Pánico entre vecinos del estadio Pascual Guerrero por ‘barras bravas’

Mayo 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Pánico entre vecinos del estadio Pascual Guerrero por ‘barras bravas’

América y Deportivo Cali fueron sancionados con dos partidos a puerta cerrada por los hechos violentos del clásico anterior de la Copa Postobón.

La comunidad denunció que los hurtos, las agresiones y los excesos son las situaciones que más se presentan en estos sectores. La gente ha encontrado cuchillos y destornilladores.

Dicen los vecinos del Estadio Pascual Guerrero que están desesperados. Los desmanes provocados por hinchas de los equipos América de Cali y Deportivo Cali el pasado miércoles, durante el clásico, fueron el detonante del pánico entre los moradores de los barrios San Fernando Nuevo y Eucarístico.Hurtos, agresiones y excesos fueron las situaciones denunciadas por algunos habitantes de estos sectores, para los que la fiesta del fútbol se convirtió en una muestra de violencia.Entre los casos señalados por moradores se encuentra el de una niña a la que le robaron sus libros del colegio y el ataque a una camioneta de un comerciante por enfurecidos hinchas en un semáforo de la Avenida Roosevelt. También el de una joven de unos 16 años que, según testigos, salió del Estadio con un arma apuntando al aire, así como vándalos que armados con las vallas de contención intentaron tumbar la reja de una casa, además de numerosas escenas de hurto.En un recorrido realizado este jueves por los alrededores del estadio, El País constató cómo algunos vecinos desenterraban cuchillos y destornilladores que, antes del partido, fueron escondidos en sus antejardines. Varios factores, según ellos, hacen que la situación sea insostenible. Nilson Rodríguez, propietario de una tienda, asegura que el consumo de licor y sustancias como cocaína antes de los encuentros empeora la situación. “Lo triste es que la Policía los ve y no les dicen nada”. Lo que más preocupa a la comunidad es que, según sus propias denuncias, desde hace algunas semanas la seguridad privada que se encargaba de los alrededores del Estadio dejó de prestar el servicio.Andrés Posada, coordinador de una institución educativa de la zona, indicó que “hemos visto hombres con maletas y encapuchados meterse antes de los partidos por el lado occidental del Estadio. Se ayudan de las vallas de seguridad para entrar. Ya dimos aviso, pero nadie nos responde. Sentimos temor”.Funcionarios de la Secretaría del Deporte aseguraron que si bien hay personal al interior del Estadio, no hay gente asignada para vigilar sus alrededores. Para la vicepresidenta de la JAC de San Fernando Nuevo, Alicia Escobar, lo mejor es “cerrar el Pascual para que sólo jueguen los equipos o suspender el clásico porque no podemos vivir más este problema”.El Secretario de Gobierno, Carlos José Holguín, dijo que se estudiarán medidas como turnar la entrada de las barras a los partidos, decretar que los tres clásicos en las próximas fechas sean a puerta cerrada y prohibir el uso de camisetas, banderas u otros distintivos de los equipos, aunque aún no se estima, según funcionarios de la dependencia, prohibir el consumo de licor en los alrededores del Estadio. Las determinaciones se tomarán la próxima semana, tras una reunión el lunes con directivos de los equipos y el martes, con la Comisión Local de Fútbol. Jhonny Ortiz, representante de Barón Rojo Sur, barra del América de Cali, manifestó que si es necesario que la barra no entre al Estadio acatarán la decisión, “pero es necesario que de una vez por todas se carnetice a los barristas. Los muchachos que no asisten a reuniones, que no están en el proceso de paz, son los que nos causan problemas”.Se esperan sanciones de la DimayorLas sanciones que la Dimayor impondría al Deportivo Cali, al América y al Estadio Pascual Guerrero por el incidente del pasado miércoles durante el clásico sólo se conocerían el próximo miércoles, cuando se reuna la Comisión Disciplinaria de la rectora del fútbol rentado en el país.El gerente de Dimayor, Iván Novella, afirmó que “es lamentable que ocurran estos hechos. El informe del árbitro será clave para determinar las sanciones a las que hubiere lugar”.De acuerdo con el Reglamento Único Disciplinario, existe la posibilidad de sanciones para ambos clubes y para sus seguidores. En su Artículo 95, titulado Infracciones de un club, se establece que “al club local que no prestare las garantías a que lo obliga el presente código o el reglamento del torneo o competencia y diere lugar con ello a que el partido se interrumpa, se le impondrá multa de diez (10) salarios mínimos mensuales legales vigentes al momento de la infracción”.“Si por la misma causa el partido no pudiere jugarse o continuarse a más de la sanción económica impuesta el club local será sancionado con la pérdida de los puntos en disputa”, remarca el artículo que agrega, además, que “cuando el público invada la cancha se suspenderá la plaza de una (1) a tres (3) fechas. Si como consecuencia de la invasión se retardare o impidiere el normal desarrollo del partido, la suspensión será de dos (2) a cuatro (4) fechas”. América de Cali, que jugaba el clásico como visitante, también está expuesto a sanciones. Según cita el Articulo 96, ”los clubes que hagan las veces de visitante serán responsables, sin que se les impute una conducta u omisión culpable, de la conducta impropia de los espectadores considerados como sus seguidores. El inadecuado comportamiento del público que genere desordenes antes, durante o después de un partido, en el estadio, dará lugar a la amonestación o a la suspensión de la plaza de una (1) a tres (3) fechas” . Y agrega que: “En caso de suspensión al club respectivo se le impondrá multa de ocho (8) a diez (10) salarios mínimos mensuales legales vigentes al momento de la infracción”.Óscar Astudillo, presidente del Deportivo Cali, señaló que las normas están allí y que su club estará dispuesto a colaborar para que se solucionen de una vez por todas estos inconvenientes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad