Piero actuará esta noche en Cali junto a Ana y Jaime

Piero actuará esta noche en Cali junto a Ana y Jaime

Julio 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Verónica Gómez e Isabel Peláez | Redacción El País
Piero actuará esta noche en Cali junto a Ana y Jaime

Piero, cantautor argentino.

Piero, quien canta esta noche en el Jorge Isaacs, cree que su amigo Facundo Cabral, al morir, hizo el favor de alertar sobre la situación de Guatemala.

Para cumplirle su promesa al público caleño, Piero regresa a la ciudad tres meses después de su pasada presentación en el Teatro Jorge Isaacs. Esta noche, en el mismo escenario, junto a Ana y Jaime, el cantautor italoargentino espera recordar aquellos ‘años maravillosos’ con el público que no alcanzó a verlos en aquella visita. Antes, hizo una parada en El País para hablar de su música y del reciente asesinato de su amigo del alma, Facundo Cabral. ¿Qué fue lo mejor de la generación de la música de protesta a la que usted, Facundo Cabral y Alberto Cortez pertenecieron? Que todo el mundo aprendió a protestar. Antes, lo que dijeran el presidente, el obispo o el gobernador estaba bien. Nosotros, Facundo y yo, le respondíamos a la gente que nos decía que eramos cantantes de protesta: ‘no, somos cantantes de próstata, ¿no ve que se equivocaron en la imprenta?’. (Risas)¿Entonces no le gustaba que encasillaran sus canciones como música protesta?Lo que pasa es que, cuando volví del exilio, vi que ya era muy fácil protestar. Todos lo hacían, era más difícil proponer y hacer, que protestar, así que cambié la palabra protesta por propuesta.¿Ha sido amenazado por cantar?A mí me tiraban por debajo de la puerta papeles que decían: ‘te vamos a matar’, y yo no les hacía caso porque no pertenecía a ningún grupo político. Hasta que una mañana llegó mi hermana diciendo que un ex novio de ella, que era hijo de un comisario, me vio en una lista de futuros desaparecidos. Ella me hizo la maleta y nos fuimos de esa casa.¿Cree que la música actual ha perdido su capacidad de protestar?No. Hay siempre una parte crítica en la música, pero se hace de otra manera. Hasta yo mismo he cambiado, tengo una canción que se llama ‘Aviso clasificado’, que es de protesta pero está hecha en chiste (se puede escuchar en www.pieroonline.com). El asunto es decir y criticar lo mismo, pero con humor y de otra manera.Muchas de sus canciones siguen vigentes, como aquella que dice: “Cuando el pueblo sabe, no lo engaña un brigadier...” Las canciones son viejas, no hay duda, es la historia la que no avanza.¿Y los diarios siguen ‘publicando porquerías’ como dice otra de sus canciones?Seguro, y además son mucho más radicales, porque antes no se sabía quiénes eran los dueños de los diarios, si eran de derecha o de izquierda. Ahora, en cambio, responden a corporaciones. Si sos periodista del diario de la derecha debes responder por ese lado. Ya no sólo importa lo que publican, sino a qué responde lo que publican.¿Se ha hecho amigo de las nuevas tecnologías?A arañazos, pero ahí vamos. La tecnología une rapidísimo. Tengo iPhone, iPad y me gustan mucho las redes sociales. Es más, es una buena herramienta para la Fundación Buenas Ondas, con la que queremos ayudar a la gente y con la que queremos sentirnos útiles en este mundo. Con el Facebook se ha unido mucha gente que quiere hacer cosas para cambiar este mundo. ¿En la voz de quiénes le ha gustado oír sus canciones?De ‘La negra’ (Mercedes Sosa), cuando cantaba ‘Soy pan’. Y de las muchas versiones de ‘Mi viejo’, que son más de 500, me gusta cómo la cantan Nicola di Bari y Vicente Fernández.¿De verdad se siente parte de los años maravillosos?Eso de los años maravillosos es un nombre que le pusieron a la gira, aquí en Colombia son unos reyes para la nostalgia. A mí me gusta la nostalgia por cinco minutos, lo que realmente me importa es el presente, lo que realmente tenemos es la realidad. ¿Hasta cuándo quiere cantar?Hasta que mi guitarra aguante. Y como dice mi gira: ‘Todavía no hicimos lo mejor’.¿Qué cree que le falta hacer?Redondear el mensaje, no quedarse con la intención ni con la crítica, hay que ir a los hechos como lo estoy haciendo ahora con la Fundación Buenas Ondas. ¿Cómo se define hoy?Soy un hombre común con buenas intenciones.Entre amigos¿Cuándo fue la última vez que habló con Facundo? Dos meses antes de su muerte. Él me invitó a una de sus charlas. Nos conocíamos hace 50 años, andábamos con las mismas hermanas de novias, teníamos mil anécdotas y esa noche empezamos a recordar todo eso. Pero usted lo criticaba, decía que él no podía tocar bien la guitarra... Él era peor que yo, y eso ya es mucho decir, porque yo no soy un técnico con la guitarra, y él menos. Además, él se ponía hablar y se olvidaba que estaba tocando guitarra. Tocaba las canciones en ‘La’ y ‘Mí’, y yo le decía: ‘pero te faltan las otras notas’, y Facundo me decía: ‘A ver cómo decís... ah sí, suena bien como decís’ (risas). Todo el tiempo estaba de buen humor. ¿La muerte de Facundo lo ha inspirado a escribir alguna canción? No, aún no. Lo que digo es que, conociendo a Facundo, al morir de esa manera va a estar más conforme que si hubiera muerto en un hospital después de miles de operaciones. Él se safó de la muerte muchas veces. El hecho de que Facundo haya muerto de esa forma tan violenta deja como un servicio, pues puso esa zona en manifiesto, para que el mundo centre la mirada en ese país con tanta violencia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad