Parques se volvieron expendios de droga

Julio 15, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Según la comunidad, en 17 parques del norte, ubicados en 8 de los 22 barrios que componen la Comuna 2, los jóvenes consumen estupefacientes. Por lo general, los vendedores se hacen en grupos de cuatro personas y se dispersan a lo largo del lugar o se esconden entre los árboles.

Recuerda que un fin de semana alcanzó a ver más de 40 jóvenes consumiendo droga en el parque de la Urbanización La Merced, al norte de Cali. “Unos estaban sobre las bancas y otros en el césped. Los viernes es cuando hay más presencia de muchachos, después de las 4:00 p.m.”, relató un habitante del sector. Aseguró que el parque se ha convertido en un ‘fumadero’ de los adictos, algunos de los cuales son adolescentes de hasta 15 años. De hecho, contó que allí su sobrina “consigue la marihuana y las pepas sin ningún problema”. Según el denunciante, los ‘jíbaros’ se movilizan en moto o a pie y al parecer provienen de los barrios Camilo Torres y La Isla, también llamada ‘Puerto bazuco’, ambas zonas marginales de la Comuna 3. “Uno encuentra hombres haciendo ejercicio o sobre barras en los parques del norte, pero en realidad son expendedores que están a la espera de clientes. Nos hemos dado cuenta que hay gente que viene de Camilo Torres a meter vicio aquí. En otros casos las ventas las hacen a domicilio”, agregó un residente de Vipasa. Al igual que La Merced, se estima que unos 17 parques ubicados en 8 de los 22 barrios que componen la Comuna 2 son espacios de venta de droga al menudeo, de acuerdo con el cálculo de líderes de este sector. Los más afectados son Álamos, Brisas de los Álamos, La Merced, Vipasa, Prados del Norte, La Flora, Santa Mónica y La Campiña.En este último tanto consumidores como vendedores utilizan una amplia zona verde que está contigua a una escuela pública donde hay una cancha de fútbol. “A cualquier hora del día uno observa a los expendedores, aprovechan la vegetación para esconder los estupefacientes”, aseguró un morador de Prados del Norte. Por lo general, los vendedores se hacen en grupos de cuatro personas y se dispersan a lo largo del lugar o se esconden entre los árboles. “El microtráfico de drogas es un problema grave en la Comuna, le hemos dicho a la Policía, ellos hacen rondas, pero no se notan los resultados”, añadió la fuente. Los ciudadanos consultados por El País coincidieron que es muy poco el número de uniformados que vigila y cuida la Comuna 2, constituida por 118.000 personas.“La Comuna 2 quedó dividida en 11 cuadrantes, cada cuadrante es cubierto por una moto con dos agentes en turnos de ocho horas. En teoría serían 66 patrulleros, pero hay 5 cuadrantes que no tienen patrulla, es decir 30 policías menos porque se fueron de retiro o traslado”, sostuvo un vocero del sector. Además, la Comuna 2 quedó sin oficial de la Policía dado que el mayor que tenía a cargo toda la zona fue trasladado a principios de este año a otro departamento y no ha sido reemplazado. “Esta es la Comuna que más tributa y hay una despreocupación por ella. Nos angustian los índices de fleteos y atracos a mano armada”, expresó una madre de familia. Por ello, dijo que hay adultos o amas de casa que prefieren quedarse en sus hogares a toparse con un delincuente. Por su parte, la Policía Metropolitana aseguró que se realizan patrullajes en las zonas críticas y en las zonas verdes, con el apoyo de auxiliares bachilleres, se entregan volantes para concientizar a la ciudadanía. Uniformados de la estación de La Flora señalaron que son muy pocos los llamados que reciben por la presencia de ‘jíbaros’ en las zonas verdes.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad