¿Para qué sirven las casetas en los paraderos del MÍO?

Abril 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Para qué sirven las casetas en los paraderos del MÍO?

Según Eucol, hace más de año y medio Metrocali no les entregaba los mapas donde se informa al usuario sobre las rutas.

160 estructuras no cuentan con señalización ni uso. Vendedores serían ubicados en estos puntos.

Las casetas-mogadores, esos cajones de acero inoxidable que están ubicados en varios paraderos de algunas rutas pretroncales del MÍO, son una gran incógnita para usuarios del sistema de transporte masivo y transeúntes.¿Para qué sirve ese aparato? La función de estas casetas-mogadores es, según lo acordado entre Metrocali y Eucol, concesionario encargado de la dotación de mobiliario público, alojar los planos de las rutas del sistema de transporte masivo. Hoy hay 160 casetas-mogadores distribuidas a lo largo y ancho de las vías pretroncales por donde pasan las rutas alimentadoras del MÍO.En un recorrido por el barrio El Caney, El País encontró que entre las carreras 83 y 98 hay nueve estructuras instaladas que no están en servicio. Algunas se ven golpeadas, han sido despojadas de sus partes o no son visibles para los usuarios.“Cuando se instalaron las casetas no había árboles que las taparan. Las compensaciones, en la siembra de árboles, hechas por los contratistas de obras civiles son indiscriminadas y no hay acompañamiento de ningún ente municipal para controlar esto”, afirma Beatriz Duarte, directora de Eucol.Para Reynaldo Gutiérrez, un usuario del sistema de transporte masivo, “esos cajones servirían para algo si hubiera al menos una señalización referente al MÍO, pero nunca he visto nada ahí”.Un nuevo residente del barrio El Caney espera que “hagan algo con eso para saber qué rutas del MÍO pasan por aquí”.La funcionaria de Eucol asegura que “hacía más de año y medio que Metrocali no nos entregaba los mapas, para que los pudiéramos imprimir e instalar en los puntos donde son requeridos. Ya hace tres semanas por fin nos los entregaron y ahora estamos estudiando en qué materiales fabricarlos, para que sean menos vulnerables al vandalismo”.Sin embargo, la vicepresidenta técnica de Metrocali, Sandra Ángel, expresó que para la información de las rutas del transporte masivo “Metrocali ha venido adelantando un proceso de difusión a través de todos los canales posibles”.En los más de ocho años que llevan instaladas, seis casetas-mogadores han sido robadas a pesar de que cada estructura pesa más de 300 kilos, según datos de ambas entidades.Ante el estado en el que se encuentran algunos de estos módulos, que presentan abolladuras de gran tamaño, rayones y partes que han desaparecido, John Muñoz, jefe de operaciones de Eucol, señala que “solo estamos reemplazando las estructuras que sufren colisiones fuertes. La reposición de manillas y chapas se hace gradualmente con los mantenimientos”.Otro problema de algunas casetas es que se han convertido en vitrinas publicitarias, donde se encuentran desde habitaciones para alquiler hasta afiches de conciertos y eventos de gran magnitud.“La gente aprovecha que son superficies rectas, ubicadas en puntos estratégicos y de gran afluencia de personas, para volverlas espacios publicitarios. Cuando hacemos la limpieza, quitamos todo lo que haya en las casetas. Hace un mes erradicamos la publicidad política con que habían cubierto 17 casetas en distintos puntos de la ciudad”, afirma Muñoz, jefe de operaciones de Eucol.Respecto al uso que se le podría dar a estos armarios metálicos, Duarte señaló que “el Municipio puede utilizar estas estructuras para varios fines como vender comestibles, artesanías y periódicos” y agregó que “Metrocali pensó implementar en esas estructuras la venta de recarga de tarjetas del MÍO”.Según lo explicado por el subsecretario de Gobierno, Luis Alfredo Gómez, una vez concluya la Ley de Garantías, “los vendedores, que por fallos jurídicos deben ser reubicados, empezarán a trabajar en estos puntos. Esperamos sumar otros más a este proyecto”.A su vez, Jorge Manosalva, ingeniero de la Subdirección de Ordenamiento Urbanístico, asegura que para explotar estos puntos comercialmente “tendrían que hacerlo con ventas que no generen impacto. No pueden ser puntos generadores de ruido ni basuras o que alteren las condiciones de las calles donde están situadas estas estructuras”.Acorde a lo explicado por el Subsecretario de Gobierno, las personas que se ubiquen en estos módulos solo podrán vender artículos impresos, recargas para llamar a celular y alimentos no perecederos, procesados y empacados.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad