Parque El Ingenio, oasis que ahora es foco de problemas

Abril 24, 2017 - 12:01 a.m. Por:
Redacción de El País 
ingenio

Las personas que consumen drogas en el parque de El Ingenio lo hacen en los matorrales que hay en la ribera del río Meléndez, según denuncia la comunidad.

Jorge Orozco / El País

A pesar de que el Parque Biosaludable del río Meléndez, más conocido como el del Ingenio, es una de las áreas verdes más grandes de la ciudad y considerado un pulmón ambiental, su presente no es el mejor: drogas, prostitución y ocupación del espacio, son algunos de los males que atormentan a este corredor deportivo.

En el parque, que va desde la Calle 13 hasta la Calle 25 a orillas del río Meléndez, es común ver personas haciendo ejercicios, otras dedicadas al comercio, unas más consumiendo drogas y, en la noche, algunas ejerciendo la prostitución, animadas por la música a alto volumen de los carros, que son parqueados sobre la calle mientras sus dueños ingieren alcohol.

Todas estas situaciones llevaron a que a la Junta de Acción Comunal del barrio El Ingenio entregara el cuidado del parque a la Policía Metropolitana. En una misiva de siete puntos, fechada el 12 de marzo del 2017, la comunidad argumentó no poder controlar el orden en este corredor ambiental.

“A continuación detallamos las situaciones que nos vienen afectando el diario vivir de nuestro sector: exceso de ruido, congestión vial, invasión del espacio público, disposición inadecuada de residuos sólidos, contaminación del río, manejo inadecuado de mascotas, actividades delictivas como microtráfico y atracos”, se lee en un aparte de la carta.
En un recorrido realizado por El País, se puedo evidenciar algunos de estos problemas que aquejan a los vecinos de este parque.

Aunque en tramos del corredor ambiental hay presencia de la Policía, en otros se visualiza total tolerancia ante situaciones que van en contravía de las normas civiles.

ingenio

Las zonas verdes del parque son utilizadas para el consumo de alcohol.

Jorge Orozco / El País

Por ejemplo, en la zona boscosa a orillas del río Meléndez, entre las calles 16 y 14, hay consumo y microtráfico de drogas. Así como proliferación de negocios informales, situación que genera, en algunas ocasiones, traumatismo vial en el sector.

“Lastimosamente el atractivo del parque dejó de ser deportivo para pasar a temas criminales. Detrás del río ocurren cosas que ni los mismos que transitan por aquí se dan cuenta”, afirmó Hilmar Germán Suárez, presidente de la Junta de Aacción Comunal de El Ingenio.

De igual manera, agregó que muchos de los negocios del parque se extendieron a las calles interiores del barrio y “en muchas ocasiones no podemos salir ni entrar a nuestras casas porque la gente que acude a los negocios ambulantes no nos da espacio”.

Según datos de la Alcaldía de Cali, en el barrio El Ingenio residen alrededor de 11.000 personas y en el sector hay 32 parques internos.
“A veces nos sentimos presos en nuestro barrio, los carros que llegan al parque taponan las vías. Sin contar que en un futuro nos va a tocar pagar hasta por respirar; aquí cada persona llega al parque, se adueña de un espacio y luego cobra por su uso”, dijo Margarita Caicedo, residente del lugar.

En un foro virtual, El País le preguntó a los usuarios de Facebook ¿cuáles son los principales problemas del parque El Ingenio? y en muchas de las respuestas coincidió un planteamiento: microtráfico.
El usuario Andrés Felipe Márquez indicó que: “Tuve la oportunidad de brindar seguridad al parque durante 7 meses, ya que presté mi servicio en la Policía y estaba asignado a ese lugar. Uno de los principales problemas que logré identificar en el parque es que hay muchos viciosos, algo que no es bueno por la gran cantidad de familias y sobretodo niños que juegan y mantienen allí. Quienes más consumen vicio ahí son los que limpian vidrios en los semáforos”.

Igualmente, el usuario Juan Camilo Dulce apunta: “Soy residente del barrio El Ingenio y debido a los problemas prefiero ya no salir ni a pasear mi mascota. Los problemas empiezan porque se llenó de vendedores ambulantes, hay invasión del espacio público, inseguridad y lo peor es que se reunen personas a consumir drogas. Un proyecto con futuro y que beneficiaría a la comunidad se ha destruido por falta de control de las autoridades y cultura.

Precisamente para conocer la opinión de la Policía Nacional, El País buscó insistentemente al capitán Carlos Felipe Moncada Lasso, comandante de la Estación Caney, encargado de la seguridad en el parque, pero no obtuvo respuesta del uniformado.

No obstante, la Secretaría de Deporte de Cali sí se pronunció y anunció una intervención que devuelva el sentido biosaludable a este corredor verde.

“Estamos haciendo mucha presencia institucional en la zona. Vamos a desarrollar tres proyectos; el primero, una ciclovía todos los domingos, donde buscaremos impactar a 7000 personas; el segundo, un programa de actividad física para toda la familia, los días martes y jueves; el tercero, unas carreras y caminatas por el sector”, explicó Fernando Aguirre, líder de área de fomento de la Secretaría del Deporte y la Recreación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad