Opinión: Una solución que reproduce conflictos

Opinión: Una solución que reproduce conflictos

Febrero 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Hernando Uribe | Especial para El País
Opinión: Una solución  que reproduce conflictos

Hernando Uribe, Magíster en sociología, profesor de la Universidad Autónoma de Occidente.

A veces la solución a los problemas están flitrados por intereses clientelistas. Opinión a propósito de la denuncia de alquiler de viviendas gratis en Cali.

Cuando desde el Gobierno Nacional se plantean soluciones a problemas sociales, a veces filtradas por prácticas politiqueras e intereses clientelistas, y sin ningún tipo de control y acompañamiento de las comunidades, los resultados pueden ser desastrosos. Porque la solución emerge sin ningún tipo de interlocución con los beneficiarios, dando cuenta de que ciertos programas que se asumen como respuesta a problemas públicos, no son más que una representación desdibujada o parcial de lo que intenta responder, por parte de una tecnocracia que poco o nada sabe de las realidades y necesidades de los grupos sociales afectados. Ejemplo de ello, son las ‘cien mil viviendas gratis’. Dentro de las distintas vertientes de análisis, plantearé la relacionada con los líos sociales: 1. Conflictos entre residentes que reclaman que entregar vivienda gratis a familias pobres en áreas vecinas, afectará el avalúo comercial de sus bienes, produciendo problemas de convivencia social y jurídicos. 2. Esto reproduce sentimientos de rechazo, odio y estigmatización hacia las familias pobres —representación social de quién en últimas es un potencial beneficiario de un programa público—. 3. Las condiciones físicas de la vivienda se diseñan por fuera de las características sociodemográficas de las familias que las habitarán; lo usual es que una vez entregados los proyectos, estos sean habitados por familias numerosas que además de suplir una necesidad básica de abrigo, también requieren desarrollar actividades comerciales para el sustento y manutención de sus familias —por supuesto en este tipo de cuestiones el Estado brilla por su ausencia—. Cuestiones como las anteriores, usualmente no son tenidas en cuenta por el Gobierno a la hora de diseñar, ejecutar y hacer realidad el sueño de miles de colombianos de tener vivienda propia. Ya se conocen casos concretos de programas que no tuvieron acompañamiento y los resultados han sido complejos como sucede en Potrerogrande, donde existen altas tasas de criminalidad y violencia. 4. Algunos beneficiarios de las viviendas gratis, o porque realmente no eran los beneficiaros potenciales —no fueron filtrados adecuadamente— o porque debieron salir de la zona de ubicación de las vivienda por problemas de seguridad, deciden arrendarlas, desdibujando por completo el sentido de la respuesta del Estado a un problema público. Esto significa que están fallando los controles para entregar a quienes verdaderamente necesitan las casas y los acompañamientos que implican construir comunidad. Lo anterior puede ser un indicativo de que existen prácticas politiqueras y clientelistas, así como de oportunistas que se aprovechan de la debilidad del control del Estado. 5. Los escenarios donde se construyen las viviendas gratis regularmente son escenarios de confrontación social y condiciones ambientales no apropiadas por riesgo a un posible desastre como lo es la zona de ladera, el oriente y suroriente de Cali, en sectores próximos a lo que fue el basuro de Navarro.Sin duda, estos son algunos de los muchos otros conflictos que, se prevé, estallarán en los próximos meses, sobretodo en periodo de campaña electoral. Estos programas promovidos por el gobierno no son política pública. Una política pública integra en su proceso de construcción a la comunidad, la sociedad civil y la academia, en la perspectiva de lograr respuestas estructurales, concertadas y lo más acertadas a problemas estructurales como los que vivimos en nuestro país. Estos programas fueron elaborados desde escritorios por parte de tecnócratas que creen que la realidad está en un plano y en papel. Por ello, amerita que el Estado en sus distintos niveles territoriales trabaje articuladamente con las comunidades, en la agencia de políticas públicas efectivas, que más allá de un periodo de gobierno, permitan atender el fenómeno. Es decir, lo que se debe apostar es a políticas públicas que garanticen en el mediano y largo plazo respuestas efectivas.* Magíster en sociología, profesor de la Universidad Autónoma de Occidente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad