Personería de Cali solicitó declarar crisis humanitaria en la cárcel de Villahermosa

Marzo 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Personería de Cali solicitó declarar crisis humanitaria en la cárcel de Villahermosa

La Personería también denuncia graves fallas estructurales en la cárcel de Villahermosa.

Aunque la Defensoría Nacional del Pueblo había solicitado acudir a la emergencia social para atender los líos carcelarios del país, el caso de Cali tiene una particularidad que va más allá de los líos sanitarios y de hacinamiento.

Tras una visita realizada por su Unidad de Derechos Humanos a la cárcel de Villahermosa, la Personería Municipal elaboró un informe de inspección a través del cual sugirió declarar la crisis humanitaria en el centro de reclusión. Aunque la Defensoría Nacional del Pueblo ya había solicitado al Gobierno acudir a la emergencia social para atender los problemas carcelarios de todo el país, el caso de Cali tiene una particularidad que va más allá de los líos sanitarios y de hacinamiento de otras cárceles: Villahermosa está en riesgo de un colapso estructural. Hernán Lara, arquitecto de la Universidad del Valle que acompañó la visita, dijo que aunque conceptuar a partir de una inspección ocular “no es lo más idóneo”, surge una duda teniendo en cuenta la antigüedad del penal y la falta de reforzamiento antisísmico: ¿Qué respuesta tendrán los pabellones si en la ciudad se registra un sismo más fuerte que el de este año? Lara hizo hincapié en algo que no se ve desde afuera, del otro lado del muro: el sistema sanitario de Villahermosa tiene cientos de filtraciones. “Y para nadie es secreto que ese es el gran enemigo de estructuras como esas”. La cárcel, nadie lo sabe, es presa del agua.De acuerdo con el informe de la Personería, el riesgo es tan alto que la propia dirección del penal dispuso reducir los días de visita para evitar un colapso por sobrepeso: en una sola jornada de visita, a Villahermosa alcanzan a entrar doce mil personas. Y doce mil personas más pueden ser demasiado para una prisión como esa: construida en 1.958 para 1700 personas, hoy alberga 5830. En términos porcentuales eso significa un hacinamiento del 350%. En términos de dignidad, sanitarios compartidos por 200 personas, baños convertidos en dormitorios, internos que no duermen nunca.***En junio del 2012, una comisión de la Personería hizo un trabajo de inspección similar. Y en consecuencia de los hallazgos, formuló una acción de tutela para garantizar la atención de la población carcelaria que requería con urgencia atención hospitalaria. Nueve meses después todo parece haber empeorado: los problemas respiratorios de los internos son tan graves que, incluso, hay registros de tres casos de tuberculosis que requirieron el aislamiento de los enfermos. En Villahermosa una gripa puede durar semanas; un dolor, años. “Enfermarse en la cárcel es una vía segura a la muerte”, dijo ayer el personero, Andrés Santamaría. “No existe dentro de los pabellones un solo espacio disponible para que un interno pueda pasar la noche. En medio de la humedad, filtraciones del sistema sanitario de los pisos superiores, exposición del alcantarillado, e incluso presencia de roedores, los internos se apiñan para poder dormir. Las temperaturas dentro de los pabellones superan los 40 grados centígrados por la carencia de ventanas”, consigna en el documento en un aparte.El hacinamiento de Villahermosa revela otra crisis: con la puesta en marcha de la Penitenciaría Nacional de Jamundí, Villahermosa fue destinada para albergar solo sindicados. Pero la cárcel de Jamundí ya no tiene más cupo. Entonces Villahermosa tiene que seguir albergándolos porque no hay otro sitio: hoy, allí, hay 2805 condenados y 2746 sindicados.Y de esa crisis, otra crisis: la cárcel apenas dispone de 200 guardianes; 20 de ellos destinados a actividades administrativas, quedando 180 para responder por la vigilancia de los 5830 internos, el control de 1816 enjuiciados en detención domiciliaria y el traslado de 120 reclusos que todos los días deben ir a los despachos judiciales. De acuerdo con los protocolos de seguridad, por cada interno que se traslada deben disponerse de tres guardias, lo que significa que para trasladar a esos 120 internos se requerirá un total de 360 custodios. En Villahermosa, lo hacen 16. La Personería ha recomendado de manera urgente el traslado del 50% de los internos para empezar a atender la situación de Villahermosa y evitar un colapso de sus estructuras. El asunto es que en Cali no hay para donde trasladarlos. Andrés Santamaría dijo que el tema debe entonces ser abordado como otro componente de la seguridad ciudadana para que así Gobierno local empiece a buscar soluciones. Para que se empiecen a obtener respuestas. Directivos de la cárcel y voceros del Inpec, llamados ayer por este diario, no respondieron el teléfono.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad