Opinión: el debate sobre la liberación de mosquitos transgénicos en Cali

Opinión: el debate sobre la liberación de mosquitos transgénicos en Cali

Marzo 05, 2018 - 10:01 a.m. Por:
Lina Pinto García y Sabina Rasmussen | Especial para El País
Salud Aedes aegypti Zika Dengue  chikungunya

Otro de los proyectos que adelanta la Alcaldía de Cali para combatir el dengue y chikunguña es una 'app' que permite ubicar criaderos.

Foto: Archivo El País

El dengue es un problema que emerge periódicamente en Cali, una enfermedad que, como el zika y el chikunguña, es trasmitida por mosquitos de pinticas blancas conocidos como Aedes aegypti. Para hacerle frente a este desafío de salud pública, la Alcaldía firmó en 2017 un memorando de entendimiento con Oxitec —compañía de origen británico que ahora le pertenece a la estadounidense Intrexon— para liberar zancudos transgénicos en la Comuna 16. Estos mosquitos han sido modificados en el laboratorio, introduciéndoles información genética de otros organismos: una bacteria, un virus y un coral. Si bien la noticia no hizo mucho bombo en los medios, su importancia no es menor, pues se trataría de la primera vez en Colombia que se liberarían mosquitos transgénicos al medioambiente. En principio se liberan solo zancudos machos que cargan un gen letal introducido en el laboratorio. Al aparearse con las hembras presentes en el medio, estos machos transmiten dicho gen a su descendencia y ésta muere antes de volverse adulta. Con la liberación repetida de estos machos se espera que la población de mosquitos disminuya y que, con ello, se reduzca también el dengue, el zika y el chikunguña.

Lina Pinto, columnista invitada

Lina Pinto García.

Foto: Cortesía Lina Pinto

Y aunque la apuesta es innovadora, ya son varias las personas y organizaciones a nivel mundial que han encontrado reparos, señalado asuntos problemáticos, y que se han opuesto a la liberación de los zancudos de Oxitec.

Un caso notable es el de Key Haven (Estados Unidos), donde la comunidad se opuso por votación a la liberación experimental de los mosquitos de Oxitec —como la planteada en la Comuna 16 de Cali—, pues consideró que ciertos riesgos no se estaban teniendo en cuenta. Entre ellos, señalaron que no existen estudios que prueben la efectividad de la tecnología, es decir, que demuestren que los casos de dengue, chikunguña o zika efectivamente se reducen por la liberación de los zancudos. Además, no se sabe qué pueda pasar a largo plazo con dicha intervención, pues es algo cuyo estudio demanda sobre todo tiempo, algo que va en contravía de los cronogramas y los pronósticos financieros de Oxitec. Es decir que no sabemos cuáles son los impactos que generarán las liberaciones de mosquitos dado que la tecnología está en una etapa experimental, tal como han indicado los propios representantes de la empresa.

En Cali, dicha liberación todavía no se ha dado y los procesos de consulta con la comunidad, especialmente con los habitantes de la Comuna 16, no han iniciado aún. Es vital que la Secretaría de Salud establezca diálogos transparentes, formas de participación informada y una comunicación fluida y constante sobre esta y otras iniciativas similares con la ciudadanía. En un debate amplio, también se deberían considerar las alternativas existentes, por ejemplo, aquellas que apuntan a garantizar servicios óptimos de alcantarillado, acueducto y manejo de basuras. De otra manera, la decisión de realizar intervenciones experimentales con tecnologías emergentes, que no es insignificante, quedaría en manos de un puñado de funcionarios, científicos y de compañías como Oxitec.

* Lina Pinto es candidata al Ph.D. Science & Technology Studies (STS) de la Universidad de York, en Toronto, Canada

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad