Polémica por anuncio de Armitage de inyectarle más recursos al MÍO

Polémica por anuncio de Armitage de inyectarle más recursos al MÍO

Julio 11, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País 
Los nuevos buses del MÍO 7

El anuncio del alcalde Norman Maurice Armitage de inyectarle al sistema de transporte masivo MÍO $100.000 millones del presupuesto municipal del próximo año para garantizar su funcionamiento, sin siquiera hacer una consulta en el Concejo, generó una polvareda de reacciones en diversos sectores de la ciudad.

El Mandatario aseguró a El País que “así como yo le doy $500.000 millones a la educación, le tengo que dar $100.000 millones a la movilidad. Eso no tiene que pasar por el Concejo (...) El Gobierno Nacional cambió el decreto de la inversión de los municipios y le dio facultades a los alcaldes para invertir en movilidad. Esperamos que en la medida que recuperemos pasajeros y encontremos fuentes adicionales se mejore el servicio. Pero mientras eso pasa, yo tengo que inyectarle plata al sistema, si no el MÍO se va a parar”.

Lea también: Los seis puntos de discordia que enredan a la terminal Sur del MÍO.

Según Armitage, mover uno de los 450.000 pasajeros diarios que transportan los buses del MÍO a diario, cuesta entre $2500 y $3000. No obstante, el pasaje cuesta $1900, lo que indica un déficit mínimo de $600 por persona.

Al respecto, el presidente de Metrocali, Nicolás Orejuela, recordó que con el Plan Nacional de Desarrollo se estipuló que los sistemas de transporte masivo no son autosostenibles sino sostenibles y, por ende, la financiación por parte del Municipio es vital para garantizar el funcionamiento del MÍO.

“A la fecha, no se ha definido cuál será el valor de la inversión, pero cuando lo hagamos deberá ir al Concejo como parte del proceso de aprobación del presupuesto del 2018. Si se revisa el funcionamiento de los sistemas de transporte en grandes ciudades del mundo, la entidad territorial aporta del 40 % al 60 % para la operación y por eso funcionan tan bien, porque no están pensando en si hay rentabilidad económica sino en que haya buen nivel de satisfacción del usuario”, dijo Orejuela.

El funcionario añadió que el dinero que se destine el próximo año para el funcionamiento del masivo se controlará “de manera tal, que el ciudadano sienta que cada peso que se invirtió, está viéndose reflejado en su movilidad. Los recursos irán directamente a la operación del sistema, para garantizar que la flota salga, que no haya buses varados, que las frecuencias mejoren y que los sistemas de información mejoren cada día más. Lo que pretendemos es generar sostenibilidad y satisfacción en el usuario, para que no crea que el MÍO es un barril sin fondo”.

Le puede interesar: Continúan estudios para establecer tarifas que permitan sostenibilidad del MÍO. 

Esta inyección de recursos se sumaría a los recursos obtenidos por el recaudo de la tasa por congestión ($1450 millones), una parte del recaudo por fotomultas ($9642 millones) y el Fondo de Estabilización de y Subsidio a la Demanda ($20.000 millones y aún están pendientes otros $5000 millones).

Reacciones encontradas

Respecto al anuncio de una nueva financiación del masivo, la concejal María Grace Figueroa indicó que “en lo que lleva funcionando el MÍO, la constante ha sido que el Municipio le aporte un promedio de $11.000 o $13.000 millones, por lo que no sé de dónde sacará el Alcalde más plata o siquiera si podría dar un salto de tal cuantía. El Alcalde debe precisar a qué dependencia le va a quitar plata el próximo año para dársela al masivo”.

Entre tanto, el cabildante Carlos Andrés Arias, señaló que “destinar $100.000 millones del presupuesto del Municipio para financiar el masivo no es viable. Antes de esto, debe hacerse una revisión del modelo de negocio. Hay que renegociar los contratos de los operadores, reestructurar las rutas y que, además, la Nación se comprometa a aportar dinero para sostener el masivo, porque este modo de transporte fue una imposición para la ciudad”.

Por su parte, Enrique Wolf, miembro de la junta directiva de GIT Masivo, dijo que “ese dinero que el Municipio suministre nos ayudará a operar adecuadamente el próximo año. Es muy positivo que el Municipio tenga compromiso con el masivo y eso sirve para prestar un mejor servicio. Desde que empezó el fondo Fesde el sistema ha tenido una mejoría notable, pues están saliendo a rodar más buses y se están recorriendo 35.000 kilómetros más diariamente y esas condiciones se sostendrían con una inyección de recursos y una renegociación de la tarifa técnica”.

Sin embargo, Mauricio Vente, miembro del Comité MÍO Usuarios, indicó que hay cierto escepticismo por parte de los pasajeros en torno a la inversión, pues si bien se debe financiar el funcionamiento del masivo, también se debe exigir el mejoramiento del servicio por parte de los operadores.

“El MÍO necesita recursos y es mejor que salgan de otra parte que no sea el bolsillo del usuario. La administración está entregando dineros, pero no se están dando mejorías sustanciales en el servicio. Es necesario que los operadores hagan compromisos frente a la entrega, porque no se trata de regalar la plata a manos ciegas, sino que los operadores digan qué se va a hacer con ella y cumplan requisitos para hacerse con el dinero, porque las troncales están trabajando bien, pero las pretroncales siguen teniendo fallas en la frecuencia”, aseguró.

A través de un sondeo publicado en la fan page de El País en Facebook, los caleños dividieron opiniones respecto a la nueva inyección de recursos para el MÍO.

William Tabares, usuario de El País en Facebook, dijo estar de acuerdo con la inversión en el masivo y generar un sistema en el que “el 50 % del recaudo vuelva al Municipio y cambiemos el sistema de combustible con tecnología de energía solar y eólica. Igualmente, hay que poner rutas directas y evitar tanto alimentador vacío”.

Para el usuario Daniel Deschner “no hay plata que sacie el bolsillo de los privados que manejan el MÍO. Le meten recursos del Municipio y el sistema no mejora, al contrario, cada día va peor”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad