Cauca.

Uno de los productos del Valle que se ha visto afectado es la papa que se produce en la zona alta de Tuluá.

La fresa que  se  cultiva en regiones como Sotará, Cauca; la zona de Tenefire, en Palmira, y Barragán, en Tuluá, también se ha echado a perder por culpa del paro, pues no ha podido ser distribuida.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad