Petronio Álvarez: los cambios que se están dando en las tradiciones del Pacífico

Petronio Álvarez: los cambios que se están dando en las tradiciones del Pacífico

Agosto 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Petronio Álvarez: los cambios que se están dando en las tradiciones del Pacífico

Las alteraciones de los procesos culturales no son percibidas por el público ni los músicos, pero sí advertidas por los expertos. Por eso los festivales folclóricos deben ser muy cuidadosos en su organización.

El ‘Petronio Álvarez’ hizo visibles las músicas del Pacífico, pero el ‘boom’ de la marimba está afectando la palma de chonta en extinción.

El miércoles pasado, durante el ‘Petronito’ que se llevó a cabo en Los Cristales, muchos asistentes se sorprendieron de ver a niñas de 15 años interpretar la marimba, cuando por tradición el único instrumento que tocan las mujeres es el guasá.Este hecho refleja el interés que las músicas del Pacífico despiertan en los jóvenes, y los cambios que se están dando en las tradiciones: “Los festivales folclóricos causan distorsiones, pero son una ventana para mostrar prácticas que se están perdiendo”, dice el investigador Germán Patiño, fundador del ‘Petronio’. Los reconocimientos al certamen son incontables: “Crecí escuchando son cubano y conocí la música del Pacífico gracias al ‘Petronio’, admite María Helena Quiñones, secretaria de Cultura de Cali. “Bueno o malo, ha mostrado la música del Pacífico. También ha dado oportunidad a las cocineras, a los destiladores de bebidas, a los artesanos”, dice el profesor Fredy Platicón, director de Ascendencia Africana, de Buenaventura, que concursa este año: “Nuestra música estaba relegada y esto es lo mejor que puede haber”, dice.Por su parte, Patiño dice que “uno de los efectos más notables del ‘Petronio’ es la proliferación de jóvenes fabricantes de marimba, por lo menos 30. Hace veinte años se contaban con los dedos de la mano, y eran todos viejos”.Además, “se han recuperado aires casi perdidos, como el andarele del sur, el torbellino negro de Timbiquí y el pasillo en marimba que sólo se conocía en Timbiquí y ahora es muy popular”.Sin embargo, el certamen también causa otros efectos: “Me duele reconocer que a algunos intérpretes de marimba les dio por usar afinador, que cambia las sonoridades. Al usarlo, en su ignorancia, el instrumento da unas notas que ellos desconocen. “Y también están sacando marimbas de pvc o con botellas, y eso está bien como experimento, pero no van con el proceso ancestral”, cuenta Platicón, quien también es folclorólogo.Patiño añade: “Cuando hacen fusiones, la marimba es modificada con una afinación ajena a la tradición y el intérprete tradicional no puede tocarla bien”.Pero el instrumento enfrenta un riesgo mayor: “La chonta está desapareciendo por el auge de la marimba, pues más personas quieren comprarlas, lo cual afecta el recurso natural”, dice Adriana Molano, coordinadora de Patrimonio Cultural Inmaterial del Mincultura.Además, “desaparecen los saberes sobre los ciclos naturales y los rituales del corte y la elaboración de la chonta. Los jóvenes piensan que sólo es ir y cortar. Hubo una ruptura generacional”, añade.Germán Patiño cuenta: “La palma de chonta más apropiada para construir marimbas, también es la más perseguida para hacer muebles, pisos, casas. Se está causando un estrago”.“Los muchachos no entienden que esto es un proceso y creen que todo es fácil y se logra rápido. Por eso hay que trabajar con criterio social sin centrarse sólo en lo musical”, añade Platicón.Otras distorsiones en los procesos culturales los enumera Germán Patiño: “En el ‘Petronio’ fue separado el músico de la audiencia, cuando en la comunidad todos tocan y cantan. Ya en el litoral se puede ver a músicos que levantan tarimas y ponen sonido para tocar como se hace en Cali. Ya es un currulao de entretenimiento y no el comunitario que toca las cosas de la comunidad. Además, los instrumentos deben acoplarse a la amplificación y eso afecta interpretación y afinación”.Para todos resulta claro que se deben investigar todos estos efectos para suavizar su impacto. La secretaria de Cultura de Cali reconoce que no se ha hecho, y complementa Adriana Molano, del Ministerio de Cultura: “Muchos músicos están preocupados por ese tema, pues está cambiando una manifestación autóctona por causa de un certamen que si bien está dando reconocimiento a esas músicas, también las está afectando”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad