Polémica por contrataciones en obras del barrio Bosques del Limonar, en el sur de Cali

Polémica por contrataciones en obras del barrio Bosques del Limonar, en el sur de Cali

Agosto 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Karen Daniela Ferrín | El País
Polémica por contrataciones en obras del barrio Bosques del Limonar, en el sur de Cali

Panorámica del humedal de Bosques del Limonar, ubicado en la Calle 14C con Carrera 64C.

La construcción de una cancha de tenis por parte del Departamento para la Prosperidad Social, y la reconstrucción del humedal de Bosques del Limonar, a manos del Dagma, ha generado una serie de cuestionamientos alrededor de supuestas irregularidades.

El pasado 28 de enero, cuando los funcionarios de la desaparecida Acción Social estaban a punto de realizar el acto inaugural de una cancha de tenis, construida en el barrio Bosques del Limonar, Ancízar Castillo, miembro de la Junta de Acción Comunal de ese sector, vivió una verdadera maratón que dejó al descubierto que la obra había quedado inconclusa.Ese día él y otros líderes comunitarios se percataron de que no había corriente eléctrica, ni sistema de riego, ni un baño y mucho menos una caseta para guardar los implementos de entreno que se utilizarían a partir de esa fecha en el campo de tenis, que había costado $149.195.058 millones.Además, a la zona de prácticas, donde se ubicó un muro de peloteo, le hizo falta la pavimentación del suelo. Como si fuera poco, la tierra que fue extraída del lugar en el que se cimentó la cancha, fue ubicada unos metros al costado, generando un desnivel en el terreno.En medio del desespero, Ancízar construyó “unas improvisadas bancas de madera, además de una caseta” para que el acto protocolario transcurriera sin inconvenientes.Esa tarde de enero, el senador Germán Villegas, el diputado Mario Germán Fernández de Soto y el exconcejal Milton Castrillón, lucían sonrientes, mientras uno de los asistentes cortaba una cinta con el tricolor colombiano, en medio del campo de juego. Era otro punto que generó dudas entre varios de los presentes. “¿Por qué a un acto de inauguración de un proyecto en que se supone nada tiene que ver la politiquería, asisten tres militantes del Partido Conservador?”, se cuestionó Alexánder Jaramillo, morador de Bosques del Limonar.Claro- se responde en seguida-“esa cancha empezó a ser construida en época electoral, a mediados del 2011”.Este tipo de preguntas empezaron a surgir con mayor frecuencia cada vez que se descubría otro escándalo acerca de contrataciones fraudulentas por parte del ex alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.El exmandatario estaba siento investigado desde el 2009 por la Procuraduría, presuntamente por favorecer al Comité de Cafeteros del Valle con contratos de interés públicos para instalar acueductos y alcantarillados en zona rural del Municipio. Una posible violación a la Ley 80 de 1993, la cual regula los contratos de las entidades estatales. “Las licitaciones públicas ya no son de garantía de transparencia”, sentenció la semana pasada el presidente de ETB, Saúl Kattan. “El Comité de Cafeteros fue el encargado de ejecutar la obra en nuestro barrio, ¿por qué ellos que no tienen experiencia en este campo, y además cobraron una escandalosa cifra que sobrepasa los $140 millones”, reclama Harry Cuéllar, otro vecino. A eso se le suma que, de acuerdo con lo explicado por Ancízar Castillo, “el Comité debió entregar no una, sino dos canchas de tenis”.Pero no sólo ésto es motivo de preocupación para los líderes de Bosques de Limonar, pues en el desarrollo de la recuperación del humedal de la Calle 14C con Carrera 64C, se vive una situación similar.“El Dagma, sin realizar una licitación, como se suponía debía ser, contrató a la Fundación Integral para América Latina, Fipal, por un total de $328.571.429 millones”, denuncia Luis Enrique Cardona, administrador de empresas.Por su parte, Ancízar Castillo y Francisco Garibello, vicepresidente de la JAC de Bosques del Limonar, manifestaron que la obra también está inconclusa y sin entregar, pues “no se han instalado los paneles solares o sistema de oxigenación del recurso natural”, que reposan en la sala de un miembro de la JAC.“El Dagma dice que para instalar esos aparatos se necesita resolver primero el problema de inseguridad en el parque”, pues los paneles cuestan $17 millones. “Otro meollo, a nosotros nos metieron dos goles simultáneos en partidos también simultáneos”, agregó Cardona.Según otro vecino, las instalaciones de Fipal están ubicadas en la Calle 8 No 5-70, oficina 601, la misma de Orlando Riascos, quien ha sido asesor de la Gobernación del Valle. “¿Es eso evidencia de que en este caso también se violó la Ley 80 de 1993?”, vuelve a cuestionar Alexánder Jaramillo. Ante el señalamiento, Riascos aseguró conocer la labor de la fundación y a su presidente, José Riaño, pero fue enfático al afirmar que no tiene nada que ver con ellos, menos en la obra del humedal. “Fipal sí está ubicada en el edificio donde estoy yo, pero nuestras oficinas no son las mismas”, explicó.Los funcionarios respondenDe acuerdo con lo explicado por Luz Ángela Forero, vocera del Departamento Administrativo de Gestión Ambiental, dentro del convenio de asociación entre la entidad y Fipal no hay irregularidades.“El ordenador del gasto del proyecto, que en ese entonces era Efraín Sierra Delgadillo, tenía el poder de decidir si mandaba este trabajo a licitación o si lo entregaba en convenio. En este caso el exdirector del Dagma decidió que el ejecutor sería Fipal”, aseguró Forero.Agregó que “esa decisión era respaldada por el artículo 96 de la Constitución Nacional, que establece que las entidades estatales podrán asociarse con personas jurídicas particulares para la celebración de convenios de asociación para el desarrollo de actividades”. Lo mismo expresó Guillermo Rodríguez, director regional del Departamento para la Prosperidad Social, antes Acción Social.“Todos nuestros actos están blindados por la transparencia. Hemos realizado centenares de obras en el Valle del Cauca y nunca hemos sido señalados por problemas en el funcionamiento de lo que hemos construido”, afirmó.“Quien tenga dudas acerca de la cancha, que denuncie ante la Fiscalía y la Procuraduría”, puntualizó.Entre tanto, los vecinos de Bosques del Limonar están a la espera de que la actual Administración y la Procuraduría inicien investigaciones correspondientes, puesto que la dununcia ya fue realizada ante estos entes estatales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad