Peleas y problemas de alcohol, las faltas más graves entre los Guardas Cívicos en Cali

Peleas y problemas de alcohol, las faltas más graves entre los Guardas Cívicos en Cali

Agosto 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Peleas y problemas de alcohol, las faltas más graves entre los Guardas Cívicos en Cali

Por cometer faltas leves, 122 guardas cívicos tienes proceso disciplinario abierto, 31 ya fueron despedidos del proyecto. El resto se encuentra en curso de la cancelación del contrato.

Luego que El País reveló episodios que desembocaron en el despido de varios funcionarios, el director de Cultura Ciudadana admitió que se han presentado problemas más serios en el programa.

El despido de 62 guardas cívicos por el incumplimiento de sus labores y su mal comportamiento, reavivó los cuestionamientos sobre el funcionamiento de este programa de cultura ciudadana. Luego que El País reveló algunos episodios que desembocaron en el despido de varios funcionarios, entre ellos, el de un grupo de seis guardas cívicos sorprendido jugando sapo en una tienda al norte de Cali, el director de Cultura Ciudadana, Jesús Ramírez, admitió que problemas más serios se han presentado al interior del programa.El funcionario reconoció que este año han ocurrido dos casos en los que guardas cívicos agredieron físicamente o verbalmente a peatones, en respuesta a los insultos, recriminaciones e incluso golpes propinados por los transeúntes.“No justificamos ni pensamos que los guardas deban reaccionar, pero también debemos entender que son seres humanos que cuando permanentemente son agredidos, tienden a descontrolarse. No lo aceptamos y no queremos que pase”, dijo Jesús Ramírez.El licor es otro de los temas presentes en las infracciones detectadas entre los guardas cívicos. Aunque el funcionario no quiso entrar en detalle sobre el número de eventos de este tipo, explicó que se han presentado “algunos casos en que estas personas han tenido fiestas familiares o eventos y cuando llegan al trabajo se les siente el ‘tufo’, por lo que los coordinadores de área son muy estrictos cuando estas cosas suceden”.Un ejemplo claro fue el del guarda cívico sorprendido el pasado fin de semana conduciendo en estado de embriaguez, al que ayer se le canceló el contrato, luego que las pruebas de la Secretaría de Tránsito revelaran que, en efecto, había consumido licor.“Era un coordinador de guardas, uno de los mejores. No sabemos qué pasó, fue una falla humana, pero tuvo la gallardía de aceptarlo y dejar el puesto”, manifestó el director de Cultura Ciudadana.Actualmente, otros 112 guardas cívicos tienen procesos disciplinarios abiertos por incurrir en faltas leves como el abandono del puesto, no cumplir con los horarios de las actividades programadas y por mala conducta ante sus coordinadores o compañeros.“Guarda cívico que no cumpla, que no exprese civismo y responsabilidad, es guarda al que se le revocará el contrato y no podrá seguir trabajando con nosotros. El hombre cívico debe dar ejemplo”, sentenció el Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.Un viejo problemaEl despido o cancelación de contrato a guardas cívicos indisciplinados no es una situación nueva. Según Carlos Rojas, quien el año pasado se desempeñó como director del programa, cien personas fueron desvinculadas por faltas graves cometidas durante sus horarios de trabajo.Rojas, quien ahora es Secretario de Cultura de Cali, manifestó que casos tan graves como la agresión física a la pareja fueron un motivo suficiente para cancelar el contrato a tres guardas cívicos el año pasado.Dijo además que por tratarse de un contrato de prestación de servicios, resulta complicado ejercer un mayor control a las faltas. Aún así, asegura que el trabajo de depuración permitirá contar con la gente que realmente cumple con el perfil de guarda cívico.¿Se van o se quedan?Las opiniones entre algunos de los candidatos a la Alcaldía de la ciudad están divididas frente a la continuidad de los Guardas Cívicos’Fabio Cardozo piensa, por ejemplo, que “el programa no ha impactado en el comportamiento ciudadano y ha sido un fracaso”, mientras que Susana Correa argumenta que “es un proyecto que no es eficiente para la ciudad y no lo continuaría.”Rodrigo Guerrero, manifestó que el gran inconveniente es que “no están delimitadas las funciones de los guardas, ni los mecanismos de control y vigilancia.”La candidata Clara Luz Roldán dijo que, aunque la iniciativa es buena, ha sido mal manejada por parte de la administración y propone reestructurar el proyecto con monitores ciudadanos. Sigifredo López propone trabajar con auxiliares de Policía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad