Opinión: Los artistas afro y la paz

Marzo 24, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Junior Jein, cantante y columnista invitado
Opinión: Los artistas afro y la paz

El cantante de música urbana Junior Jein.

¿Los artistas afro no saben la realidad de sus comunidades? A través de sus obras han sido los encargados de compartir las vivencias, las realidades de su gente con el resto del mundo, uniendo, comunicando y rompiendo todas las barreras.

“Somos pacífico y estamos unidos, nos une la región, la pinta, la raza y el don del sabor”, he visto a muchos bailando y coreando esta canción de ChocQuibTown, y al igual que ellos también he gritado de emoción y he sentido orgullo de mi raza cuando han ganado los premios Grammy.

También gozamos con Grupo Niche,  Guayacán,  Jimmy Saa,  Hansel Camacho y qué decir del folclor del pacífico colombiano en el Festival Petronio Álvarez, orgullo de nuestra cultura.

Todo ese orgullo afro pareciera ser coyuntural teniendo en cuenta que, por motivo de la conformación de un colectivo de negros reconocidos de Colombia para ser recibidos por Juan Manuel Santos para tratar asuntos relacionados con el bienestar, el desarrollo y la participación de los afrocolombianos en los diálogos de paz y un eventual postconflicto, se viralizaron en redes sociales mensajes descalificadores.

Un ejemplo de ello fue: “Un grupo de artistas y farándula afro hablaron con el presidente Santos a nombre de los afrocolombianos… Me siento INDIGNADO… La próxima vez que vayan politólogos, economistas y abogados especializados, para ver si se toman decisiones de peso y de verdad… Dejemos que los que saben de política y conocen de fondo la situación del pueblo afro se ocupen de los temas serios”.

¿Los artistas afro no saben la realidad de sus comunidades?

Los artistas afro a través de sus obras han sido los encargados de compartir las vivencias, las realidades de su gente con el resto del mundo, uniendo, comunicando y rompiendo todas las barreras.

Y es en ese ejercicio que conocen constantemente y de primera mano las realidades, las necesidades, los sueños y los anhelos de sus comunidades, que luego transmiten majestuosamente en sus obras o, mejor aún, cuando se generan escenarios como los que propició Ray Charrupí sin exclusión alguna, con la Presidencia de la República y la Embajada de EE.UU en Bogotá lo manifiestan directamente a actores determinantes en la solución de los problemas, siendo escuchados de forma romántica.

El Presidente reconoció la deuda histórica del estado con los afrocolombianos y se comprometió a generar soluciones, además se logró la participación de las comunidades negras en los diálogos de paz, a través de una delegación que se reunirá con los negociadores del gobierno y las FARC en La Habana (Cuba).

“No sé qué pueden aportar Alexis Lozano y Junior Jein al proceso de paz”, se preguntan algunos en redes sociales.

Permítanme responderles: Muchísimo, desde la música se generan diferentes expresiones. Los que no son buenos con la oratoria pueden decir lo que sienten a través de una canción; Alexis Lozano y Junior Jein hacen parte de un mundo maravilloso para conectar con el prójimo. La música une a las personas. La música facilita la comunicación de pensamientos íntimos y trasciende las fronteras que imponen los conflictos, además también tiene componente curativo, permite construir memoria y es una fantástica herramienta educativa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad