Polémica por regulación del espacio público en Cali

Polémica por regulación del espacio público en Cali

Julio 07, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
espacio público centro Cali

El centro es una de las zonas críticas donde más se invaden los andenes. En este sector los comerciantes acaparan el 90 % del espacio público.

Archivo de El País

El debate por la regulación del espacio público en Cali, que actualmente se adelanta en la Comisión de Plan y Tierras del Concejo, encendió la controversia entre diversos sectores económicos, ciudadanos y políticos de Cali.

Por un lado, hay quienes exigen la recuperación del espacio público por parte de las autoridades, sobre todo en el centro de la ciudad, dado que ha sido copado durante años por vendedores informales lo que afecta la movilidad de transeúntes y vehículos. De otra parte, varias voces se levantan en contra de la erradicación de esta forma de trabajo de los parques y andenes, pues argumentan que se estaría atentando contra la economía de miles de familias que subsisten de vender dulces, flores, ropa, comida, entre otros bienes.

De acuerdo con la directora de Planeación Municipal, María de las Mercedes Romero, la creación de un ‘Plan Maestro de Espacio Público’ permitiría “depurar, en primer lugar, los espacios públicos, aclarar su delimitación y referir su identidad predial. Todo el plan estará listo a finales del 2018 y es una visión a largo plazo de cuáles son las directrices del espacio público en la ciudad”.

Romero añadió que “en la primera fase del Plan Maestro realizaremos una base de datos unificada del Municipio; vamos a depurar el inventario de espacio público con información predial, verificación de licencias urbanísticas, contraste con áreas recibidas y las escrituras.
Mientras que en la segunda fase hablaremos de tipologías de intervención, usos y aprovechamientos temporales”.

La concejal Patricia Molina aseguró que la iniciativa de ordenamiento de espacio público solo afecta a los pequeños comerciantes pero no retorna el espacio público a la gente.

Por su parte, el subsecretario de Inspección, Vigilancia y Control de la Alcaldía Municipal, Samir Jalil, aseguró que la Corte Constitucional declaró exequible el artículo 140 del Código Nacional de Policía, que reglamenta que el espacio público no puede ser invadido, como pasa actualmente en la Calle 9 entre carreras 34 y 37 con los tradicionales puestos de venta de cholados o las ventas itinerantes del centro de la ciudad.

Jalil indicó que a partir de agosto, será la Policía la entidad a cargo de la recuperación de los espacios que están siendo ocupados, pero que “hay que tener cuidado con ciertas personas a la hora de realizar los desalojos, como: madres cabeza de familia, personas de la tercera edad o en condición de discapacidad. A ellos no se les puede retirar a la fuerza”.

Según la Secretaría de Seguridad y Justicia, en la ciudad hay 8000 vendedores informales que, solo en el centro, ocupan 9600 metros cuadrados.

Según el Instituto para la Economía Social del Distrito, Ipes, un vendedor ocupa en promedio 1 metro por 1,20 de espacio público.

Para la concejal María Grace Figueroa, la implementación de una política para reglamentar el espacio público genera sensaciones encontradas porque “el alcalde Armitage ha dicho que a la gente hay que dejarla trabajar y que utilicen el espacio público porque no puede morirse de hambre, pero paralelamente hay un principio constitucional que dice que el espacio público le pertenece a los ciudadanos”.

A su vez, el concejal Flower Rojas, considera que los operativos de la Secretaría de Seguridad y Justicia en los que despojan a los comerciantes informales de su mercancía, son necesarios pero no son suficientes. “El famoso ‘Lobo’ es necesario porque no podemos hacer un plan para reubicar a las personas y que luego de quince días se asienten en el mismo lugar, que ya se despejó, nuevos vendedores informales. La Administración no tiene las herramientas para establecer control”.

De otra parte, los vendedores ambulantes de diversos sectores de Cali manifestaron preocupación por la eventual regulación del espacio público en la ciudad.

Ese es el caso de Maximiliano Domínguez, dueño de un puesto de flores en la Carrera 1 Oeste, cerca al zoológico de la ciudad, quien manifestó que de su trabajo dependen sus abuelos, sus padres y una hija.

“En este puesto llevo 24 años y en todo ese tiempo a mis compañeros y a mí nos han mandado al ‘Lobo’ más de 15 veces. Nunca nos devuelven la mercancía y siempre quedamos sin dinero para llevar a casa. Los vendedores de este sector recogimos firmas por todo Santa Rita para pedirle al Municipio que nos dejara trabajar; los residentes están de acuerdo en que estemos aquí porque no le hacemos daño a nadie y mantenemos el lugar limpio”, narró el vendedor.

Entre tanto, Oliver Díaz, un jardinero que vende plantas en el oeste de la ciudad desde hace 20 años, aseguró que no solo esas personas deben ser tratadas con prioridad sino que se deben dar soluciones para todos los comerciantes. “No ganamos nada con que saquen a unos y a otros no. Necesitamos que nos brinden oportunidades de trabajo, pues vivimos de esto y no es justo que nos quiten las cosas si no hacemos daño a nadie”.

Participación ciudadanía

El próximo jueves y viernes, 13 y 14 de julio, respectivamente, se abrirá un espacio de participación ciudadana para abordar la regulación de espacio público, que actualmente está siendo estudiado por la comisión de Plan y Tierras del Concejo.

Para la cita, que tendrá lugar en el Cabildo, se busca la participación de sindicatos y organizaciones de vendedores.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad