Polémica por ubicación de casas gratuitas en Cali se irá a 'batalla' jurídica

Polémica por ubicación de casas gratuitas en Cali se irá a 'batalla' jurídica

Noviembre 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País

Problemas de salud, ambientales y a la propiedad serán usados en juzgados por vecinos de los barrios done se construirán las viviendas gratis en Cali contra el programa nacional del Ministerio de Vivienda.

Los desórdenes ocurridos el pasado viernes 26 de octubre, durante la visita que el ministro de Vivienda Germán Vargas Lleras hizo a Cali con el fin de poner la primera piedra en el proyecto habitacional Llano Verde, ratificaron que existe un malestar de las comunidades vecinas con el programa de las cien mil casas gratis que entregará el Gobierno Nacional.En lugar de las ovaciones que esperaba, el Ministro se encontró con el reclamo generalizado de los caleños residentes en los barrios Morichal y Ciudad Córdoba Reservado, quienes protestaban porque, según ellos, la decisión de entregar casas para los más pobres sin ningún costo afectará el avalúo comercial de las viviendas que sí fueron compradas por las familias hace varios años. Pero la cosa no se quedará en las arengas y el disgusto. Las comunidades vecinas estudian acciones judiciales para tratar de parar la construcción de las 2471 viviendas que quedarán ubicadas en la Comuna 15 y los 1120 apartamentos de Altos de Santa Elena, en la Comuna 18. En el caso de Ciudad Córdoba Reservado, los residentes iniciarán una acción de grupo contra la Constructora Limonar porque, según ellos, hubo engaño cuando les vendieron las viviendas.Miller Palma, habitante de esta urbanización, recuerda que “el proyecto que le vendieron era de 5800 viviendas, con un parque ecológico y un centro comercial”.De eso, dicen sus habitantes, lo único que habrá son 1400 casas. “El resto del lote, donde se suponía que se iba a desarrollar toda la urbanización, fue vendido a la Constructora Bolívar”, explica Palma.A la fecha, 1050 viviendas ya fueron vendidas y muchas entregadas a sus propietarios. 350 soluciones están siendo ofrecidas en el mercado inmobiliario por un valor de $59.503.500, con un área básica construida de 49,8 metros cuadrados y 52,5 metros cuadrados de área total del lote.El País intentó conocer la posición de la Constructora Limonar sobre lo señalado por los habitantes de Ciudad Córdoba Reservado, pero la empresa se negó a responder las preguntas de este diario.El otro vecino del proyecto Llano Verde es Morichal. Magnolia Bedoya, presidenta de la Junta de Acción Comunal de Morichal 2A, explica que la comunidad se alista a interponer una acción popular en la que reclamarán el derecho a un ambiente sano.Según la líder, en el sector no se pueden construir más casas debido a que allí debe quedar un corredor arbóreo que mitigue los impactos del basurero de Navarro, ubicado en el corregimiento del mismo nombre, que limita con la Comuna 15.Los habitantes de Ciudad 2000 también se sienten afectados. Por eso, en una reunión realizada el jueves anterior, unas cien personas decidieron que le darán poder a una abogada que se encargará de iniciar una acción popular con el objetivo de proteger los derechos a un ambiente sano, a la propiedad, a la salud y a la vida.Robinson Masso, presidente de la Junta de Acción Comunal de Ciudad 2000 Primera Etapa, dice que los barrios del entorno se afectarán con el proyecto de viviendas gratis, que valdrán mucho menos que el resto de bienes ubicados en la zona.El gerente de la Lonja Propiedad Raíz de Cali y Valle del Cauca, Gustavo Jaramillo, explica que una casa no pierde valor por tener al frente otra más barata. Pero reconoce que el entorno sí afecta el avalúo de una vivienda. “Si la gente que llega a la vecindad trae consigo problemas de seguridad, no cuida sus áreas comunes, ni su propiedad, el entorno desmejora, por lo que las propiedades vecinas se devaluarán”.Avalancha de ventasAunque todavía faltan cinco meses para que se entreguen las primeras viviendas gratis en Llano Verde, algunos propietarios del sector están pensando en vender e irse a otro lugar.Claudia Ramírez, vicepresidenta de la Junta de Acción Comunal de Morichal 1, asegura que la gente empezó a ofrecer las casas porque temen que se “dañe el sector”.“Es que a las familias beneficiarias les hablan de una vivienda, pero lo que realmente entregan son cajitas donde tienen que acomodarse seis personas o más. Eso no es digno y empieza a marcar las diferencias entre vecinos”, dice la líder.Magnolia Bedoya asegura que la gente que compró en Ciudad Córdoba Reservado y a la que no le han entregado aún su casa está pidiendo la devolución de su dinero a la Constructora Limonar.También explica que tiene vecinos que viven hace diez años o más en el Morichal que ya están negociando su bien y “algunos están dispuestos a dejarlo muy barato”.El Gerente de la Lonja dice que si bien las inmobiliarias no reportan un incremento de ventas en el sector, es muy seguro que ese fenómeno se esté dando, ya que en esos barrios es común que la venta la haga directamente el propietario.Frente a la polémica, el gerente general de la Constructora Bolívar, Mauricio Afanador, está convencido de que el programa de casas gratis tendrá un impacto positivo, puesto que será un generador de empleo y contará con servicios complementarios para beneficio de la comunidad.Afanador dice que el proyecto original contemplaba una cesión de zonas verdes del 15 %, pero que fue aumentado a un 21 %. “Constructora Bolívar está cediendo 3 % adicional para zonas verdes y otro 3 % para equipamento comunal”, resalta.La ladera también reclamaLos habitantes de Altos de Santa Elena, en la Comuna 18, alegan que “no hay agua pa’ tanta gente”. Por eso, dicen, no es conveniente hacer el plan habitacional, justo después de que se evidenciaran los problemas de suministro del líquido durante la temporada de verano.Jaiver Amaya, uno de los voceros de la zona, dice que no es coherente meter más familias cuando a los que viven allí no se les ha resuelto ni el abastecimiento de agua, ni el acceso al transporte público, ni el centro de atención a los niños pequeños que prometió el gobierno local anterior.En la zona, los habitantes están siendo representados por la Personería Municipal, entidad que interpuso una acción de tutela el pasado 21 de septiembre y que aún no ha sido fallada por el paro judicial. En ella, le solicitan al juez que ordene la suspensión del proyecto argumentando que este no tiene garantía del suministro de servicios públicos, tal como se evidenció con la crisis de agua vivida entre los meses de junio y octubre pasados.El movimiento de tierra para adecuar los lotes donde se construirán las casas ya empezó. Y aunque ya existen contratos firmados, los vecinos darán la ‘batalla’ para evitar la llegada de sus nuevos vecinos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad