Póngale la cara al acné

Abril 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co I Redacción
Póngale la cara al acné

Ante las primeras señales de acné se debe consultar de inmediato a un dermatólogo para evitar que evolucione y prevenir así complicaciones que dejen cicatrices permanentes en la piel.

La mayoría lo considera un problema estético. Pero lo que muchos olvidan es que esos molestos brotes que aparecen en el rostro o la espalda, pueden convertirse en una enfermedad crónica que requiere atención médica como cualquier otra.

La mayoría lo considera un problema estético. Pero lo que muchos olvidan es que esos molestos brotes que aparecen en el rostro o la espalda, pueden convertirse en una enfermedad crónica que requiere atención médica como cualquier otra. Por eso, ante sus primeras señales se debe consultar de inmediato a un dermatólogo para evitar que evolucione y prevenir así complicaciones que dejen cicatrices permanentes en la piel. Los más afectados por este mal son los adolescentes, entre los 13 y los 17 años, desarrollándose a edad más temprana en las mujeres (13 ó 14) que en los hombres (15 a 17 años).De hecho, los especialistas aseguran que la mayoría de adolescentes ha experimentado algún grado de la enfermedad, la cual en opinión de Jairo Victoria, dermatólogo y epidemiólogo, docente de la Universidad Libre, se define clínicamente como “una patología inflamatoria de la piel dada por un trastorno en el proceso de descamación normal de la piel de los folículos (queratinización) en el que el conducto por el que sale el vello se tapona, por lo que el cebo no puede salir”.Causas1. Desorden hormonal. Según la dermatóloga del Centro Médico San José “por lo general la enfermedad está ligada al desarrollo sexual, pues los estrógenos, la progesterona y la testosterona estimulan las glándulas cebáceas haciendo que produzcan más cebo, el cual genera una obstrucción a nivel de los folículos (poros) que aumenta la proliferación de la bacteria propinebacterium acnes, causando infección”.2. Predisposición familiar. Que los padres hayan sufrido de acné influiría en la aparición de la enfermedad y podría determinar en gran parte que la enfermedad se torne crónica. 3. Alimentación. Aunque no hay concenso sobre la relación que hay entre la alimentación y el acné, el dermatólogo de Imbanaco, Ricardo Rueda, asegura que “alimentos de alto valor calórico como el chocolate, los lácteos, la mantequilla y los azúcares pueden empeorar la enfermedad”.4. El estrés. “Factores como el estrés y el consumo de alcohol, pueden agudizar el estado del paciente”, agrega, por su parte, el doctor Jairo Victoria.Tipos de acné según el tipo de lesiónLa doctora Vargas explica así esta clasificación:1. Comedogénico. En el que el taponamiento es superficial, por lo que sólo aparecen espinillas o comedones negros. 2. Inflamatorio. Cuando las espinillas se inflaman generando pápulas o pústulas.3. Nódulo-quístico. Cuando se forman lesiones purulentas más grandes y profundas, conocidas como nódulos o quistes, debido a la colonización de la bacteria propinebacterium acnes.4. Foliculitis por oclusión: son formas raras de acné, en las que los folículos se conectan unos con otros, generando un síndrome que llega a afectar zonas como la ingle, las axilas y el cuero cabelludo.Según la causa1. Cosmético: es más común después de los 22 años y ocurre por sensibilidad de la persona a ciertos químicos presentes en los cosméticos. Se caracteriza porque las lesiones son muy similares en su forma y tamaño, y se presentan en la periferia del rostro y no en el centro que es lo más común.2. Hormonal: “más común en mujeres, dado por alteraciones hormonales generadas por enfermedades como el ovario poliquístico”, explica la doctora Vargas.3. Otros: “puede darse en personas que trabajan con derivados del petróleo o también por consumo de fármacos halogenados, que contienen yodo, cloro o flúor”, explica el doctor Rueda.Según la etapa de la vidaAl respecto el doctor Victoria menciona la siguiente categorización:1. Neonatal: se presenta al nacer, dado el influjo hormonal de la madre, pero desaparece solo sin tratamiento y no deja cicatrices. No predispone a la enfermedad en etapas posteriores de la vida. 2. Infantil: suele atacar a niños entre 1 y 9 años. Puede ser una señal de alerta de que en la adolescencia la persona va a sufrir acné. 3. Juvenil: dado por factores hormonales propios del crecimiento, que generan cambios hormonales que aumentan la producción de cebo y activan la glándula suprarrenal que produce la hormona cortisol.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad