"Policía y Tránsito deben trabajar unidos”: oficial de control alcoholemia EE.UU.

Agosto 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País.

David León Arena Es sargento de la División de Operaciones Especiales y Control de Alcoholemia de la ciudad de Orlando (Florida). Lleva 22 años vinculado a la Fuerza Pública. También es supervisor de la Policía Motorizada de esa ciudad.

¿Cómo alguien puede ejercer control sin tener el poder? Es la pregunta que se hizo David León Arena cuando supo que en Colombia los agentes de tránsito no tienen armas ni pertenecen a la Policía.

¿Cómo alguien puede ejercer control sin tener el poder? Es la pregunta que se hizo David León Arena cuando supo que en Colombia los agentes de tránsito no tienen armas ni pertenecen a la Policía. Él plantea que el escenario ideal es que los agentes sean parte de este cuerpo de seguridad.David León Arena es un oficial que vino a Cali por el International Center for Alcohol Policies, Icap, para dar una charla a los agentes de tránsito locales. Piensa que las leyes tienen que ser estrictas, que regular el tránsito ayuda a reducir la violencia y que no hay que ser flexibles con las normas que restringen el alcohol al volante. Una interesante mirada de un policía que nació en Nueva York, hijo de un chileno y una argentina, y que desde hace 20 años controla el alcohol en las vías de Orlando.¿El problema de la alcoholemia ha sido controlado fuertemente en Estados Unidos?Es un problema mundial. Hace 20 años la Policía y el Gobierno no lo veían como un delito, aunque la ley lo catalogaba así. La Policía paraba a alguien y lo llevaba a la casa. Si eran las 4:00 a.m. y el turno terminaba a las 5:00 a.m., simplemente no lo arrestaban.Luego comenzó a subir el número de muertes por accidentes de tránsito y comenzó a afectar a gente importante, entre ellos políticos que perdieron a su hijo o a su madre por esta causa. Esta gente con poder empezó a pedir al Gobierno que las leyes fueran más estrictas.Luego a una mujer se le murió la hija en un accidente de éstos y creó una organización llamada Madd (Mothers Against Drunk Driven o madres en contra de los conductores ebrios). Hoy en día la organización tiene miles de personas por todo el país. Allí las leyes comenzaron a ponerse estrictas. Hacemos los controles porque mañana puede ser uno de nosotros. La víctima no es sólo la persona que muere, es la que queda detrás.¿Cómo funciona hoy?La ley permite desde hace tres años hacer tres exámenes para detectar borrachos al volante: uno de visión, otro de caminar y girar y otro de equilibrio. El año pasado hubo 41.000 muertes en accidentes de tránsito en EE.UU., de las cuales 17.000 tuvieron como factor común el alcohol. Es una cifra grande, pero no es nada en comparación a como era antes. Hoy hay cero tolerancia con el tema: si encontramos un artista o un deportista o alguien famoso, no hay compasión.Yo soy de Orlando. Somos 238.000 personas en la ciudad y 2,2 millones en el condado de Orange, más los miles de turistas que asisten a las muchas fiestas de Orlando. Es un problema grande. Hemos puesto un gran esfuerzo para hacer campañas de educación y que la gente entienda la gravedad del tema. Tenemos anuncios electrónicos en las vías, que son bien visibles y dicen “usted maneja, usted decide. Va a ser parado y va a ser detenido”. Principalmente en los días festivos, hacemos operativos grandes y anunciamos en las noticias qué vamos a hacer.Diariamente, en seis horas podemos hacer unos 20 arrestos por alcoholemia. Imagínese si no hubiera educación, cómo sería.En Colombia hay una gran discusión sobre la ley, algunos piensan que es muy permisiva…Mira, en EE.UU. sólo con las observaciones de un policía te pueden llevar a la cárcel. Entiendo que acá eso sólo sucede si hay un accidente. Nuestra política es que la licencia de conducción no es un derecho, sino un privilegio. Allá, si usted se niega a hacerse el examen de alcoholemia, su licencia es suspendida por un año. Y la decisión de si usted va a la cárcel queda en manos del policía, quien concluye si usted está borracho o no, sólo a partir de sus observaciones. Las leyes tienen que ser firmes.¿Piensa que en Colombia la ley es permisiva?No, yo no podría decirlo. Lo que sí puedo decir es que están mejorando. Debe ser una cooperación entre Gobierno, Policía y comunidad.¿Educación o control?Una combinación de ambas. Pero no sólo hay que educar a la gente, sino también a los policías.Usted vino a hablar de su experiencia con los agentes de tránsito en Cali y afinarles su conocimiento para que detecten si alguien está ebrio…Bueno, eso parte del sentido común. Lo primero es el olor. Después los ojos. Las acciones: cómo está caminando. Pero el policía debe tener más entrenamiento. Lo que él dice vale mucho ante la corte en EE.UU. Además, siempre tenemos grabaciones que prueban lo que el policía dice: todas las patrullas tienen sus cámaras. A algunos no les gustan, a mí me parece perfecto.Ya que habla de cámaras, en Cali se han instalado unas de fotomultas. Eso ha causado dudas, especialmente porque registran el carro y no el conductor. ¿Qué piensa?Es una buena manera de bajar las muertes. Las personas lo piensan dos veces antes de pasarse una luz roja, porque hay una consecuencia económica. Ahora, quien presta su carro, sabe que es tanto su responsabilidad como de quien lo maneja.Uno de los inconvenientes en Cali es que no hay personal de tránsito suficiente en las noches...Ese problema no es sólo de aquí. Un compañero lo explica con este ejemplo: supongamos que se ha visto que en una calle hay crimen y robos. Y al mismo tiempo, que ha habido alta accidentalidad. La criminalidad está conectada con el tránsito: muchos de los crímenes se cometen en carro. Cuando se controla la zona, bajan los accidentes, bajan los crímenes, suben los arrestos. Entonces, ser estratégico en los operativos que se hacen es más importante que tener un gran número de personas.En Cali, el Tránsito trabaja aparte de la Policía, no como en EE.UU...Lo ideal es que Policía y Tránsito trabajen unidos. De hecho, para nosotros, el Tránsito debe ser parte de la Policía. Entiendo que acá no es así, que los agentes de tránsito no usan revólver ni tienen poder de arresto. Eso para mí es increíble: ¿cómo una persona puede andar en uniforme y tratar de aplicar las leyes, sin tener el poder? Hay que darle entrenamiento a esos agentes. Y si hay falta de personal para controlar el tránsito, el apoyo de la Policía con más razón ayudaría.Otro problema recurrente en Colombia es la corrupción. La gente prefiere pagarle a un guarda y en algunos casos ellos ceden…Eso se le atribuye mucho a la educación, al entrenamiento y al sueldo de los policías. No sólo sucede acá, sino en todo el mundo. Lo que hacemos en EE.UU. es afinar el reclutamiento: nosotros investigamos a fondo las personas para seleccionarlas. No escogemos a cualquiera. Eso ayuda un poquito a depurar. Lo segundo es que allá tenemos cero tolerancia con la corrupción y leyes fuertes: si se descubre a alguien en esa situación, pierde el trabajo. El policía inteligente no lo hace.En Cali se ha discutido el horario ideal para la rumba, especialmente porque acá el horario es uno, pero en Yumbo es otro más flexible…Le cuento. En Orlando, a las 2:00 a.m. se cierran las discotecas. Hay lugares en donde se cierra más tarde, pero no se sirve alcohol desde la 1:00 a.m. Y claro, entre más tiempo está abierta una discoteca, más tiempo va a tomar la persona. Eso es un problema. Se ha visto que en ciudades que están abiertas hasta más tarde, como Nueva York o Miami, hay mayores problemas y es más difícil ejercer el control.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad