Pico y placa para las motocicletas en Cali parece inevitable

Marzo 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Pico y placa para las motocicletas en Cali parece inevitable

La motovía implantada por la Secretaría de Tránsito hace casi un año por la Transversal 29, en el oriente de Cali, ha contribuido a mejorar el tráfico automotor en esa zona de la ciudad.

Según el Tránsito, en Cali hay 480.000 motos y superan a los carros. Su impacto urbano obligaría a regular su circulación.

El de Cali es un tráfico asfixiado por las motos. Por toda parte aparecen, en todas partes están. Por el lado menos esperado se asoman sin ser detectadas siquiera por el espejo retrovisor y con sus maniobras arriesgadas ponen en apuros a los conductores de los otros vehículos.Hoy en Cali hay más motos que carros. Circulan 480.000 motocicletas, según el secretario de Tránsito Alberto Hadad y esta es la ciudad que más motos tiene por habitante en América Latina: una por cada cinco personas.Aunque para muchos es una solución de empleo y transporte, el problema es el caos que le causan al tráfico. En la vía van en zigzag en medio de los carros, se suben a los andenes, se pasan los semáforos en rojo, en los pares aceleran en vez de parar, adelantan por la derecha, por la izquierda, por el centro, arman un desorden vial y por la forma en que algunos conducen pareciera que no tuvieran respeto siquiera por su propia vida. Esa es la percepción que la gente tiene de los motociclistas.Claudia Kitra, jefe del Departamento de Educación de la Secretaría de Tránsito, agrega que algunos motociclistas “no transitan adecuadamente por el carril correspondiente, invaden el espacio público, llevan sobrecupo y no utilizan casco ni chaleco, los cuales deben tener la identificación del automotor”.Para completar, las motos provocan el 80% de los accidentes de tránsito que ocurren en Cali y sus conductores pusieron 90 homicidios en las vías el año pasado, el 33% del total de las muertes de tránsito, solo superadas por los peatones que son el 45% de las víctimas.Por el impacto negativo que ya generan en el tráfico automotor de la ciudad, Hadad sugirió hace algunos días la medida del pico y placa para las motos y algunos sectores de opinión apoyaron la iniciativa, pero el gobierno caleño aún no se decide a aplicarla.“Yo no estoy en contra de las motos, yo estoy en contra de la indisciplina de las motos”, afirmó Hadad. Pero sentenció que “si no se educan voy a actuar con firmeza porque ahora no es la fiesta de antes en que la moto se entregaba con la cédula y que el pase era un pase de cortesía”. Cada día, entre 250 y 300 motos van para los patios por infracciones de tránsito.Pero antes de imponer una medida como el pico y placa para motos, el gobierno piensa darles otra oportunidad. Les ha pedido a los motociclistas que se organicen y se aconducten y les va a habilitar dos motovías. Una posiblemente en la Avenida Simón Bolívar y otra en la Calle 16. Hoy funciona una motovía por la Tranversal 29 con resultados positivos, según Tránsito.James Gómez, director regional del Fondo de Vigilancia y Seguridad, opinó que aunque en Pasto y algunas ciudades de la Costa Atlántica funciona el pico y placa para las motos, en el caso de Cali habría que evaluarlo, aunque advirtió que los motociclistas tienen que aconductarse para no llegar a medidas extremas.La Universidad del Valle adelanta un estudio sobre el impacto de las motos en el transporte urbano de Cali, particularmente en su efecto sobre la accidentalidad, y sus resultados contribuirán a tomar decisiones de restricción, regulación y control al tránsito de las mismas.José Nicolás Urdinola, gerente del Centro de Diagnóstico Automotor del Valle, sostuvo que hay un exceso de vehículos en Cali, muchos salen a manejar motos sin haber tomado los cursos respectivos y eso es lo que aumenta la peligrosidad. En su criterio ese es el problema que hay que atacar.“Tenemos que empezar a poner controles a las escuelas de conducción porque algunas de ellas ni siquiera dan los cursos, hay muchas irregularidades”, anotó.De hecho, Leonardo García, de la Asociación Colombiana de Motociclistas, indicó que hoy se exige un curso para poder manejar moto, pero no se brindan las facilidades para que la gente lo tome, “entonces van a una escuela de manejo donde le dan el certificado por $10.000”.Agustín Bernal, presidente de Asemotos (Asociación de Empresarios de la Moto), reconoció que hay falencias en la educación de los motociclistas y que muchos no están capacitados para andar en la vía. Sin embargo, defendió la moto como un vehículo que soluciona problemas de transporte para muchos y es una fuente de empleo para otros que trabajan en mensajería o en la informalidad. La mayoría de las motos las adquieren personas que ganan menos de dos salarios mínimos.Sin embargo, a la par con la falta de idoneidad de los motociclistas para moverse en la vía con ese vehículo, está la creciente importación, producción y ensamblaje en Colombia donde hay más de una docena de marcas propias y extranjeras. En el país se venden cada año 400.000 motocicletas, de las cuales un 10 % (unas 40.000) entran anualmente al parque automotor de Cali.Así que pese a la buena conducta que pudieran observar los motociclistas en la vía, algunos analistas creen que el aumento desmesurado de ese parque automotor va a obligar inevitablemente a las autoridades a restringir su circulación como ocurre con los carros.Fernando Alzate, líder motociclista, defendió la moto como instrumento de trabajo para la mayoría de la gente y sostuvo que imponer un pico placa terminaría afectando a la población de menos recursos que la utiliza.Por ahora, el alcalde Rodrigo Guerrero ha decidido aplazar una decisión en ese sentido. Pero la discusión no está cerrada. Sobre todo cuando siguen entrando más motos que carros al tráfico de la ciudad.Fallas mecánicasLa mayoría de las motocicletas que circulan por la ciudad no tienen una buena condición técnico mecánica, lo cual las expone a accidentes con mayor facilidad.En una estación móvil de revisión de vehículos el Centro de Diagnóstico Automotor encontró que el 65 % de las motos resultaron reprobadas.El 20 % no tenían luces direccionales y en el 16 % las luces de freno no funcionaron. El 12% tenía mal el freno delantero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad