Personería alerta sobre deterioro en las cuencas de los siete ríos de Cali

default: Personería alerta sobre deterioro en las cuencas de los siete ríos de Cali

En el marco del Día Mundial del Agua, Personería de Cali revela estudio sobre el estado de las fuentes hídricas de la ciudad. En paralelo se firma convenio interinstitucional que busca recuperar cuenca del río Cali.

Personería alerta sobre deterioro en las cuencas de los siete ríos de Cali

Marzo 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

En el marco del Día Mundial del Agua, Personería de Cali revela estudio sobre el estado de las fuentes hídricas de la ciudad. En paralelo se firma convenio interinstitucional que busca recuperar cuenca del río Cali.

Un llamado de atención a las autoridades ambientales realizó la Personería de Cali este viernes, en el marco del Día Mundial del Agua, al revelar un informe sobre el crítico estado de las cuencas de los siete ríos que cruzan a la capital del Valle.Tras una serie de visitas realizadas por los ríos de la ciudad, el organismo de control y vigilancia identificó que variables como la deforestación, erosión, pérdida de la cobertura vegetal, práctica inadecuada de agricultura, minería, ganadería y vertimientos de aguas residuales, tienen en jaque a las fuentes hídricas de los caleños.Los lavaderos de vehículos que extraen sin control alguno agua de pozos subterráneos causando filtraciones en las redes de acueducto y las captaciones ilegales de fincas y condominios aledaños a los ríos, se suman a las causas del mal estado en que se encuentran los ríos de Cali, de acuerdo al documento.Además, la Personería denuncia que en los últimos 10 años, el Departamento de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, sólo ha invertido el 15% de los recursos de la sobretasa ambiental a la protección y mantenimiento de las cuencas.Al respecto, Beatriz Orozco, directora del Dagma, explicó que la sobretasa ambiental no es administrada por este organismo desde el 2007, sino por la Corporación Autónoma Regional del Valle CVC, y que además el 50% de tal insumo debe ser invertido en el área urbana.La Personería pidió a las autoridades ambientales y locales implementar medidas inmediatas que mitiguen el impacto ambiental y busquen la preservación de las fuentes hídricas para evitar un desabastecimiento de agua a mediano y largo plazo.Paralelo a esta denuncia, las Empresas Municipales de Cali, Emcali, la Alcaldía, CVC, Fundación de Patrimonio Natural y la Embajada de Holanda firmaron este viernes un proyecto que busca mejorar la regulación y calidad del agua que reciben los caleños trabajando en las cuencas de los ríos.La iniciativa empezará primordialmente en la cuenca del río Cali, cuyas aguas abastecen a las comunas 1, 2, 3 y 19. En dicha cuenca, el proyecto trabajará de la mano de los habitantes con estrategias comunitarias para la adopción de prácticas sostenibles.Claudia Jiménez, ecóloga de Emcali, explicó que los ciudadanos que vivan cerca a la cuenca alta y media del río Cali y se vinculen al proyecto serán reconocidos como 'conservacionistas' y recibirán estímulos por la implementación de prácticas sostenibles."Los incentivos serán asesorías técnicas, herramientas para agricultura sostenible, entre otros, los cuales buscan que estas comunidades sientan orgullo por la biodiversidad del territorio y tomen acciones concretas para protegerlo", dijo Jiménez.Las comunidades de los corregimientos Felidia, La Leonera y Pichindé serán las directamente beneficiadas de esta intervención. El proyecto busca reducir anualmente el arrastre de 180 toneladas de sedimentos que bajan por las aguas del río y que hacen difícil la potabilización del agua para el consumo en la ciudad."Si con acciones preventivas evitamos que la descarga de sedimentos en las aguas del río, no sería necesario que la Planta de Tratamiento Río Cali se detenga por alta turbiedad en invierno o por bajos niveles de agua en verano", indicó Jiménez.A través de la Fundación de Patrimonio Natural, la Embajada de Holanda ha invertido $500 millones, Emcali $50 millones, Parques Nacionales $50 millones y la CVC en convenio con la Embajada de Holanda $350 millones. Cabe recordar que este proyecto sólo se implementará en uno de los siete ríos de la ciudad, ya que el río Cali está bajo el completo control de las autoridades locales y abastece al 20% de la población, lo cual no sucede con los ríos Meléndez, Pance y Cañaveralejo ni con el río Cauca, el cual es responsabilidad de autoridades de nivel departamental y nacional.La Personería Municipal indicó que la situación de los ríos de la ciudad ha empeorado en los últimos diez años, "teniendo en cuenta que los asentamientos han crecido de forma alarmante y los controles cada vez han sido menores".Estado de los ríos según PersoneríaConozca la evaluación que la Personería realizó sobre los siete ríos que cruzan la ciudad.Río Cauca: abastece el 77% de la demanda de agua para la ciudad, la cual es tratada en las plantas de Puerto Mallarino y río Cauca. Está amenazado por alta contaminación por materia orgánica, sólidos y presencia de sustancias tóxicas, incluyendo altas concentraciones de compuestos químicos y algunos metales pesados. El volumen de esta fuente hídrica se ha visto reducida por el uso de agua subterránea para el riego de la caña de azúcar.Río Cañaveralejo: después de La Sirena, (Comuna 19) en su parte media, presenta problemas de deforestación, minería, ganadería y urbanización en el área de protección del río. Se evidenció contaminación por vertimientos de aguas residuales y residuos sólidos de las comunidades asentadas. En la parte baja, a altura del reservorio de Cañaveralejo, cuando entra a la zona urbana, el afluente sufre un gran deterioro, pues no hay áreas verdes y por el contrario se observan vertimientos de aguas residuales provenientes de otros asentamientos humanos, residuos sólidos y deforestación.Río Lili: los principales impactos que presenta esta cuenca están asociados con problemas de erosión, deforestación, descargas de aguas residuales y residuos sólidos. Al entrar a la zona urbana, existen vertimientos de aguas de caparrosa provenientes de la actividad minera de carbón.Río Pance: Este afluente se ve afectado por la actividad de la agricultura y la ganadería extensiva en el corregimiento de Pance. Desde la Vorágine hasta Comfandi Pance, es impactado en las márgenes por asentamientos que deterioran la cuenca con la tala para el asentamiento de balnearios, parqueaderos y lavaderos de carros, desestabilizando el suelo, contaminando con vertimientos de aguas residuales y residuos sólidos la cuenca y quebradas. El uso inadecuado de estos suelos, los procesos erosivos, la deforestación y la sobre explotación de material de arrastre, hacen que sus zonas ribereñas se vean inundadas constantemente con las crecientes en periodo de lluvias.Río Meléndez: la cuenca presenta un deterioro progresivo asociado principalmente a la deforestación, erosión y prácticas inadecuadas de agricultura, ganadería y minería. El uso principal del río es el abastecimiento de agua para la Planta de Tratamiento de La Reforma para las comunas 18 y 20. Dicha Planta tiene una capacidad de operación mínima de 450 a 600 litros por segundo, pero en la actualidad sólo capta un máximo promedio de 200 litros, lo cual es insuficiente para abastecer la población de la comuna 18, en donde viven 68.000 personas. Esto ha deteriorado la naturaleza del río.Río Cali: desde su nacimiento, en el Parque Natural Farallones en el Alto del Buey, se evidencian las causas de la contaminación y escasez del recurso hídrico a causa de los asentamientos subnormales que utilizan decenas de quebradas para la captación de agua diaria. A la altura del Socorro el río es explotado con actividad minera aurífera con la utilización de mercurio y cianuro como amalgadores, los cuales vienen contaminando estas quebradas tributarias y sus subcuencas (ríos Pichinde, Pichindecito y Felidia).Entre el corregimiento de Felidia y la entrada del rio a la ciudad, a la altura del zoológico están los asentamientos de la Fortuna, Palermo, en Terrón Colorado y Atenas, entre otros, desde donde se arrojan aguas residuales. Desde el zoológico hasta la desembocadura del río Cauca, en el barrio Floralia, la vitalidad del afluente se reduce ostensiblemente por las descargas de aguas residuales desde el sector “entre ríos” y la quebrada “El Buen Vivir”, en donde desemboca el rio Aguacatal, que le aporta tanto aguas residuales como vertimientos de explotación minera.La peor descarga la soporta el rio tutelar, desde el sector de La Isla hasta su desembocadura, por escombros, vertimientos de marraneras, vertimientos provenientes de asentamientos, vertimientos provenientes de colectores industriales. A pesar de que el Dagma y Emcali han realizado obras de recalce, muros de protección y demás, las elevadas crecientes y el aporte de materiales sólidos provenientes de la tala y ocupación de sus márgenes protectoras, desde la parte alta de la cuenca y media, han afectado ostensiblemente la dinámica del rio.Río Aguacatal: es la cuenca más seca, en el sector de Bellavista – La Playita, se ve afectado debido a la descarga de vertimientos provenientes de los asentamientos y criaderos de porcinos, ubicadas en altas pendientes. En la parte media, en el sitio Puente Azul, La calidad del agua del río se ve altamente influenciada por la minería con vertimientos y material sobrante, sobretodo porque en el desemboca la quebrada el chocho que está afectada por esta actividad. En la parte baja de la cuenca en el sector barrio Aguacatal hay ocupaciones en la zona forestal protectora, por edificios de apartamentos y construcciones de altura para uso residencial, se evidencia la presencia indiscriminada de vertimientos domésticos, mineros y canteras. El punto más crítico es el comprendido entre la vuelta del cerezo y la cantera Saratoga.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad